Según Estudios ¿Se Puede Bajar De Peso Con Espirulina?
January 20, 2023
La Nicturia: Causas y Tratamiento
January 24, 2023

De acuerdo a los especialistas, el insomnio posee efectos negativos sobre la salud psicológica y cardiovascular. Aunque se ha logrado comprobar la eficiencia de los tratamientos cognitivo-conductuales y farmacológicos, las tasas de recaída son elevadas. Ello posiblemente ocurre, porque la fisiopatología del insomnio no se ha profundizado completamente.

De este tema, que afecta un porcentaje importante de la población mundial, hablaré a solicitud de Anna. Ella es una seguidora de Maine, que desde mediados del año pasado comenzó a padecer de insomnio. Anna es una mujer de mediana edad, madre de una adolescente a quien ella considera un poco rebelde.

Ella me comentaba, que en muchas ocasiones su hija realiza algunas actividades que a ella le preocupan o las considera inadecuadas. Por otra parte, su hija se identifica con sus abuelos paternos quienes son granjeros y productores de manzanas. De hecho, parte de las actividades que a Anna le disgustan se relacionan con el trabajo campestre.

Anna me dijo, que a raíz de que su hija frecuenta de forma más asidua la granja de sus abuelos comenzó a padecer insomnio. Para ella esto no se explica claramente, pues la granja está muy cerca de su casa. Además sabe perfectamente, que sus suegros cuidan de ella excelentemente.

Anna me contactó, para que le suministrara información sobre las generalidades del insomnio y sus consecuencias sobre la salud. Yo le resalté, que el insomnio muchas veces obedece a ciertos factores de índole psicológica, y que posiblemente ese era su caso. A los fines de sustentar lo que le comenté, le preparé un material acerca del insomnio y sus efectos.

Dado el elevado número de personas que son afectadas por el insomnio, consideré relevante compartir esta información en mi página.

Estilo de vida saludable y  Sueño reparador

El estilo de vida en cada individuo es esencial.  Esto implica una buena alimentación con los nutrientes que el organismo requiere, actividades físicas para mantener el cuerpo en movimiento con flexibilidad y elasticidad.  Todo esto acompañado de una buena actitud positiva.

Pero además de eso, mejor dicho como parte importante de ese estilo de vida,  la calidad del sueño juega un rol fundamental pues mantiene a la persona saludable en un alto porcentaje.

Desde los años 70 del Siglo XX, se han realizado millones de estudios a nivel mundial acerca del sueño.  En ese mismo tiempo, las empresas farmacéuticas han creado infinidad de productos para tratar el insomnio, encontrándose que han sido productos con ventas exitosas, pero no se sabe si productivas.  Según los expertos, aunque los habitantes estadounidenses gastan miles de millones de dólares anualmente en la compra de medicamentos para el sueño, lamentablemente ninguno de ellos es bueno.

El sueño es un proceso biológico que ayuda al organismo no solo a conservar y restaurar la energía, sino que ayuda a mejorar la salud cerebral y a fortalecer el sistema inmunológico.  Por eso, es indispensable para todos los seres humanos y necesario para poder tener un día enérgico.

En cambio, el insomnio es un trastorno que impide conciliar el sueño en un periodo normal.  Puede afectar hasta el 35% de los adultos y tener consecuencias fuertes al provocar somnolencia durante el día, ocasionando problemas de salud y riesgos asociados.

Según Estudios e Investigaciones, una de cada diez personas padece insomnio crónico. Es un trastorno que afecta a gran parte de la población mundial. Los problemas de insomnio son un poco difíciles de afrontar.

Generalidades acerca del insomnio

De acuerdo a lo que se sabe hasta ahora, el insomnio es la dificultad para conciliar el sueño. Lograr permanecer dormido durante la noche o despertarse demasiado temprano al día siguiente, es también considerado insomnio.

Muchos expertos consideran, que el insomnio conlleva la presencia de malestares significativos, además del deterioro de las actividades cotidianas diurnas. De hecho, según la ciencia, estos efectos negativos llegan a producirse, aunque se cuente con oportunidades adecuadas para dormir.

De hecho es considerado un trastorno frecuente, que afecta aproximadamente al 10% de la población mundial.

En la actualidad, existen muchas personas que acuden a la consulta médica debido al insomnio. Esto ha encendido las alarmas de los médicos, quienes consideran importante actualizarse con relación a esta anomalía del sueño.

No obstante, por los momentos existen una serie de aspectos que complican esta labor. En especial, al momento de descartar el trastorno ocasionado por el insomnio, de otros trastornos primarios del sueño.

De acuerdo a los expertos, dichos trastornos son aquellos que no son ocasionados por otras afecciones psiquiátricas o médicas. A saber, la narcolepsia, hipersomnolencia, síndrome de apnea e hipoapnea obstructiva del sueño, síndrome de apnea central del sueño y parasomnias.

Vale resaltar, que el insomnio presenta una serie de retos de mucha importancia para la salud pública. De hecho, esta afección provoca deterioros sustanciales en la vida diaria, relaciones laborales y personales. Ello conlleva la presencia de una mayor morbilidad física y psiquiátrica. Por ello, es importante obtener un tratamiento eficaz a nivel clínico.

El número de horas de sueño requeridas varía de acuerdo a la persona. Sin embargo, la mayoría de los adultos requieren de siete a ocho horas de sueño por noche. De hecho se considera, que es tan importante la cantidad como la calidad de sueño que logremos realizar.

Causas más frecuentes del insomnio

Los expertos han clasificado las causas del insomnio en primarias y secundarias. Las causas primarias son las que están asociadas con el mantenimiento de una adecuada higiene del sueño o aspectos psicológicos. Dentro de ellas destacan:

  • Estrés
  • Pérdida o el cambio de trabajo
  • Factores genéticos
  • Muerte de un ser querido
  • Eventos psicopatógenos como el divorcio o una mudanza
  • Altos niveles de ruido en el entorno de la habitación
  • Condiciones extremas de temperatura en la habitación (mucho frío o mucho calor)
  • Empleo de camas poco confortables
  • Laborar por turnos
  • Desfase de horarios ocasionado por viajes largos con zonas horarias muy diferentes.

Las causas secundarias a su vez, están relacionadas con ciertas patologías preexistentes en el paciente o algunos factores ambientales. Dentro de dichas causas figuran:

  • Ingesta excesiva de bebidas alcohólicas o bebidas con elevados niveles de cafeína
  • Consumo de tabaco
  • Empleo de drogas psicoactivas
  • Problemas de salud mental (por ejemplo, ansiedad y depresión)
  • Efectos secundarios producidos por ciertos fármacos empleados para los procesos alérgicos, hipertensión, asma, alergias y resfriados
  • Presencia de afecciones, dolores o malestares nocturnos
  • Afecciones endocrinas tales como el hipertiroidismo
  • Otro tipo de trastornos asociados al sueño (síndrome de piernas inquietas o apnea del sueño)
  • Síndrome premenstrual y menopausia
  • Embarazo
  • Enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDHA)
  • Presencia de estrés, ansiedad o depresión.

Síntomas del insomnio

  • Dificultad para conciliar el sueño y/o despertarse en medio de la noche
  • Presencia de fatiga o cansancio durante el día
  • Estado de ánimo irritable o depresivo
  • Problemas para concentrarse y fallas en la memoria
  • Despertarse durante la noche o muy temprano
  • Sensación de cansancio después del sueño nocturno
  • Incremento de los errores y los accidentes en las actividades cotidianas
  • Preocupaciones constantes con relación a la conciliación del sueño.

Lo que puede estar escondido detrás del insomnio

Como se ha observado hasta ahora, no todos los insomnios son similares. Hasta donde se sabe, el insomnio ocasiona interrupciones bioquímicas, capaces de desequilibrar los centros del cerebro del ciclo del sueño-vigilia.

A pesar de ello se puede afirmar, que el insomnio es fundamentalmente un síntoma de ciertos procesos perturbadores subyacentes en el organismo. De hecho, diversos trastornos del sueño son ocasionados por la incapacidad que tienen las personas para adaptarse a los factores estresantes cotidianos.

De acuerdo a los expertos, los factores que causan estrés de forma cotidiana pueden ser generados a nivel mental o emocional, por el ritmo circadiano o por el sistema inmunológico.

Como se ha mencionado, las terapias farmacológicas ofrecen diversas herramientas para mejorar algunas partes del ciclo del sueño. Sin embargo, muchos médicos naturistas logran tratar el ciclo del sueño empleando ciertos productos naturales.

Entre ellos destacan la glicina y la taurina, precursores de ciertos neurotransmisores, como 5-hidroxitriptófano (5-HTP), tirosina y triptófano. Además de ello, también emplean ciertas plantas con componentes bioactivos para tratar el insomnio, tales como la valeriana y Passiflora.

Según diversos especialistas, el empleo de vitamina D, suplementos de melatonina y las cajas de luz pueden mejorar las alteraciones del sueño asociadas al ritmo circadiano. Estas alteraciones, suelen ser producidas por el trabajo por turnos o por una menor exposición a la luz solar.

El sistema inmunológico incide sobre el sueño

La ciencia ha establecido, que el ciclo del sueño del organismo se aloja en el cerebro. De hecho, un grupo de neuronas (cinco a veinte mil) presentan una función común denominada núcleo cerebral.

De acuerdo a los especialistas, un núcleo cerebral recibe información de otros núcleos cerebrales. Pero a su vez, también envía información a otros núcleos cerebrales. Este mecanismo es coadyuvado en gran medida por la comunicación que permiten los neurotransmisores.

Por ello, cuando las personas realizan ciertas terapias conductuales, farmacológicas o nutracéuticas logran modular los neurotransmisores, y obtener respuestas favorables.

Vale destacar, que el alto nivel de insomnio refractario observado a nivel clínico indica que los desequilibrios de los neurotransmisores per se, no ilustran adecuadamente la causa fundamental del insomnio.

Según los estudios se ha establecido, que el sistema nervioso no funciona independientemente de los otros sistemas corporales. De esta forma se ha observado, que cualquier activación del sistema inmunitario posee incidencia sobre el sistema nervioso.

Muchos estudios han permitido establecer la existencia de una asociación entre el sistema inmunitario y sistema nervioso. Sin embargo, muchos médicos tratantes del trastorno de sueño no le prestan atención.

Vale destacar, que las investigaciones sobre alteraciones inmunitarias son difíciles. No obstante, las complicaciones se multiplican cuando el sistema digestivo está comprometido. Según los especialistas, el intestino delgado es considerado el mayor órgano inmunitario interno.

Según lo estudiado hasta ahora se sabe, que en él se encuentra el 80% de las células de nuestro organismo, capaces de localizar patógenos. Estas células se denominan presentadoras de antígenos, y dentro de ellas destacan las células B, células dendríticas y macrófagos.

Según los expertos, esto estimula la presencia de niveles elevados de ácido glutámico. Este neurotransmisor ha sido bien estudiado, logrando establecerse que los niveles elevados del mismo ocasionan efectos neurotóxicos y neuroexcitatorios.

Insomnio y envejecimiento

De acuerdo a la ciencia, el sueño sufre modificaciones en la medida que envejecemos. Vale destacar, que una gran cantidad de personas de la tercera edad sufren una serie de insatisfacciones con respecto a la calidad y cantidad de sueño.

Vale destacar, que esto puede ocurrir incluso teniendo oportunidad para dormir. Es decir, las quejas acerca del sueño y la vigilia no pueden ser imputados únicamente a la falta de oportunidades.

Dentro de ellas podrían mencionarse el dedicar suficiente tiempo al sueño, o bien debido a ciertas circunstancias. A saber, si el lugar para dormir posee un entorno seguro, o si es suficientemente cómodo, tranquilo y oscuro.

Al analizar las estadísticas, los adultos de mediana y avanzada edad presentan mayor prevalencia de insomnio que los adultos jóvenes.

Es decir, tiende a incrementarse con la edad.  De acuerdo a los estudios se ha observado, que hasta un 50% de los adultos mayores padecen de insomnio. Pero según los expertos, ello no implica que el insomnio constituya una consecuencia normal del envejecimiento.

No obstante, los adultos mayores son más proclives a sufrir más dificultades para mantener el sueño. Ello en comparación con los adultos de menor edad, acarreando una disminución del tiempo total y eficiencia del sueño.

Dentro de los desencadenantes más comunes para el insomnio en adultos mayores destacan:

  • Modificaciones en los patrones de sueño debido a perturbaciones del entorno como el ruido, luz y el calor. De hecho, al envejecer se adelanta el reloj biológico, esto provoca mayor cansancio temprano en la noche y despertar más temprano en la mañana
  • Modificaciones relacionadas con una menor actividad física y social. Según los expertos, una menor actividad, aunado a las siestas diurnas, afecta sustancialmente el sueño nocturno
  • Afecciones de salud, tales como dolores crónicos, depresión y ansiedad
  • Mayor empleo de medicamentos.

Otros desencadenantes que pueden estar escondidos en la aparición del insomnio

Existen una serie de dolencias, que se acrecientan cuando se envejece. Dentro de ellas destacan la artritis, y la necesidad imperiosa de orinar durante la noche. Ello está asociado a problemas de la vejiga urinaria o de la próstata.

Vale destacar, que el síndrome de las piernas inquietas, además de la apnea del sueño se hacen más comunes al envejecer.

De hecho se puede afirmar, que el insomnio puede estar ocasionado por algunos acontecimientos, además de ser recurrente o persistente. Por lo general, el insomnio situacional tiende a manifestarse como un insomnio agudo con una duración de días o semanas.

Según los expertos, este tipo de insomnio suele ser ocasionado por cambios en el horario o el entorno de sueño. Se ha determinado, que ciertos procesos importantes pueden incidir sobre la aparición del insomnio situacional. Entre ellos destacan una hospitalización, enfermedades recién detectadas o jubilación.

Vale destacar, que muy frecuentemente cuando estos acontecimientos perturbadores se solucionan, el insomnio también lo hace. Cuando ello no ocurre, puede transformarse en insomnio crónico. Se ha observado, que este tipo de insomnio por lo general suele reaparecer cuando se producen acontecimientos vitales estresantes.

Asimismo, el empleo de ciertos estimulantes como el alcohol, nicotina y cafeína (ello incluye el café, té, y bebidas de cola), impiden conciliar el sueño.

SLEEPING BOMB KIT –  Una excelente opción

El KIT SLEEPING BOMB o la bomba del sueño contribuye a descansa, dormir y reparar el sueño.

SLEEPING BOMB o la bomba del sueño contiene:

L-TRYPTOPHAN (L triptófano)

Es un aminoácido esencial para la producción de serotonina y melatonina, que ayuda a producir proteínas y sustancias químicas de señalización cerebral y  así tener patrones de sueño saludables.

 MELATONIN (Melatonina)

Ayuda a regular los ciclos normales del sueño. La melatonina es una hormona natural producida por la glándula pineal.

MAGNESIUM CITRATE (Citrato de Magnesio)

Contribuye a la producción de energía, necesaria para que el cerebro genere mayor cantidad de melatonina.  Ayuda a que el sistema nervioso mantenga un adecuado equilibrio,

Concluyendo

De acuerdo a los especialistas, el sueño constituye un elemento fundamental de la salud. Incluso, es equiparable con el mantenimiento de una dieta saludable y la práctica de actividad física regular. Se ha determinado, que independientemente de la causa que provoque el insomnio, se ocasionan efectos negativos a nivel físico y mental.

De acuerdo a los estudios se ha determinado, que el insomnio puede ser de índole situacional o crónico. Por lo general, el insomnio situacional se supera al solucionarse el disparador que lo ocasionaba. De hecho si esto no ocurre, se produce insomnio crónico, que pueden incidir en la presencia de diversas complicaciones.

A saber: desempeño deficiente en las actividades laborales o académicas, mayor riesgo de accidentes y trastornos mentales (ansiedad y depresión). Así como aumentar el riesgo de abuso de sustancias y enfermedades cardiovasculares crónicas.

Según los expertos, se puede prevenir y combatir el insomnio manteniendo adecuados hábitos de sueño. Dentro de ellos destacan un horario fijo para acostarse y levantarse, realización de actividad física y evitar las siestas.

También es importante verificar si ciertos medicamentos ocasionan nuestro insomnio, además se debe evitar consumir cafeína, alcohol y nicotina. Incluso, es saludable evitar el consumo de comidas y bebidas copiosas. Igualmente favorece mucho relajarse antes de dormir, escuchar música suave, tomar un baño tibio, meditar o leer.

Para Anna el material recibido, el cual comparto en el post, le permitió rectificar sus actitudes negativas. Ella me comentó, que es difícil tratar de no interferir en la vida de los hijos. Sin embargo, ella aceptó el hecho de que a su hija le llame la atención la vida campestre.

Así, al Anna darle la libertad a su hija también logró liberarse mentalmente de su aprehensión hacia las cosas campestres. Ello permitió eliminar su insomnio situacional.

“La calidad del sueño en las personas mayores se ve afectada por un aumento de los problemas de salud mental y física asociados al envejecimiento, pero también por una disminución del impulso del sueño y un adelanto de la fase circadiana.”

Dr. Matthew Ebben, PhD

Colegio Médico Weill de la Universidad de Cornell

Brooklyn, NY

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.