Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
remedios-caseros-para-sequedad-cuero-cabelludo
4 Remedios Caseros Para Evitar La Sequedad Del Cuero Cabelludo
March 23, 2022
cremas-cicatrizantes-caseras
5 Cremas o Pomadas Cicatrizantes Caseras
March 28, 2022

Muchas veces  las personas exponen sus ojos a diversos riesgos, que pueden causarles graves inconvenientes. Por ejemplo, algunas infecciones que pueden afectar cualquier zona del globo ocular y su parte circundante. Ocasionalmente, pueden ser causadas por el empleo de productos cosméticos, una inadecuada higiene o la falta de cuidados en el empleo de lentes de contacto.

Existen diversos tratamientos empleados en función de la gravedad del problema. Incluso, existen alternativas naturales para tratar estas patologías.

De este tema, que es muy recurrente en  nuestra sociedad actual, voy a hablar a solicitud de Cinthya. Ella es una seguidora de Vermont, que tiene una hija adolescente fanática del maquillaje. Ella ha hablado mucho con su hija, quien toma el maquillaje como un juego y no es consciente en tener una higiene adecuada para desmaquillarse.

Cinthya me comentó, que esto le ha ocasionado algunos inconvenientes y en un par de ocasiones su hija presentó conjuntivitis.

Ella empleó un medicamento, que fue muy efectivo para reducir el enrojecimiento y ardor de los ojos. Sin embargo, la segunda vez que sufrió nuevamente de conjuntivitis, el medicamento le produjo dolor de cabeza y visión borrosa. Ante esta situación, Cinthya decidió contactarme para solicitarme algunas alternativas naturales, que permitan tratar las infecciones oculares sin efectos secundarios.

Al considerar su posición como madre de familia, preparé para ella un material donde mencioné las propiedades y beneficios de algunas propuestas caseras con comprobados efectos positivos. Dado que muchas personas padecen de enfermedades oftálmicas de poca gravedad, estimé conveniente compartir esta información en mi página.

Algunas generalidades acerca de las infecciones oculares

Según los especialistas, las infecciones a nivel ocular ocurren cuando determinados patógenos (virus, hongos, bacterias y parásitos) invaden el ojo. Esto incluye el globo ocular y las zonas que lo conforman, como la córnea (capa transparente que recubre el ojo) y conjuntiva (membrana que recubre la parte externa del ojo y el interior de los párpados).

infecciones-oculares

Muchas infecciones oculares sencillas desaparecen de forma espontánea. Esto se debe a que las membranas mucosas de los ojos son humedecidas por las lágrimas. Se ha detectado, que las lágrimas poseen una enzima llamada lisozima, la cual posee la capacidad de combatir las bacterias.

Algunas infecciones requieren tratamientos sencillos, mientras las infecciones graves, mucho menos frecuentes, deben ser atendidas inmediatamente.

Dentro de las infecciones oculares más frecuentes destacan: el orzuelo, conjuntivitis, queratitis fúngica, queratitis por Acanthamoeba, tracoma, endoftalmitis. Esta última suele presentarse en el caso de lesiones considerables como una operación de cataratas.

Según los especialistas, ciertas infecciones oculares pueden dar lugar a otras complicaciones. En especial si no se tratan a tiempo, pudiendo desencadenar procesos de cuidado en las glándulas lagrimales.

A saber la uveítis y diacroestenosis. Incluso una infección en esta zona, puede ocasionar un proceso inflamatorio y obstrucción del sistema de drenaje lagrimal. Usualmente una infección del saco lagrimal puede ir acompañada de un absceso.

De hecho, la presencia de una infección puede estar ocasionada por una úlcera a nivel de la córnea. Esta patología, es semejante a un absceso y si no se trata puede llegar a provocar la pérdida de la visión.

Se ha determinado, que ciertas infecciones oculares muy graves pueden afectar zonas profundas e internas del ojo. Por lo general, esto genera enfermedades como la endoftalmitis, que pueden ser una amenaza para la vista.

Síntomas frecuentes de las infecciones oculares

De acuerdo a la causa subyacente de la infección, suelen presentarse diversas sintomatologías. Dentro de ellas destacan:

  • Enrojecimiento y sequedad ocular
  • Secreciones en uno o ambos ojos

sintomas-de-las-infecciones-oculares

  • Dolor en el globo ocular o en los párpados
  • Presencia de lagrimeo o inflamación de la zona lagrimal
  • Sensibilidad a la luz natural y artificial
  • Inflamación a nivel de los párpados y alrededor de los ojos
  • Escozor a nivel de los párpados
  • Visión difusa o borrosa.

6 remedios caseros utilizados en las infecciones oculares

1. Agua de Rosas (Rosa damascena)

Desde tiempos ancestrales, el agua de rosas se ha empleado en la medicina ayurvédica de la India y en países del oriente medio. Se ha empleado en el tratamiento de menstruaciones profusas, problemas gastrointestinales y estreñimiento. Incluso, gracias a sus efectos antiespasmódicos, se ha empleado para aliviar dolores abdominales y procesos de congestión bronquial.

Asimismo, debido a sus propiedades antisépticas ha sido un tratamiento habitual en el lavado ocular y la desinfección de la cavidad oral.

Actualmente existen algunos preparados de gotas oftálmicas, que contienen ciertas plantas medicinales, incluyendo la rosa damascena. Se ha determinado su amplio efecto antiinfeccioso y antiinflamatorio. Esto permite tratar diversos trastornos oftálmicos inflamatorios, degenerativos e infecciosos.

remedios-caseros-para-las-infecciones-oculares

Dentro de ellos destacan, xerosis conjuntival (ojo seco), dacriocistitis, afecciones degenerativas (pterigión o pinguécula), procesos postoperatorios de cataratas y conjuntivitis.

A nivel del hogar, el agua de rosas es empleado de forma habitual para tratar diversos problemas de los ojos. Su alta capacidad antiinflamatoria puede eliminar el enrojecimiento de los mismos, inflamación y conjuntivitis.

Una forma sencilla de hacerlo, es humedeciendo con agua de rosas un disco de algodón y frotarlo sobre los párpados. Esto debe hacerse de forma muy suave y los mismos deben estar cerrados. Después de frotar se deja el disco de algodón sobre el ojo cerrado por un par de minutos.

2. Cúrcuma

Esta planta milenaria ha sido también muy empleada para el tratamiento de afecciones oculares. El compuesto de mayor actividad biológica presente en la cúrcuma es la curcumina, clasificado bioquímicamente como un polifenol. Dicho compuesto posee diversas propiedades, entre las que destacan antimicrobiana, antioxidante y antiinflamatoria.

De acuerdo a las revisiones clínicas y de laboratorio realizadas se ha observado, que la curcumina posee importantes efectos sobre diversas patologías oculares. Entre ellas podemos mencionar, enfermedad de ojo seco (xerosis), retinopatía diabética y cicatrización de heridas a nivel de la córnea.

Asimismo, puede controlar la conjuntivitis, pterigión y uveítis. Además de ello, favorece el control de los efectos asociados a las infecciones oculares.

¿Cómo realizarlo?

  • Agregar una taza de agua filtrada en un recipiente pequeño
  • Llevarlo al fuego
  • Cuando hierva, agregar una cucharadita de cúrcuma en polvo y retirar del fuego
  • Dejar que esta mezcla se ponga tibia
  • Empapar una gasa estéril o un disco de algodón y colocarlos como una compresa sobre el ojo afectado
  • Dejar actuar unos minutos y enjuagar posteriormente.

Nota

No debe emplearse en niños menores de diez años.

3. Aceite de ricino

Este antiquísimo remedio es empleado como emoliente en diversos cosméticos. Es considerado seguro y posee propiedades antioxidantes, antimicrobianas, antiinflamatorias, cicatrizantes, antinociceptivas (revierte el dolor), analgésicas y vasoconstrictoras (estrecha los vasos sanguíneos).

De acuerdo a los estudios se sabe, que el aceite de ricino contiene un compuesto denominado ácido ricinoleico. Dicho compuesto posee una estructura molecular, que le permite complementar los lípidos deficientes de la película lagrimal del ojo, reduciendo la evaporación y manteniendo la humedad adecuada.

Por ello, es una opción no solo para mantener el ojo libre de patógenos sino además lubricado adecuadamente. Para utilizarlo solo debes asegurarte, que estas empleando aceite de ricino 100% puro. Aplica una gota sobre el ojo y masajea con los dedos completamente limpios por encima del párpado.

No se recomienda su empleo en quienes padecen de hemorroides, úlceras, colon irritable, prolapsos o hayan sido operados recientemente. Tampoco debe emplearse durante el embarazo o la lactancia.

4. Miel

Desde hace milenios el hombre ha empleado la miel con fines alimenticios y terapéuticos. A nivel clínico son reconocidas sus poco comunes cualidades cicatrizantes y su empleo en algunas patologías a nivel ocular. Diversas investigaciones han comprobado su efectividad en el tratamiento del ojo seco y queratopatía bullosa (entrada de fluido en la córnea posterior a la operación de cataratas).

Además de ello, puede controlar el edema corneal postoperatorio y controlar diversas bacterias patógenas y hongos a nivel ocular. Según los expertos puede controlar cepas resistentes a los antibióticos.

Cabe destacar, que el empleo de la miel a nivel oftálmico posee milenios de uso en ciertas medicinas tradicionales de China, India y Medio Oriente.

De acuerdo a estudios recientes algunos tipos de miel como la de Manuka, puede también controlar las poblaciones de dos tipos de parásitos presentes en párpados, pestañas y piel. Estos minúsculos ectoparásitos del género Demodex son los causantes de una infección a nivel ocular denominada blefaritis, con presencia de inflamación, costras y legañas.

¿Cómo realizarlo?

  • Hervir una taza de agua filtrada
  • Agregar dos o tres cucharaditas de miel de Manuka
  • Remover muy bien hasta que se disuelva por completo
  • Una vez que se enfríe la mezcla, aplicar una gota de esta solución en cada ojo empleando un gotero esterilizado
  • Dejar actuar unos cinco minutos y remueve empleando agua filtrada y hervida a temperatura ambiente
  • Para obtener resultados adecuados,  realizar este procedimiento unas tres veces al día.

5. Aloe

Esta planta de uso centenario en la medicina Ayurvédica de India, ha sido resaltada por sus excelentes propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. En especial la porción central mucilaginosa de sus hojas, conocida comúnmente como gel de aloe.

El mismo contiene altos niveles de acemanano, ácido ascórbico, ácido oxálico, ácido quínico, ácido málico y alfa-tocoferol. Se ha observado, que estos compuestos poseen destacados efectos antioxidantes y antibacterianos.

Esto ha hecho, que el empleo del gel se haya extendido incluso para el tratamiento de ciertos problemas oculares comunes como la conjuntivitis. Se ha observado, que posee un excelente efecto sobre la reducción del enrojecimiento y protección del ojo. Además, sus propiedades antiinflamatorias ayudan grandemente a la reducción del picor y dolor.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar una cucharadita de gel de aloe orgánico recién extraído con dos cucharadas de agua filtrada y hervida (posteriormente enfriada)
  • Emplear un bastoncito de algodón estéril, aplicar esta solución sobre tus ojos cerrados humedeciendo toda la parte externa del ojo
  • Dejar actuar durante unos diez minutos y enjuagar con agua filtrada y hervida
  • Se puede utilizar también discos de algodón estériles y colocarlos empapados sobre tus ojos cerrados
  • Dejarlos unos diez minutos y enjuagar con agua filtrada y hervida.

Nota

A nivel anecdótico se sabe, que muchas personas emplean el gel directamente dentro del ojo y no se han mencionado efectos adversos. Sin embargo, no se recomienda emplearlo directamente sobre el ojo, se sugiere además no realizar este tratamiento en niños menores de diez años.

6. Aceite de árbol de té

Este famoso árbol es denominado botánicamente Melaleuca alternifolia y pertenece a la familia Mirtácea, al igual que el clavo y el eucalipto. Desde hace mucho tiempo es empleado por los habitantes originales de Australia como desinfectante, en la cicatrización de heridas, herpes, quemaduras y picaduras de insectos. No obstante, su empleo en occidente solo inició durante el siglo veinte.

El aceite esencial del árbol del té (TTO) es extraído de sus hojas, y posee diversos usos a nivel de la higiene personal y del hogar. De acuerdo a ciertos expertos es uno de los aceites esenciales, que ha sido más estudiado durante la última década. Este aceite esencial posee un aromático olor característico y reconocidos efectos antisépticos.

Un estudio reciente publicado en European Journal of Ophthalmology, logró demostrar además otros efectos interesantes de este singular aceite. Mediante este estudio se logró determinar la efectividad de un champú contentivo de TTO, con respecto a otro tradicional en el tratamiento de la disfunción de las glándulas de meibonio, ubicadas en los párpados.

Se ha determinado, que su incorrecto funcionamiento se debe muchas veces a una obstrucción de las mismas. Este desequilibrio puede llegar a producir una alteración de la película lagrimal, inflamación e irritación ocular, y diversas enfermedades que afectan el globo ocular. Este estudio demostró, que el TTO logró corregir el funcionamiento de las glándulas de meibonio.

Otro estudio realizado en pacientes operados de catarata demostró, que un champú contentivo de TTO disminuye la población de Demodex. Al considerar los resultados, los investigadores recomiendan un champú que contenga aceite de árbol de té.

Mediante su empleo se puede corregir el ojo seco causado por la cirugía, además de la disminución de los parásitos del género Demodex, evitando así infecciones secundarias.

¿Cómo realizarlo?

  • En una cucharita desinfectada, mezclar una gota de aceite de árbol de té y cinco gotas de aceite de coco
  • Mezclar bien y con los dedos perfectamente limpios masajear suavemente alrededor de los ojos y sobre los párpados cerrados
  • Dejar actuar hasta que seque y enjuagar con agua tibia.

Nota

No emplear en niños menores de diez años.

Concluyendo

Muchas veces las infecciones oculares pueden ocurrir por descuido, falta de higiene o un uso indebido de ciertos productos cosméticos. Desafortunadamente, los desequilibrios a nivel de los ojos pueden conllevar el desarrollo de algunas anomalías e infecciones. Y es altamente riesgoso no detectar su presencia y poner correctivos.

Nuevamente la ciencia logra desentrañar diversos compuestos presentes en alternativas naturales, que han sido empleadas desde hace siglos. Muchas de ellas poseen efectos antimicrobianos, antisépticos, antioxidantes y antiinflamatorios. Incluso estudios recientes determinaron, que algunos pueden corregir el funcionamiento de glándulas clave como las de meibonio.

Asimismo, poseen efectos de control sobre ectoparásitos frecuentes en los párpados causantes de disfunciones glandulares e infecciones.

Dentro de estas alternativas destacan el aloe, aceite de árbol de té, miel, cúrcuma, aceite de ricino y rosa damascena.

Para Cinthya la información que le envié, que también comparto en el post, fue realmente muy apreciada. Ella me comentó, que habló mucho con su hija buscando que comprendiera la importancia de cuidar los ojos. Ella estaba muy contenta, porque no solo consideró lo que ella le dijo, sino que optó por realizar una higiene de sus ojos de forma adecuada, en especial el desmaquillaje.

De hecho me comentó, que en la última infección ocular que presentó su hija logró superar la conjuntivitis con el gel de aloe. De hecho me comentó, que su hija ha empleado satisfactoriamente el aceite de coco y el de árbol de té para desmaquillar sus párpados y le han protegido muy bien.

“La variedad de patógenos implicados en la blefaritis también puede explicar el efecto beneficioso de los tratamientos de amplio espectro, como los exfoliantes de párpados con aceite del árbol del té y el champú. El aceite del árbol del té no sólo ejerce propiedades anti-Demodex, sino también acciones antibacterianas, antifungicas y antiinflamatorias más amplias que pueden aumentar su potencial terapéutico”

Dr. Parwez Hossain

Hospital Universitario Southampton NHS, Reino Unido

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.