Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
Cómo Infusionar Miel Con Hierbas Para Aliviar La Tos y Otras Molestias
June 1, 2022
¿Cuáles Son Las Enfermedades Endocrinas Más Comunes?
June 3, 2022

Receta De Salsa Bechamel Keto Baja En Calorías


De acuerdo a estadísticas, uno de cada tres adultos en los Estados Unidos padece prediabetes.  De acuerdo a los expertos, el empleo de una dieta keto es apropiada para quemar el exceso de grasa corporal.  Esto puede alcanzarse sin llegar a padecer de hambre, mediante la implementación de ciertas adecuaciones alimenticias. Un buen ejemplo es el de la salsa bechamel, un alimento de uso generalizado.

Este tema, que parece relativamente sencillo, es hoy mencionado debido a la inquietud de Stacey, una seguidora de Nueva York. Ella a inicios de este año decidió probar una forma más eficiente de mantener un peso adecuado.

Stacey se motivó a realizar esta dieta al leer una publicación que hice el año pasado en mi blog. En ella se hablaba acerca de los efectos de la dieta cetogénica en nuestro organismo.

Ella por muchos años estuvo acostumbrada a ciertas comidas y resultaba muy lógico, pues sus abuelos eran italianos. Por esta razón, no le resultaba fácil suprimir algunos acompañantes clásicos de algunas comidas como lasaña y pasticho. Uno de estos acompañantes, al que le costaba renunciar era la salsa bechamel.

Al comprender su vínculo familiar con estos alimentos clásicos del país de sus abuelos, le hice llegar cierta información. En ella le reforcé acerca de la importancia de un buen estilo de vida para estar saludable.  Además de ello, le incluí algunas propuestas de recetas de la salsa bechamel modificada.

Pienso que, cuando se implementan algunos regímenes alimenticios, es importante sentirse a gusto y no renunciar tajantemente a las tradiciones.

Por ello, se deben buscar alternativas que permitan sustituir de forma inteligente ciertos componentes. Esto  permitirá disfrutar de platillos conocidos, con modificaciones saludables. Por ello, decidí compartir esta información aquí en mi página.

Recordando algunas estrategias acerca del manejo de la diabetes

Investigaciones recientes sobre la resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 (DT2) muestran la importancia de restringir las calorías. Esto permite, que se expresen ciertos efectos metabólicos positivos dadas las ventajas que conlleva la disminución calórica.

De hecho la ciencia hace un tiempo detectó, que cuando las células del cuerpo reciben exceso de calorías, se vuelven resistentes a la insulina.

Para muchos especialistas y asesores nutricionales la ingesta de alimentos de bajo índice glucémico favorece el manejo de la diabetes. Por ello, desaconsejan de forma tajante el consumo de alimentos, que propicien el incremento de los niveles de glucosa sanguíneo.

Una de las grandes ventajas que ello conlleva es la disminución de las dosis necesarias de medicamentos para esta patología. Cuando se ingieren los alimentos, grasas y glucosa, se movilizan por la sangre.

En una persona completamente sana la insulina se encarga de transportar estos compuestos con elevados niveles energéticos. De esta forma, ellos son llevados a las células musculares y las del tejido adiposo. Una vez allí, el cuerpo puede emplearlos de forma inmediata o bien puede almacenarlos para ser utilizados posteriormente.

Según los especialistas, las personas que presentan resistencia a la insulina no logran eliminar con facilidad la glucosa sanguínea. Además de ello, una mayor cantidad de lipólisis (movilización de lípidos desde el tejido adiposo hacia los tejidos periféricos) eleva los niveles de ácidos grasos.

Se ha observado, que dichos ácidos grasos adicionales aceleran la producción de glucosa a nivel hepático. Este efecto provoca, que los niveles de glucosa se eleven peligrosamente. Asimismo, los ácidos grasos se acumulan en los órganos, agravando los efectos de la resistencia a la insulina. Esta anomalía es muy frecuente en la DT2 y obesidad.

El manejo alternativo del exceso de glucosa en la sangre

Según los expertos, el exceso de nutrientes (principalmente el de glucosa) produce el incremento de las tasas de respiración mitocondrial. Este efecto negativo ocasiona la pérdida de eficiencia en el funcionamiento de las mitocondrias, incrementando el empleo de energía.

Cuando este efecto se produce a corto plazo o de forma eventual, nuestro cuerpo es capaz de restaurar el equilibrio. Sin embargo, esto no ocurre en el mediano y largo plazo, pudiendo generarse la resistencia a la insulina.

Esto incide en un mayor almacenamiento de grasa, además de una mayor producción de moléculas proinflamatorias. Las mitocondrias, constituyen una especie de mini centrales energéticas de las células.

Así, cuando se producen desequilibrios a este nivel, se estimula la producción excesiva de especies reactivas de oxígeno. Ello constituye un factor decisivo en la aparición de la DT2. No obstante, esto puede superarse empleando una dieta cetogénica.

Es importante resaltar, que los carbohidratos son los únicos macronutrientes que ocasionan desequilibrios en los niveles de glucosa sanguínea. Por ello, al restringir su ingesta se disminuye la necesidad de insulina, incrementándose así la sensibilidad corporal a esta hormona. Por ello, la importancia de implementar una dieta cetogénica.

Generalidades acerca de la dieta cetogénica

Durante los últimos diez años la dieta keto ha incrementado su empleo, gracias a su elevado potencial para el tratamiento de una serie de enfermedades. Dentro de ellas destacan los trastornos metabólicos y neurológicos, debido en gran parte a su potente efecto antiinflamatorio.

De acuerdo a las investigaciones, la restricción de grasas y carbohidratos ocasiona ciertos cambios a nivel metabólico. Estos cambios, propician la beta-oxidación de los ácidos grasos a nivel del hígado, dando origen a los cuerpos cetónicos (KB).

Como se mencionó, estos KB son empleados como combustible energético por diversos tejidos corporales. En especial, aquellos excitables como el sistema nervioso, sistema cardiovascular y musculoesquelético.

Cuando se implementa una dieta cetogénica, a menudo ocurre una disminución drástica de los niveles de insulina. Ello induce, que nuestro organismo utilice las reservas de grasa corporal para la obtención de energía.

La dieta cetogénica es considerada un tratamiento no farmacológico muy bien estudiado sobre los trastornos neurológicos y metabólicos. No obstante, su empleo se recomienda cada vez más para el tratamiento de otras enfermedades.

Se sabe, que posee un efecto positivo sobre el mejoramiento del estado clínico de los pacientes. Esto es posible debido a la reducción de la excitabilidad neuronal en procesos como la migraña, dolor crónico y epilepsia.

Asimismo se ha comprobado, que puede disminuir la inflamación en la migraña y enfermedad de Alzheimer (EA). Incluso puede mejorar el desempeño mitocondrial en patologías como la insuficiencia cardíaca, migraña, EA, cardiomiopatía diabética, insuficiencia cardíaca y disfunciones musculares.

Otros efectos atribuidos a la dieta cetogénica

  • Incrementa la salud metabólica (logra restablecer su funcionamiento y evita el síndrome metabólico)
  • Favorece la reducción del apetito y la ingesta calórica
  • Estimula la pérdida de peso y de grasa corporal
  • Retrasa la aparición y controla la DT2
  • Incrementa los valores de HDL (colesterol bueno) y disminuye los de LDL (colesterol malo)
  • Estabiliza los niveles de triglicéridos sanguíneos
  • Disminuye los excesos de glucosa sanguínea
  • Mejora la tensión arterial
  • Coadyuva en el tratamiento de la epilepsia en niños
  • Evita y retrasa la presencia de enfermedades degenerativas en adultos (Parkinson y Alzheimer)
  • Coadyuva a mejorar y evita la presencia de hígado graso no alcohólico
  • Controla los niveles de insulina, lo cual incide en la mejoría del síndrome de los ovarios poliquísticos.

¿Qué sugieren los expertos sobre la ingesta de macronutrientes?

Cuando decidimos realizar una dieta keto, debemos estar claros de que se van a ingerir muy pocos carbohidratos. Además de ello, se sugiere consumir cantidades moderadas de proteínas y niveles de grasa suficientes para satisfacer las necesidades.

Quienes practican esta dieta se basan en que su uso terapéutico está asociado con el aprovechamiento fisiológico de los KB, que ocurre de forma natural durante breves períodos de ayuno. Esto permite su empleo como como combustible de aprovechamiento inmediato y alternativo para los músculos, corazón y cerebro.

Se sabe, que la dieta cetogénica estándar proporciona 70% de grasas, 20% de proteínas y un 10% de carbohidratos. Sin embargo, dado que se trata de una dieta restrictiva por naturaleza, se sugieren enfoques más moderados. Su empleo evitaría ciertos efectos secundarios.

Existen varias versiones de la dieta cetogénica, entre ellas destacan la Dieta Atkins Modificada. Ella aporta un 70% de grasas, 25% de proteínas y un 5% de carbohidratos.

A su vez, existe una variante basada en triglicéridos de cadena media (MCT). Por medio de ella, se obtiene un 70% de grasas, 25% de proteínas y un 5% de carbohidratos. Incluso existe una modalidad denominada alta en proteínas, similar a la dieta estándar que provee 60% de grasa, 35% de proteína y 5% de carbohidratos.

Alimentos que pueden incluirse en una dieta cetogénica

Se ha observado que, para lograr disfrutar de una adecuada dieta cetogénica se debe estar pendiente de ingerir solo bajas cantidades de carbohidratos.

Este es un ejemplo de algunos alimentos, que pueden incluirse en la dieta cetogénica.

  • Carne de res alimentada con pasto
  • Chuletas y pulpa de cerdo
  • Aves de corral y huevos producidos en granjas
  • Pescados grasos: atún, salmón, caballa y trucha
  • Productos lácteos obtenidos de animales alimentados con pasto (por ejemplo, mantequilla, quesos cheddar, de cabra, azul)
  • Frutos secos: nuez pecana, nuez de macadamia, nuez del nogal, almendras y avellanas
  • Semillas: linaza, semillas de calabaza, semillas de chía,o
  • Aceites: oliva virgen extra, aguacate, coco y COCONUT MCT OIL
  • Frutos: aguacates, arándanos, mora, frambuesa, carambola (fruto de estrella), coco, limón, lima y aceitunas
  • Hortalizas con carbohidratos saludables:  pepino, coliflor, calabacín, tomate, pimiento verde, pimiento rojo, brócoli, coles de Bruselas y judías verdes
  • Condimentos: sal, pimienta, hierbas y especias.

Dentro de los alimentos que pueden formar parte de la dieta cetogénica es posible incluir también algunas salsas. Dentro de ellas destaca la bechamel, con ciertas adaptaciones.

Receta de salsa bechamel baja en calorías

Esta singular salsa puedes emplearla en algunas recetas keto. Entre ellas podemos mencionar el pasticho vegetariano, pollo con queso feta, lasaña, canelones, salteado de col o brócoli gratinado. Esta singular salsa puede formar parte de una dieta baja en carbohidratos y favorecer de forma sustancial el control de tu peso.

Ingredientes

  • 50 ml aceite de oliva  o mantequilla ghee
  • 50 gramos de harina de almendras
  • 500 ml leche de coco
  • 1/2 cucharadita de Sal marina
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/4 cucharadita de Nuez moscada

¿Cómo lo realizo?

  • Agregar los ingredientes en un recipiente
  • Llevar al fuego removiendo constantemente
  • Cuando empiece a hervir seguir cocinando a fuego lento evitando que se formen grumos
  • Cocinar esta salsa hasta  lograr la consistencia deseada.
  • Verificar el punto de sal y los aderezos para corregir el sabor
  • Disfrutar con algún plato favorito.

Concluyendo

La dieta keto o cetogénica ha ido escalando posiciones terapéuticas muy importantes. Hoy en día es considerada un tratamiento no farmacológico con reconocido potencial para tratar trastornos neurológicos y metabólicos. Además, es muy eficaz en la reducción del apetito e ingesta de calorías, con la consecuente pérdida de peso.

Se ha determinado, que puede equilibrar los niveles de insulina, triglicéridos, colesterol y glucosa sanguínea. Incluso puede coadyuvar en la mejoría de la tensión arterial y evitar enfermedades neurodegenerativas.

Diversos investigadores del área metabólica han logrado profundizar sobre muchos elementos, que antes se desconocían sobre la dieta cetogénica. Esto ha permitido establecer, que cuando se ingieren alimentos bajos en carbohidratos, el metabolismo inicia la oxidación de los ácidos grasos.

Actualmente muchas personas siguen este tipo de dieta y a menudo se consiguen con ciertos obstáculos. Sobre todo, porque existen ciertos niveles en los macronutrientes, que hacen posible alcanzar la cetosis. De hecho, la mayor restricción se aplica en la cantidad porcentual de carbohidratos que contiene la dieta keto estándar.

Afortunadamente, los dietistas han logrado desarrollar algunas variantes de componentes versátiles que acompañan diversos platos. Dentro de estas variantes se incluye la salsa bechamel keto que posee tan solo 4g de azúcar, siendo ideal para incorporar en la dieta keto.

De hecho, esta variante aporta proteínas de alto valor biológico, incluyendo ciertos ácidos grasos con comprobados efectos beneficiosos.

Para Stacey la información que recibió, la cual comparto en el post, fue de mucha utilidad práctica. Ella me comunicó hace poco, que este material le permitió valorar en mayor profundidad la importancia de la dieta cetogénica.

Adicionalmente, el contar con ciertas ideas de cómo podía emplear esta versátil salsa, estimuló su creatividad. Eso le llenó le llenó de alegría, porque ahora valora los alimentos por sus efectos y no por su apariencia.

“Al restringir los carbohidratos, sacamos el mayor estimulador de insulina de la dieta. Al disminuir los niveles de insulina, aumenta la quema de grasa y se reduce la inflamación. La combinación de estos tres cambios aborda los factores principales de muchas enfermedades crónicas: resistencia a la insulina, inflamación y acumulación de grasa.”

Dra. Cocó March, N.M.D

Especialista en Salud Natural y Nutrición

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.