Los Pistachos y Sus Mecanismos De Protección En Enfermedades Crónicas, Según Estudios
December 16, 2022
¿Cuántas Bacterias Viven Sobre Nuestra Piel?
¿Cuántas Bacterias Viven Sobre Nuestra Piel?
December 20, 2022

La Pérdida de Peso Con El Ayuno Lunar Puede Favorecer La Fertilidad

Se ha establecido, que diversas especies sincronizan su comportamiento reproductivo con una fase concreta del ciclo lunar. Algunos estudios han logrado demostrar, que el periodo de iluminación decreciente luego de la luna llena, podría ayudar a incrementar el éxito reproductivo en las mujeres.

Por ello, la práctica del ayuno lunar podría constituirse en una técnica natural para estabilizar el peso y favorecer la fertilidad.

Tanto la obesidad como el sobrepeso están experimentando niveles crecientes a nivel mundial. Esto posee una influencia perjudicial en diversas funciones del organismo, en especial la salud reproductiva y fertilidad. Una de estas personas afectadas es Alyssa, una joven seguidora de Kansas quien lleva tres años casada y no ha podido concebir un hijo.

Ella me comentaba, que además de presentar obesidad, también padecía de ovarios poliquísticos. Alyssa estuvo a finales del año pasado con un especialista y este le recomendó adelgazar. Aunque luego de realizar algunas dietas notó, que su peso descendía rápidamente pero lo volvía a recuperar al poco tiempo.

Por esta razón, ella decidió contactarme, a fin de que le sugiriera un plan alimenticio que no conllevara efecto rebote. Dado que conozco las bondades del ayuno lunar, decidí invitarla a registrarse en este programa especialmente diseñado para las mujeres.

Son muchas las mujeres que desean una oportunidad de convertirse en madre. La pérdida de peso, no es una fórmula mágica, sin embargo, emplear el ayuno lunar ofrece grandes ventajas que incluso pueden corregir el desequilibrio de la fertilidad. Por esta razón, consideré importante compartir esta información en mi página.

La obesidad y los problemas de fertilidad

De acuerdo a los especialistas, el exceso de peso influye de forma negativa sobre la salud y cada vez se logran detectar con mayor propiedad sus efectos sobre la fertilidad.

Como sabemos, un delicado equilibrio hormonal se encarga de regular el ciclo menstrual. Según los estudios realizados hasta ahora, las mujeres que presentan sobrepeso y obesidad poseen niveles muy elevados de leptina. Este efecto negativo podría ocasionar un desequilibrio hormonal y desencadenar una reducción de la fertilidad.

La obesidad y los problemas de fertilidad

Un estudio publicado el 2017 en Journal of Clinical & Diagnostic Research, corroboró esta afirmación. Este estudio incluyó 229 mujeres en edad comprendida entre los 18 y 49 años. Mediante el mismo, los investigadores demostraron que el nivel de leptina es más alto en las mujeres infértiles inexplicables que en el grupo fértil.

También se observó una correlación entre el Índice de Masa Corporal (IMC), y la leptina sanguínea en el grupo obeso. De hecho, las proporciones de leptina sanguínea mostraron valores significativamente mayores en las personas obesas, que en las no obesas.

Esto llevó a los investigadores a concluir, que la leptina es un factor fundamental para el adecuado funcionamiento reproductivo. De esta forma se estima, que la obesidad es la principal causa de infertilidad, y puede optimizarse al regular la concentración de leptina.

De acuerdo a la ciencia, los mecanismos hormonales del ciclo menstrual se ven afectados por la distribución, y cantidad de grasa corporal. Incluso, un exceso graso abdominal produce una mayor propensión de desarrollar resistencia a la insulina.

Asimismo, se produce una disminución de los niveles de globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG). Esta proteína, posee un rol destacado sobre la regulación de ciertas hormonas sexuales fundamentales: andrógeno y estrógeno.

Este desequilibrio incrementa la presencia de ciclos menstruales irregulares, cuya consecuencia directa es la reducción de la fertilidad.

Desventajas de la obesidad para la fertilidad

De acuerdo a un estudio se logró establecer, que las mujeres obesas tenían menor probabilidad de concebir en el plazo de un año, luego de suprimir los anticonceptivos. Ello en comparación con las mujeres, que presentan un peso regular.

Según las cifras, solo el 66% de las mujeres obesas quedan embarazadas en un plazo de 12 meses. En cambio, el 81% de las mujeres con un peso regular, pueden quedar embarazadas en el mismo lapso.

Se ha determinado también, que el exceso de peso y obesidad ocasionan desajustes en el delicado equilibrio hormonal, que regula el ciclo menstrual. Todo este proceso de inestabilidad incrementa el riesgo de anovulación, es decir, que los ovarios cesen de liberar óvulos.

Así, las mujeres con IMC superior a 27 presentan tres veces menor probabilidad de embarazarse, que aquellas con peso regular. Podría afirmarse, que las mujeres con sobrepeso u obesidad poseen menor probabilidad de concebir.

Cabe destacar, que una gran cantidad de mujeres que presentan exceso de peso, continúan ovulando, sin embargo, la calidad de los óvulos producidos es cada vez menor.

Se ha observado entre las mujeres que ovulan, que cada unidad de IMC superior a 29 reduce un 4% la posibilidad de lograr un embarazo en un año. Ello indicaría que una mujer con un IMC de 35 posee 26% menor probabilidad de quedar embarazada en el plazo de un año.

Algunas parejas emplean la fertilización in vitro (FIV) para concebir, sin embargo, las probabilidades de que el bebé nazca vivo es menor en las mujeres con sobrepeso.

Según los expertos, esta probabilidad se reduce un 9% en mujeres con sobrepeso y 20% en mujeres obesas. Ello en comparación con las mujeres que poseen un IMC regular.

Luchando de forma inteligente para favorecer la fertilidad

Un estudio publicado el 2017 en Human Reproduction Update mostró, que las intervenciones dietéticas basadas en restricción calórica fueron compatibles con los lineamientos del National Clinical Guideline Centre.

No obstante, considerando los datos obtenidos es difícil señalar si algún grado de restricción en particular fue superior para el logro de la pérdida de peso.

Según la ciencia, muchas pruebas confirman que los patrones dietéticos saludables previos a la concepción, empleados por hombres y mujeres en edad reproductiva producen efectos beneficiosos sobre la fertilidad.

De esta forma, un patrón dietético coherente con las recomendaciones de las Guías Alimentarias para los estadounidenses, logra una mejor fertilidad en mujeres y mayor calidad del semen en hombres.

Generalmente se recomienda incluir niveles elevados de aceites omega 3,  verduras, frutas y pescado.

De acuerdo al Nurses’ Health Study (NHS) II, se lograron determinar hechos muy interesantes. Por ejemplo, que las mujeres que ingerían ciertos alimentos durante el periodo preconcepcional, presentaban un 66% menor riesgo de infertilidad relacionada con trastornos ovulatorios.

Dichos alimentos fueron denominados “dieta de fertilidad” y contenían proteínas vegetales, grasas monoinsaturadas, alimentos lácteos enteros y hierro.

Asimismo, mostraron un 27% menor riesgo de infertilidad ocasionada por otras causas. Todo esto en comparación con aquellas mujeres que tenían un bajo consumo de estos alimentos. Por supuesto, controlando ciertos factores como la edad, IMC, consumo de alcohol y café, tabaquismo y empleo de anticonceptivos orales.

A pesar de que en ocasiones los datos de obesidad y fertilidad puedan lucir desalentadores, existen también noticias positivas. Es decir, mediante ciertas intervenciones dietéticas y ejercicios, es posible optimizar el ciclo menstrual, mejorando así las probabilidades de embarazo.

De hecho, una modesta pérdida de peso (5 a 10%) podría mejorar la fertilidad en mujeres obesas con infertilidad anovulatoria.

Causas de la infertilidad en mujeres obesas 

Según los especialistas, una pérdida de peso corporal del 7% es recomendable para mejorar la salud e incrementar la fertilidad. Esta recomendación fue realizada con mucho énfasis para personas con exceso de peso.

De hecho, la recomendación incluía incrementos de la actividad física hasta completar al menos unos 150 minutos a la semana.

Incluso según la ciencia, cuando la pareja de un hombre o una mujer realizan un cambio positivo, se incrementa la probabilidad de mejorar la fertilidad. De hecho, la probabilidad de embarazo se eleva si ambos practican ejercicio juntos y realizan una dieta apropiada.

Se ha establecido, que las mujeres obesas padecen ciertos desequilibrios del “eje hipotálamo-hipofisario-ovario”. Aparte de ello, padecen con mucha frecuencia ciertas disfunciones menstruales, que ocasionan procesos de anovulación e infertilidad.

También, algunos trastornos hormonales, además de ciertos procesos de subfertilidad son muy comunes en el síndrome de ovario poliquístico(SOP).

De hecho, en las personas que poseen obesidad los adipocitos actúan como órgano endocrino. Se ha observado, que el tejido adiposo libera diversas moléculas bioactivas, en especial las adipoquinas. Las mismas poseen la capacidad de interactuar de forma variable con múltiples vías moleculares.

Ello incluye procesos inflamatorios, hipertensión, resistencia a la insulina, riesgos cardiovasculares, coagulación, diferenciación y maduración de ovocitos. Aparte de ello, ciertas funciones reproductivas como la implantación endometrial, también se ven afectadas en mujeres obesas.

Esto acarrea una serie de complicaciones, dentro de las que destacan retrasos en el embarazo, incremento del número de abortos y disminución de resultados positivos en tratamientos de concepción asistida.

La buena noticia es, que cuando se realizan programas de pérdida de peso mediante la modificación del estilo de vida en las mujeres obesas, se logran resultados muy favorables. Gracias a ellos, se restaura el ciclo menstrual y ovulación, además de incrementar la probabilidad de concebir.

El ayuno lunar un programa que puede favorecer la fertilidad

Este fantástico programa fue creado considerando, que el ciclo menstrual para las mujeres en edad reproductiva posee una relación estrecha con el ciclo lunar. Además de ello, para las mujeres que están entrando en la fase menopáusica, posee conexión con la luna llena.

El ayuno lunar un programa que puede favorecer la fertilidad

Gracias a una serie de factores relevantes impulsados mediante este programa, podrás estabilizar tu peso y restaurar el ciclo menstrual. Gracias a esta corrección integral podrás lograr la oportunidad de restaurar tu fertilidad.

El ayuno lunar actúa considerando ciertos factores, que la mayoría de las dietas pasan por alto. De esta forma, mediante el ayuno lunar, se estabilizarán tus hormonas, restableciendo así el ciclo ovulatorio.

Es importante que sepas, que la primera parte del ciclo menstrual de 14 días favorece el desempeño del estrógeno. Se ha observado, que durante dicha parte del ciclo se tiene un mayor control hormonal.

En la segunda parte del ciclo, es decir cerca del día 14, el estrógeno muestra una tendencia al equilibrio y los niveles de progesterona se incrementan. Vale destacar, que el ayuno lunar es considerado también un plan antiedad que puede ser realizado por todas las mujeres.

El ayuno lunar logra estabilizar el funcionamiento de tus hormonas, además considera una adecuada nutrición, ajustada a diario.

Muchas veces lo pasamos por alto, sin embargo, pequeños cambios hormonales, pueden repercutir en manifestaciones físicas relacionadas con dichos desequilibrios.

Factores que pueden ser revertidos mediante el ayuno lunar

Dentro de los diversos factores, que puede ayudarnos a controlar el ayuno lunar destacan:

Factores que pueden ser revertidos mediante el ayuno lunar

  • Sudoración nocturna
  • Falta de sueño
  • Irritabilidad
  • Disminución del deseo sexual
  • Síntomas del síndrome premenstrual
  • Períodos menstruales irregulares y dolorosos
  • Procesos inflamatorios
  • Cambios del estado de ánimo
  • Ansiedad
  • Incremento de peso.

En el ser humano, la influencia lunar sobre el comportamiento reproductivo sigue siendo objeto de debate. Sin embargo, no cabe duda de que el ciclo menstrual humano posee un período cercano al del ciclo lunar.

El 2021 en Science Advances se publicó, que las mujeres sincronizan temporalmente sus ciclos menstruales con los ciclos lumínicos y gravimétricos de la Luna.

Concluyendo

Como se pudo apreciar, la fertilidad del ser humano es un delicado equilibrio entre el metabolismo y hormonas. Esto es más evidente en las mujeres, y por ello muchos especialistas frente a situaciones peligrosas de salud, como el síndrome metabólico, sugieren bajar de peso.

Ya está muy bien estudiado, que la obesidad y el sobrepeso causan estragos sobre la salud. Dentro de estos procesos negativos se inscribe la salud reproductiva. De acuerdo a los estudios realizados hasta ahora, una serie de hormonas causan desequilibrios importantes sobre el delicado equilibrio hormonal. Dentro de ellas destacan la leptina y cortisol.

Existen muchas metodologías, que pueden ayudar a controlar el peso, pero la gran mayoría ataca la restricción calórica. Esto puede ocasionar impactos a corto plazo, pudiendo favorecer el adelgazamiento. Sin embargo, a la larga acarrea graves daños a la salud por el denominado efecto rebote.

Afortunadamente existe un programa que ha sido muy bien estudiado, y puesto en marcha de forma positiva, denominado Ayuno Lunar. Mediante la implementación de este método diseñado especialmente para mujeres, podremos alcanzar el peso ideal, restaurar nuestro ciclo menstrual y la ovulación e incrementar la probabilidad de concebir.

El libro Ayuno Lunar, podrás descargarlo al suscribirte en la página de Vitatienda o www.ayunolunar.com

Para Alyssa el material recibido, el cual comparto en el post, fue de mucha utilidad. Ella me comentaba, que gracias a este pudo detectar algunos elementos que necesariamente debió corregir. Entre ellos destacó su alimentación descontrolada y sedentarismo.

Y precisamente al comenzar a realizar el programa que aparece en mi libro fue mejorando su proceso de ovulación, regularizando sus ovarios poliquísticos y alcanzando un peso estable. Esto le brindará en poco tiempo, la oportunidad de convertirse en madre.

“Nuestra hipótesis es que en la antigüedad, el comportamiento reproductivo humano estaba sincronizado con la Luna, pero nuestros estilos de vida modernos han cambiado la fisiología y el comportamiento reproductivo”

Dra. Charlotte Helfrich-Förster

Universidad Julius Maximilian de Würzburg, Alemania

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.