Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
cuidado-con-consumo-excesivo-de-amoxicilina
Cuidado Con El Consumo Frecuente De Amoxicilina
March 14, 2018
razones-por-las-que-las-mujeres-deben-orinar-varias-veces-en-la-noche
7 Causas Que Obligan a las Mujeres a Orinar Frecuentemente
March 15, 2018

Cómo Superar Los Efectos Psicológicos Del Cáncer

efectos-psicológicos-del-cáncer

Superar los efectos psicológicos del cáncer, desde el diagnóstico al tratamiento no es tarea fácil. Al contrario, puede ser una experiencia traumática difícil y hasta aterradora. Imagínate que te encuentras en una silla frente al médico y que lo que diga puede cambiar tu existencia para siempre.

Sí ya has pasado por esa experiencia, puedes comprender cómo se sentía mi amiga Mariana ante esa situación.

Mariana es una mujer joven, apenas tiene 43 años, madre de tres niños hermosos y, hasta el momento con una salud envidiable.

Sin embargo, allí estaba frente al médico por dolores en la pelvis, inflamación, extrañas molestias urinarias y desórdenes en su menstruación.

Su doctora ya le había dado detectado unos nódulos en el ovario derecho y esperaba los resultados de la biopsia.

Ese día, Mariana me pidió que la acompañara y, por supuesto, guardaba la esperanza que solo fuera un tumor benigno.

Mi amiga y yo esperamos a la doctora mientras buscaba los resultados de las pruebas. Mientras, conversábamos temas intrascendentes para dejar pasar el tiempo y mantener un ambiente de normalidad.

Cuando la doctora llegó, Mariana intentaba escrutar el rostro de la Doctora para saber cuál sería el resultado.

Cuando la Doctora comenzó a hablar, dejé de escucharla para centrar mi atención en Mariana, quien me tomó de la mano con fuerzas.

Yo traté de infundirle ánimo, pero al escuchar las palabras “cáncer” y “tumor maligno”, mi amiga aflojó la presión en mi mano y suspiro largamente.

Ella escuchó a medias lo que la Dra. le dijo y, sin embargo, la especialista se mostró comprensiva y la citó para darle tiempo aquí a asimilar el diagnóstico.

Las emociones frente a un diagnóstico de cáncer

En días posteriores Mariana y yo conversamos sobre ese día y los efectos psicológicos del cáncer. Me confesó que en realidad no sabía decir qué sintió.

emociones-por-diagnóstico-de-cáncer

Y es que pasó por un torbellino de emociones entre incredulidad, sorpresa, negación, miedo e ira que le impedía recordar con claridad.

Incluso, me comentó que con los días la invadió una extraña paz en la que se sintió agradecida por su familia y los momentos de dicha que compartían.

Fue en su casa y en las semanas subsiguientes, cuando Mariana asimiló la realidad de su enfermedad y comenzó un largo camino en el que atravesó diferentes etapas emocionales.

Desde la depresión hasta la aceptación, Mariana es un gran ejemplo de cómo enfrentar un diagnóstico de cáncer y recuperarse de ello

Primera emoción: la sorpresa

Ante un diagnóstico de cáncer, la primera reacción es de estupor.  Es normal que los pacientes manifiesten que no saben qué sentir.

También es posible que haya negación ante la noticia del médico y desacrediten la información que les proporciona el especialista.

Además, en esas circunstancias es probable que se sienta preocupación por cosas que parecen intrascendentes.

Esto ocurre porque la cotidianidad está conformada por pequeños momentos y,  ante esta noticia, suelen preocuparse por esas pequeñas cosas que conforman su rutina.

Segunda emoción: el miedo

En cuanto pasa la sorpresa del primer diagnóstico, las personas experimentan miedo como uno de los efectos psicológicos del cáncer.

Básicamente, se asustan ante la idea de morir y de lo que pueda ocurrir con sus seres queridos, especialmente si tiene familia que depende de él o ella.

También temen a las consecuencias de los tratamientos médicos como la quimioterapia y la radioterapia.

Es posible que, incluso, el miedo se pueda convertir en ataques de pánico.  Esos sentimientos pueden atemorizar y quizás tener la percepción de que no se están haciendo las cosas correctas o no se están sintiendo como se debería.

Tercera emoción: la culpa

Es común que al recibir un diagnóstico de cáncer algunas personas sienten culpa.

Primero, porque piensan que pudieron haberlo evitado o porque sienten que hicieron algo que lo produjo.

También se sienten culpables porque su familia tiene que atravesar esta situación junto a ellos.

Y no solo eso, el sentimiento de culpabilidad aumenta los niveles de angustia relacionados con el diagnóstico.

El problema es que autoculparse impide el ajuste psicológico necesario para iniciar el tratamiento y trabajar en y por la curación.

Cuarta emoción: el enojo

En algunos casos, las personas con diagnóstico de cáncer pueden sentirse llenas de ira y de enojo.

Hay que comprender: esa ira es una forma de expresión del miedo y de la culpa.

El enojo casi siempre lo expresa contra sí mismo, su cónyuge, la familia, los amigos, los médicos e incluso, contra Dios.

La ira también es una expresión de la pérdida del sentimiento de control sobre sí mismo y sobre su salud.

Quinta emoción: la depresión

Cuando el miedo, la culpa, la ira y la ansiedad se salen de control, el paciente puede caer en estados depresivos.

Esto implica que toda esa amalgama de sentimientos negativos se hace persistente y no remiten hacia un estado de aceptación.

Si en una semana el miedo y la tristeza no varían, es necesario buscar atención médica y psicológica para superar los efectos psicológicos del cáncer.

Si la depresión es leve o moderada, casi siempre responden positivamente a las terapias conversacionales.

Estas son las que ocurren en grupos de apoyo, sistemas de compañero y programas educativos.

Por el contrario cuando la depresión es moderada a severa, quizás sea necesario la medicación y psicoterapia.

Sexta emoción: el pensamiento positivo

Aunque es importante mantener una actitud positiva para mantener la salud mental durante el tratamiento del cáncer, hay un  curioso fenómeno que se llama el “pensamiento positivo”.

No se trata de una actitud adecuada para enfrentar al cáncer.  Más bien es la obligación autoimpuesta de mantener un pensamiento “positivo”, además de negar cualquier sentimiento negativo.

A nadie se le pide que sea feliz o positivo todo el tiempo.

¿Cómo afrontar los efectos psicológicos del cáncer?

Cuando le pregunté a Mariana cómo logró mantener la ecuanimidad y la fortaleza psicológica durante el diagnóstico y su enfermedad me respondió que el estado ideal es la aceptación.

cómo-afrontar-los-efectos-psicológicos-del-cáncer

Es decir, me aclaró, aceptar que se tiene una enfermedad, que las cosas cambiarán y también que enfermarse forma parte de la vida.

Me explicó que para llegar a ese estado debió atravesar todas las emociones negativas anteriores.

Incluso, recayó varias veces aún en los momentos en los que pensó que ya había alcanzado la aceptación.

Por este motivo, te comparto algunas ideas que ella me dio, con el objetivo de ayudarte a enfrentar el diagnóstico de la forma más positiva posible.

1. Tómate tiempo para ti

Algunas personas intentan actuar como si nada hubiera ocurrido ni cambiado cuando tienen un diagnóstico de cáncer.

Esto no es necesario. Mariana me dijo: “claro que sí hubo un cambio y hay que aceptarlo”.

Si te sientes abrumado o lleno de angustia, tómate el tiempo que requieras para ti, es la mejor forma de sobrellevar los efectos psicológicos del cáncer.

Puedes abandonar las cosas que no son absolutamente necesarias y quédate con las que sí son.

Pasa tiempo en familia y conversa sobre tu situación, si deseas hacerlo, claro.  Pregunta todo lo que quieras las veces que lo necesites.

Mi amiga me comentó que no siempre comprendió todo lo que le decían.

Aparte de la estupefacción, el diagnóstico viene acompañado de una serie de informaciones sobre la enfermedad y las opciones de tratamiento.

Puede ser un poco abrumador y difícil de comprender en una sola conversación.

El estrés y la ansiedad pueden continuar por varios días y dificultan la asimilación de la información.

Por eso no te sientas coartado de preguntar lo que requieras.  Conversa con tu familia si te acompañaron durante las visitas al médico para aclarar puntos que no hayas entendido.

2. Apóyate en una mano amiga

Puede ser tu pareja amigos padres hermanos.  Lo importante es elegir a alguien en quien apoyarse y qué te acompañe en el proceso de sanación.

En el caso de Mariana, ella habló conmigo para que la acompañara a recibir el diagnóstico, pues su esposo estaba de viaje en ese momento.

3. Trabaja la paciencia

Cuando supo que escribiría un artículo con sus ideas, Mariana me habló de la paciencia y me aclaró: “este es un consejo difícil de cumplir”.

Ante una enfermedad grave deseamos ser curados lo más pronto posible.

Sin embargo, los tratamientos de enfermedades como el cáncer requieren tiempo y muchas pruebas adicionales, todo para determinar con precisión el alcance y la magnitud de la enfermedad.

Entiende que puede tomar semanas o meses determinar el tratamiento más adecuado.  Esto se debe a que cada experiencia es personal, porque no todos los organismos reaccionan de la misma manera.

Saber qué el tratamiento puede tomarse su tiempo te ayudará a calmar la ansiedad y a sortear los efectos psicológicos del cáncer.

4. Aprende que no siempre estarás lleno de emociones negativas

Las primeras emociones relacionadas al diagnóstico darán pasó a otros sentimientos, si lo permites, por supuesto.

No siempre te sentirás mal a pesar del diagnóstico de cáncer.

Es normal que, al principio, se tenga una un sentimiento de devastación, pero la intensidad de esos sentimientos no durará para siempre.

Mariana me comentó que logró sentir alegría en muchos momentos y que dejó de sentirse tan mal como al principio.

5. Mantén la mente abierta hacia las experiencias positivas

Es cierto. Hay un diagnóstico de cáncer y éste suele ser preocupante y aterrador.  Sin embargo, Mariana me aseguró que el diagnóstico la ayudó a ella y a su familia a vivir a plenitud.

Incluso, cuando el proceso de sanación ha sido difícil, muchas personas consiguen momentos de grandes alegrías y posibilidades.

6. Cuida tu dieta y tu salud general

Sí, es probable que no solo debas enfrentarte a un diagnóstico de una enfermedad grave, también a los problemas causados por las terapias contra el cáncer.

Pero, la forma más rápida de recuperarte es cuidando tu salud y tu régimen alimenticio. Consume muchas frutas, verduras y agua.

Por ahora, Mariana se recupera de los agresivos tratamientos contra el cáncer. Durante ese tiempo la vi atravesar situaciones complicadas y difíciles a nivel emocional y psicológico.

Sin embargo, con el amor de su esposo y de sus hijos y con mi apoyo, ella se mantiene firme en su recuperación física y mental gracias a estas acciones.

Mantener un buen estilo de vida es la mejor forma de prevenir cualquier enfermedad.  Cuida tu organismo!

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.”