Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
remedios-caseros-para-diarrea
☑️ 11 Remedios Caseros Para Tratar La Diarrea (Comprobados)
February 4, 2022
remedios-caseros-para-la-cistitis
☑️ 5 Remedios Caseros Para Tratar La Cistitis
February 9, 2022

☑️ 5 Remedios Caseros Para Tratar El Hormigueo

remedios-caseros-para-hormigueo

De acuerdo a los especialistas, el hormigueo es una sensación corporal que se experimenta a causa de diversas condiciones. Esta sensación puede ser temporal por efectos físicos ejercidos sobre piernas o brazos. Pero también puede asociarse con daños existentes a nivel del sistema nervioso o la presencia de ciertas deficiencias.

Afortunadamente existen algunas soluciones, que pueden ser realizadas en casa para aliviar esta incomodidad.

De este peculiar tema hablaré a solicitud de Lois, una seguidora de Indiana. Ella es una maestra jubilada, que pasó muchos años atendiendo algunos programas de educación especial. Ella me comentaba que se jubiló el año pasado y desde entonces se dedicó a realizar asesorías desde su casa. Desde que inició esta nueva fase, pasaba mucho tiempo encerrada en su biblioteca particular.

De hecho, su esposo quien está también jubilado, en muchas ocasiones se enfadó con ella. Sobre todo, porque cuando él deseaba salir a caminar con ella o realizar alguna actividad juntos, ella siempre permanecía ocupada. Lois me decía, que desde que comenzó ese trabajo desde casa comenzó a sentir hormigueo en sus piernas, incluso en ocasiones también en sus brazos.

Ella no había caído en cuenta de ello, pero sospechaba que esto se producía por la cantidad de horas diarias que permanecía sentada. Por ello, decidió comunicarse conmigo a fin de solicitar ni apoyo profesional. Ella particularmente quería saber si existían algunas alternativas sencillas a implementar en casa, que le permitieran controlar el hormigueo.

Así, honrando la solicitud de Lois, le envié información sobre las generalidades del hormigueo, incluyendo sus causas probables. Igualmente anexé algunas alternativas, que le permitirían controlar esta desagradable sensación. Dado que todos podemos experimentar hormigueo en algún momento, decidí compartir esta información en mi página.

Hablando un poco acerca del hormigueo

Para muchos especialistas el hormigueo, que se presenta comúnmente en manos y pies, podría considerarse benigno y temporal. De hecho, técnicamente se denomina parestesia temporal. Por lo general se produce a causa de alguna presión ejercida sobre alguno de estos miembros.

Un ejemplo frecuente lo constituye colocar la cabeza sobre uno de los brazos o cruzar una pierna sobre la otra. En estos casos mencionados no suele presentarse ningún tipo de dolor y el hormigueo desaparece al quitar la presión que lo estaba generando.

No obstante, existen algunas situaciones en que además del hormigueo, se presentan también otros síntomas adicionales. Entre ellos podemos mencionar, el entumecimiento, dolor, escozor y pérdida de fuerza y de masa muscular. En estos casos, el hormigueo puede indicar daños los nervios de las extremidades y la médula espinal.

Este daño de los nervios es denominado neuropatía periférica porque afecta los nervios que se encuentran fuera del cerebro.

De acuerdo a lo que se conoce hasta ahora, esta afección con el tiempo puede ir reduciendo la movilidad e incluso causar discapacidad. Se estima que actualmente, unos veinte millones de estadounidenses (especialmente adultos mayores), padecen neuropatía periférica.

Los expertos sugieren acudir por ayuda profesional, en caso de que el hormigueo en las extremidades se prolongue. De esta forma podríamos evitar un daño irreversible de por vida.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la neuropatía periférica?

Según la Fundación para la Neuropatía Periférica, el 20% de los pacientes con neuropatía son diagnosticados con neuropatía periférica. Dentro de las causas más frecuentes figuran:

Diabetes

La diabetes causa la obstrucción de los pequeños vasos sanguíneos de los nervios, a causa del alto nivel de glucosa. Y esta condición, puede agravarse si no se logra mantener un adecuado nivel de glucosa sanguínea. Se estima, que un 30% de los casos de neuropatía periférica son ocasionados por la diabetes.

causas-del-hormigueo

Causas desconocidas

Existen algunas neuropatías que no poseen causas definidas, estas son denominadas por los médicos como neuropatías idiopáticas. Las mismas son muy frecuentes en personas de mediana edad o en quienes empiezan a envejecer.

Síndrome de atrapamiento nervioso

Aquí se incluyen: la parálisis de los nervios peroneo, cubital y radial, además del síndrome del túnel carpiano.

Carencias vitamínicas

Es importante señalar, que el sistema nervioso requiere para su adecuado funcionamiento de cantidades adecuadas de ciertas vitaminas. Ellas son, B12, B1, B2, B3 y E. De hecho, la deficiencia de vitamina B12 puede acarrear también la presencia de anemia perniciosa. A su vez, un exceso de vitamina B6, podría originar hormigueo en manos y pies.

Enfermedades sistémicas

Dentro de estas enfermedades destacan enfermedades hematológicas (leucemia, mieloma múltiple), trastornos renales y enfermedades hepáticas). Además de ello, figuran ciertos trastornos del tejido conectivo, desequilibrios hormonales y diversos tipos de cáncer y tumores benignos.

Alcoholismo

Según los especialistas, las personas alcohólicas poseen mayor probabilidad de sufrir carencias de vitamina B1 y otras vitaminas esenciales. Incluso, el alcohol produce daños en los axones de las neuronas motoras y las encargadas de la sensibilidad, esta patología se denomina neuropatía alcohólica.

Toxinas

La exposición a ciertas toxinas, tales como sustancias químicas industriales, fármacos empleados en quimioterapia, antivirales y antibióticos, ocasionan neuropatía periférica. Se incluyen también ciertos metales pesados como el arsénico, plomo, talio y mercurio.

Infecciones

Algunas bacterias y virus que ocasionan enfermedades infecciosas, también pueden producir neuropatía periférica. Dentro de estas enfermedades destacan, difteria, enfermedad de Lyme, lepra, herpes zóster, herpes simple, Epstein-Barr, SIDA y VIH, varicela y mononucleosis.

Enfermedades autoinmunes

Ciertas enfermedades autoinmunes también pueden afectar al tejido nervioso. A saber, la polineuropatía desmielinizante crónica (como la esclerosis múltiple), lupus eritematoso, artritis reumatoide, y síndrome de Guillain-Barré.

Trastornos hereditarios

Aquí se incluyen algunas enfermedades, que pueden influir en el normal desenvolvimiento de la sensibilidad y procesos motores. Una de las más comunes es conocida como enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, caracterizada en sus inicios por el pie arqueado y dedos en martillo.

Lesiones

Las lesiones también pueden afectar los nervios periféricos mediante aplastamiento o compresión. A manera de ejemplo, destacan el uso de muletas, caídas, lesiones deportivas, accidentes automovilísticos o compresión por hernia discal.

Tratamientos para el hormigueo en manos y pies

De acuerdo a los especialistas, siempre que las células nerviosas no estén deterioradas podrían regenerarse. Se debe resaltar, que el hormigueo ocasionado por cierto tipo de neuropatías periféricas como los trastornos hereditarios, no poseen tratamientos. Sin embargo, muchos de los tipos de neuropatía adquiridos podrían mejorarse con tratamiento.

Por ejemplo, al realizar un adecuado control de la glucemia en personas diabéticas, podemos evitar el agravamiento de la neuropatía. Incluso, emplear suplementos vitamínicos en quienes presentan deficiencias vitamínicas, favorece la corrección de neuropatías.

remedios-caseros-para-el-hormigueo

Además de estas recomendaciones existen algunas estrategias que están a nuestro alcance. De hecho, no conllevan daños secundarios como la gran mayoría de los fármacos.

Entre ellos destacan:

1. Practicar ejercicios

Para muchos especialistas y expertos en salud natural, la actividad física evita que llevemos una vida sedentaria. Esto conlleva muchos efectos positivos, en especial el mantenimiento adecuado de la salud cardiovascular. Además de ello, se ha observado que fortalece el corazón y mejora el desempeño del sistema circulatorio.

La práctica regular del ejercicio y la actividad física aportan diversos beneficios, dentro de los que destacan:

  • Mitiga las molestias y dolores crónicos incluyendo el hormigueo, causados por la enfermedad arterial periférica a nivel de las piernas
  • Se logra la tonificación de los músculos. De acuerdo a los expertos, este efecto beneficia en gran medida el retorno venoso, estimulando el flujo sanguíneo y la oxigenación
  • Ayuda a equilibrar la tensión arterial, colesterol y niveles de glicemia sanguínea. Todos estos factores de riesgo cardiovascular y de diabetes, influyen notablemente en la neuropatía periférica y sus efectos asociados con el hormigueo.
  • Favorece el mantenimiento de un peso adecuado, disminuyendo la posibilidad de padecer ciertas enfermedades metabólicas. La mayoría de las veces, estas enfermedades acarrean desequilibrios hormonales, un factor importante en el hormigueo asociado a neuropatías
  • Facilita la desintoxicación, al activar la circulación sanguínea y el drenaje linfático. Esto ayuda en gran medida a evitar algunas neuropatías y por ende la disminución del hormigueo
  • Se produce una mayor cantidad de endorfinas, hormonas con efectos comprobados sobre el estado de ánimo. Además de ello, favorecen la salud mental y disminuyen las consecuencias de la depresión.

2. Realizar estiramientos

Se ha observado, que los estiramientos incrementan la flexibilidad corporal, logrando disminuir la tensión de los nervios periféricos y en consecuencia el hormigueo y entumecimiento. Incluso favorecen la reducción de la ansiedad y estrés, lo cual añade mejorías de la calidad de vida.

Los estiramientos para personas mayores deben referirse a mantener la flexibilidad. La flexibilidad ayudará con el equilibrio, que es otro gran beneficio. Tener flexibilidad y equilibrio promueve una mayor seguridad en las actividades cotidianas, aliviando la tensión en los nervios periféricos.

Es importante concentrarse en los hombros, cuello, parte inferior de la espalda, caderas, muslos y pantorrillas. Lo ideal es estirar de manera uniforme ambos lados del cuerpo, recomendándose por lo general mantener estos estiramientos unos treinta segundos.

La respiración debe ser muy bien manejada, de allí la importancia de exhalar al comenzar el estiramiento e inhalar mientras mantiene el estiramiento. Se recomienda no realizar rebotes al momento de estirarse.

Según las investigaciones, realizar estiramientos unas tres veces por semana en lapsos de quince a veinte minutos, mejora la movilidad. Asimismo, se observó que aún se pueden lograr mayores beneficios si se realizan cinco días a la semana.

Es importante no dejar de estirarse si se quiere mantener la flexibilidad. Por lo general los ejercicios de estiramiento se realizan posterior a la realización de actividad física, pero se pueden realizar diariamente al levantarnos y antes de acostarnos.

Es importante tener presente, que cuando practicamos actividad física de forma regular bien sean caminatas, carreras, hidrogimnasia, ciclismo, se mejora en gran medida la circulación y esto logra combatir el hormigueo. Lo ideal es realizarlo, unos treinta minutos diarios.

Masajes

Explicado de forma sencilla, la terapia de masaje estimula la producción de hormonas responsables de generar bienestar corporal. De esta forma, al momento de recibir un masaje se produce un descenso del ritmo cardíaco, permitiendo que nuestro cuerpo y mente experimenten una sensación de relajación.

De hecho se ha determinado, que también ocurre una disminución de los niveles de estrés, tensión arterial y muscular. Dentro de estas hormonas destacan la serotonina y dopamina. La serotonina es responsable de regular el ánimo, apetito y digestión. Cuando los niveles de esta hormona están bajos, la persona experimenta una sensación de depresión.

A su vez, la dopamina se activa cuando finalizamos de forma satisfactoria una labor o proyecto. Por lo general niveles bajos de esta hormona generan una falta de concentración, bajos niveles de energía y desmotivación. De acuerdo a los estudios se ha comprobado, que el masaje puede incrementar el nivel de estas hormonas hasta en un 30%.

Otras hormonas que son estimuladas mediante el masaje son la endorfina y la oxitocina. La endorfina puede generarse por consumir algunos alimentos como el chocolate negro y cuando nos reímos. Incluso, la producción de esta hormona es inducida por el masaje logrando aliviar el dolor, mejorando el estado de ánimo.

La oxitocina a su vez permite, que tengamos empatía con las personas, generalmente se denomina la hormona del amor. Según los especialistas, cuando ocurren lesiones a nivel de los nervios periféricos, el masaje puede aliviar los síntomas. Ente ellos destacan el entumecimiento, dolor y hormigueo.

Emplea una dieta anticalambres

De acuerdo a los especialistas existen una serie de alimentos, que favorecen la recuperación de los calambres ocasionados por una inadecuada circulación, falta de vitaminas, agua o algunos minerales. Dentro de ellos destacan una serie de alimentos con elevados niveles de vitamina C, como guayaba, kiwi, pimiento, fresa, naranja, papaya, brócoli, tomate, piña y limón.

Además de ello, es también importante incluir alimentos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. De acuerdo al USDA, los antioxidantes poseen la capacidad de eliminar diversos radicales libres de nuestro organismo que afectan células y tejidos, incluyendo las células nerviosas. Dentro de ellos destacan diversos frutos, especias, hierbas y cereales. Algunos ejemplos destacados son:

  • Judías
  • Arándanos
  • Frambuesas
  • Grosellas
  • Sandía
  • Aguacate
  • Col rizada
  • Alcachofa
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Cilantro
  • Cebolla
  • Salvia Tomillo
  • Orégano
  • Avena en hojuelas
  • Nueces
  • Almendras
  • Pistachos
  • Zumos naturales (granada, pomelo, tomate y manzana).

Dado que, el hormigueo también se produce por deficiencias de vitaminas y minerales, algunos especialistas indican el empleo de suplementos. Especialmente que aporten vitaminas A, D y complejo B y minerales como el potasio o el magnesio. Una opción interesante para suplir adecuadamente el magnesio es mi formula exclusiva PINK MAGNESIUM POWDER.

Incluir algunas plantas medicinales

Hasta donde se ha investigado y de acuerdo a estudios realizados, el empleo de hierbas medicinales se encuentra en auge. Esto se debe principalmente a que ellas presentan menores efectos secundarios que los fármacos. Dentro de ellas destacan:

plantas-medicinales-para-el-hormigueo

  • Albahaca morada: esta planta ha sido empleada desde antiguo en la medicina Ayurvédica de la India. Diversos estudios indican, que posee la capacidad de atenuar los dolores neuropáticos, incluyendo el hormigueo. Se cree, que este efecto se debe a su elevado contenido de saponinas, con propiedades analgésicas y antinociceptivas (revierte ciertos aspectos sensoriales del dolor)
  • Artemisa: esta reconocida planta posee efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antinoceptivos, antiparasitaria, depurativa y analgésica. Además de ello, puede combatir las neuropatías, combatiendo de esta forma el hormigueo. Dentro de sus compuestos bioactivos destacan: terpenoides, aceites esenciales, ácidos orgánicos, resinas, taninos y fenoles
  • Diente de león: esta conocida planta puede evitar el incremento de los niveles de azúcar en sangre, que se producen en horas nocturnas, sobre todo en quienes poseen diabetes. Este efecto junto a su potente actividad antiinflamatorio, evita que la diabetes deteriore las fibras nerviosas y cause efectos como adormecimiento y hormigueo
  • Lavanda: de acuerdo a diversos estudios, el aceite esencial de lavanda es considerado uno de los mejores aceites esenciales. Se han logrado comprobar sus efectos sobre diversos problemas neurológicos (incluyendo el hormigueo de pies y manos).

Concluyendo

De acuerdo a lo que se pudo observar, existen varios desencadenantes del hormigueo. La forma más común denominada parestesia temporal, es causada por efectos de la compresión de los nervios a nivel de las manos, brazos o piernas. Todos en algún momento, hemos sufrido este efecto, que en muchas ocasiones va acompañado de adormecimiento o entumecimiento.

Otros desencadenantes del hormigueo, son causados por una infinidad de agentes. Los más frecuentes son las bebidas alcohólicas, diabetes, ciertas enfermedades hereditarias, lesiones, toxinas, carencias vitamínicas, enfermedades sistémicas y enfermedades autoinmunes. Los efectos causados por ellos en los nervios fuera del cerebro y la médula espinal, es denominada neuropatía periférica.

De acuerdo a los expertos, siempre y cuando las células nerviosas no estén deterioradas, el daño puede revertirse. Esto se puede lograr incorporando ciertos tratamientos, que pueden perfectamente realizarse en casa. Entre ellos destacan ejercicios, estiramientos, masajes, dietas anticalambres y plantas medicinales.

Todo esto puede remediar el daño de los nervios al mejorar la circulación, evitar procesos oxidativos y antiinflamatorios, corregir niveles hormonales, además de equilibrar deficiencias de vitaminas y minerales.

A Lois la información recibida, la cual comparto en el post, le pareció muy interesante. Ella me comentaba, que aprendió mucho acerca de la importancia de una vida saludable para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso.

A ella le llamó mucho la atención, que ciertos alimentos antioxidantes y antinflamatorios poseen un potente efecto sobre el hormigueo. Esto lo pudo corroborar al lograr mitigar los efectos del hormigueo, por supuesto acompañado de ejercicios diarios, estiramientos y masajes.

“Cuando lo único que quieres es tumbarte y descansar, es increíblemente molesto tener entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies. Si tu circulación está cortada, cambiar de posición puede ser suficiente para mejorar el flujo sanguíneo y deshacerte de la sensación de que tus extremidades se han dormido”

Dr. Monte Venis

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.