Plantas Que Ayudan Al Bienestar Emocional
Plantas Que Ayudan Al Bienestar Emocional
September 9, 2022
10 Remedios Caseros Para Bajar La Presión Alta ¡Comprobados!
10 Remedios Caseros Para Bajar La Presión Alta ¡Comprobados!
September 13, 2022

El sistema circulatorio posee la función de suministrar nutrientes y oxígeno a todas las células de nuestro cuerpo. Esta red representa la denominada microcirculación, y es frecuente la presencia de diversas patologías que afectan este vital proceso.

Gracias a las investigaciones se han detectado algunas plantas, que pueden mejorar el proceso circulatorio sin producir efectos adversos.

De este tema tan interesante voy a hablar a solicitud de Quincy, una seguidora de Colorado. Ella es una mujer de mediana edad, que decidió comunicarse conmigo a raíz de los efectos secundarios de un medicamento que estaba tomando para tratar problemas circulatorios en sus piernas.

Quincy me comentó, que luego de dos semanas de estar tomando este medicamento comenzó a experimentar náuseas y vómitos. Esto le causaba muchos desequilibrios y varias veces le entorpecía sus labores cotidianas. Por ello, decidió solicitarme algunas alternativas naturales para controlar su problema circulatorio.

A raíz de su solicitud decidí prepararle un material donde le destaqué algunas alternativas naturales. Le hice hincapié en sus propiedades y beneficios comprobados sobre los problemas de circulación sanguínea.

Dado que este problema de circulación es bastante frecuente, consideré importante compartirlo con vosotros en mi página.

Generalidades acerca de la circulación sanguínea

El sistema circulatorio está conformado básicamente por el músculo cardíaco o corazón y la red de vasos sanguíneos. De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina, esta enorme red incluye:

Generalidades acerca de la circulación sanguínea

  • Arterias: son los vasos encargados de conducir sangre rica en oxígeno desde el corazón a los diferentes tejidos y órganos
  • Venas: son los conductos, que poseen la responsabilidad de retornar al corazón la sangre y productos de desecho como el dióxido de carbono
  • Capilares: son los vasos de menor diámetro responsables de conducir la sangre desde las arterias pequeñas a las venas pequeñas. Según la ciencia, las paredes de los vasos capilares son muy delgadas. Ello favorece el intercambio de sustancias entre los diferentes tejidos corporales y la sangre

Enfermedades vasculares más frecuentes

Son diversos los problemas, que puede presentar nuestro sistema circulatorio. A nivel clínico estos problemas son denominados enfermedades vasculares. Dentro de las más frecuentes se mencionan:

Enfermedades vasculares más frecuentes

Várices

Según los especialistas de la Clínica Mayo, las venas varicosas se producen cuando las venas se retuercen y agrandan. Es importante recordar, que las contracciones musculares producidas en la parte inferior de las piernas actúan como bombas.

A su vez, las paredes elásticas que recubren las venas favorecen el retorno de la sangre al corazón. En ella también se encuentran unas pequeñas válvulas de sentido único, favoreciendo el envío de la sangre hacia el corazón.

Ellas poseen la característica de impedir que la sangre retroceda. Ahora bien, si dichas válvulas están débiles o dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en las venas. Esto causa la dilatación y el retorcimiento de las venas. Se ha establecido, que las pequeñas válvulas presentes en las venas si se encuentran débiles o dañadas, producen várices.

Esto se debe a que las venas deben retornar la sangre del resto del cuerpo al corazón. Ello supone, que las venas ubicadas en las piernas, deben operar en contra de la gravedad. Ahora bien, si las válvulas están débiles o dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en las venas, y hacer que estas se dilaten o retuerzan.

Muchas personas presentan además de las várices, “arañas vasculares”, denominadas clínicamente telangiectasias. Ocurren a nivel de los vasos sanguíneos, y no producen abultamiento. Se cree, que uno de las causas principales puede ser hormonal. Por ello es frecuente observarla en las mujeres, principalmente durante el embarazo.

Algunas recomendaciones para prevenir las várices

La mejora del flujo sanguíneo y fortalecimiento del tono muscular reduce la posibilidad de desarrollar várices. Incluso se ha logrado establecer, que estas medidas también favorecen su prevención. Dentro de ellas destacan:

  • Practicar ejercicio constantemente
  • Evitar el sobrepeso
  • Incluir en la dieta alimentos ricos en fibra
  • No ingerir alimentos salados
  • Evitar el empleo de tacones altos y calcetines ajustados
  • Evitar posiciones estáticas por tiempo prolongado y cambiar regularmente de posición (al permanecer sentado o de pie)
  • Elevar las piernas luego de haber estado sentado o de pie por mucho tiempo.

Vasculitis

Esta patología hace alusión a un proceso inflamatorio, que sufren los vasos sanguíneos. De acuerdo a los expertos, puede ser ocasionado por el empleo de ciertos medicamentos, procesos infecciosos o por razones desconocidas. Por lo general, se manifiesta con algunos síntomas generales, que incluyen cansancio y estados febriles.

Luego de esto se presentan ciertos síntomas específicos en los órganos afectados. Para realizar un diagnóstico preciso se realiza una biopsia de una parte del tejido del órgano afectado. Mediante este procedimiento, es posible detectar procesos inflamatorios a nivel de los vasos sanguíneos.

Por lo general, para aliviar la inflamación se emplean corticoesteroides u otros medicamentos con capacidad de inhibir el sistema inmunitario.

Esta patología puede afectar los vasos sanguíneos de cualquier tamaño. Incluso se ha detectado, que afecta una parte o la totalidad de un vaso sanguíneo.

La vasculitis también puede presentarse en los vasos sanguíneos, que irrigan una parte del organismo. Entre ellos, la cabeza, nervios y piel.

Pero también puede dañar vasos sanguíneos, que irrigan varios órganos diferentes. En este caso, los especialistas la denominan vasculitis sistémica. Esta patología afecta a todas las personas, aunque algunos tipos de vasculitis son más frecuentes en ciertos grupos de edad.

Aneurisma

Esto se refiere a una protuberancia ubicada en la pared de alguna arteria. Por lo general, es ocasionada por efecto de la presión sanguínea sobre una parte vulnerable (debilitada) de la arteria. Esto produce una formación abombada o protuberancia hacia afuera de la arteria.

De acuerdo a los especialistas, los aneurismas pueden formarse en cualquier vaso sanguíneo. Sin embargo, usualmente ocurren en las porciones de la aorta a nivel del vientre o pecho. Incluso, se presentan en las arterias que irrigan el cerebro.

La presencia de aneurismas en estas zonas, podría acarrear graves consecuencias. Ello comparado con la de otras zonas como las piernas. Según la ciencia el mayor peligro de un aneurisma es su ruptura, porque generaría un accidente cerebrovascular.

Se ha determinado, que un aneurisma de gran tamaño puede provocar la presencia de coágulos y afectar la circulación.

De allí la importancia de realizar un diagnóstico y tratamiento a tiempo. Por lo general los aneurismas provocan síntomas leves y a veces no presentan síntomas.  Es necesario realizar exámenes médicos rutinarios a fin de detectar ciertos signos de advertencia.

Arteriosclerosis

Esta patología estimula la formación de ateromas (placas en forma de parches) en la capa interna de arterias. Dichas placas contienen lípidos y diversos tipos de células (inflamatorias, musculares lisas y tejido conectivo).

Dentro de los factores de riesgo para el padecimiento de esta enfermedad, se incluyen: la diabetes, sedentarismo, dislipidemia, obesidad, hipertensión arterial, tabaquismo y antecedentes familiares.

Generalmente, los síntomas se presentan cuando se obstruye o minimiza el flujo sanguíneo debido al crecimiento o rotura del ateroma. Para obtener un diagnóstico preciso, la evaluación clínica debe acompañarse de angiografía o ecografía.

Para tratar esta enfermedad es preciso modificar los factores de riesgo, dieta y estilo de vida. Es importante además, realizar actividad física con frecuencia y consumir fármacos antiagregantes plaquetarios y antiaterogénico.

Plantas empleadas comúnmente para el tratamiento de la circulación sanguínea

Muchas de las patologías que afectan la circulación son tratadas con ciertos fármacos, los cuales ocasionan diversos efectos secundarios.

Plantas empleadas comúnmente para el tratamiento de la circulación sanguínea

Existen una serie de recomendaciones, que pueden ayudar a mantener una adecuada salud cardiovascular y no dependen de los medicamentos. Algunas de ellas son:

  • Modificar el estilo de vida mediante una alimentación saludable y la práctica permanente de ejercicio
  • Evitar el cigarrillo
  • Controlar la tensión arterial y los lípidos sanguíneos (colesterol y triglicéridos principalmente)
  • Mantener niveles adecuados de glucosa en sangre. En caso de padecer diabetes se debe mantener la glucosa controlada
  • Evitar permanecer parado o sentado durante mucho tiempo. En caso de que deba estar sentado, es necesario que se levante y realice movimientos al menos durante una hora
  • En caso de realizar viajes largos utilice medias de compresión gradual y procure estirar las piernas con regularidad.

Asimismo, se han realizado ciertas investigaciones sobre algunas plantas de empleo tradicional. Ello ha permitido detectar su efecto positivo sobre ciertas patologías circulatorias. Dentro de estas plantas destacan:

1. Vid roja

Los estudios han comprobado, que la hoja de la vid roja, planta conocida botánicamente como Vitis vinífera, promueve la circulación. Por lo general, sus hojas tienden a tomar coloraciones rojizas durante el otoño.

La vid es conocida en diversos países desde hace más de 6.000 años. Era empleada por los egipcios, griegos y fenicios. Posteriormente fue introducida en Europa por parte de los romanos.

Aparte de los beneficios que se obtienen de sus frutos, las hojas poseen diversos tipos de taninos, antocianósidos y flavonoides. Además de ello, no poseen colesterol y sus niveles de sales y azúcares son bajos. Por ello, son empleados en fitoterapia como tónico venoso y capilar.

De esta forma se consigue mejorar la circulación venosa y mejorar la microcirculación. De las hojas se obtiene el extracto seco, que contiene altos niveles de flavonoides con propiedades antioxidantes, venotónicas y vasoprotectoras.

Se ha determinado, que estos compuestos pueden estabilizar la pared de los vasos sanguíneos, al reforzar la estructura del colágeno. Igualmente, poseen la capacidad de disminuir la permeabilidad y combatir el edema.

Una serie de estudios realizados hasta ahora han demostrado, que la hoja de vid roja puede favorecer la circulación. Por ello se ha determinado, que contribuye a disminuir la sensación de pesadez y fatiga en las piernas.

Se ha observado además, que el extracto de la hoja de vid roja mejora el suministro de oxígeno cutáneo y la microcirculación en personas que padecen de insuficiencia venosa crónica. Este efecto se logró asociar con la producción de óxido nítrico con efectos relajantes sobre el sistema vascular.

Según los estudios, los extractos de vid roja combaten la inflamación, pesadez, calambres, dolor y cansancio en las piernas varicosas. Asimismo, coadyuva en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica.

2. Castaño de indias

Esta planta ha sido también empleada durante siglos para el tratamiento de diversas patologías del sistema urinario. Ello incluye la flebitis, venas varicosas y hemorroides. Además de ello, posee la capacidad de combatir los síntomas de insuficiencia venosa. Entre ellos, el escozor, dolor y edema.

Los principios activos de esta planta se encuentran en las semillas del fruto, hojas y corteza. Dentro de los principios bioactivos detectados destacan, la escina, pectina, esculinas, taninos, alantoína, ácido cítrico, almidón, proteínas, oligosacáridos y minerales.

Dentro de las propiedades más relevantes de esta planta destacan: antiadematosas, astringentes, antivaricosas, antihemorroidales, antioxidantes, diuréticas, hemostáticas (detiene las hemorragias), antiinflamatorias y venotónicas (reduce la fragilidad y permeabilidad celular).

Cabe destacar, que dentro de las propiedades más reconocidas del castaño de indias se encuentra su propiedad venotónica. Esto implica que posee efectos muy positivos sobre la mejoría del proceso de circulación sanguínea. Gracias a este potente efecto, el castaño de indias impide la formación de varices y arañas vasculares.

Igualmente, también coadyuva a reducir la inflamación de las venas, evitando la formación de úlceras. De hecho se ha logrado comprobar, que ayuda a disminuir los síntomas de insuficiencia venosa crónica. A saber, el escozor de las venas, calambres, edema o inflamación, dolor y venas varicosas.

Gracias a sus beneficios comprobados, el castaño de indias es justipreciado como una alternativa natural. Se ha determinado además, que puede disminuir la necesidad de cirugías al minimizar la presencia de venas superficiales.

3. Ginkgo biloba

Esta planta denominada también como pelo de doncella, es un árbol originario de China y se cultiva desde hace miles de años para diversos empleos.

Los suplementos en base a esta planta se asocian con diversos beneficios para la salud, en especial sobre la función cerebral y circulación sanguínea. Esta planta posee dos ingredientes activos principales, ellos son las lactonas terpénicas y glucósidos de flavona de ginkgo.

De acuerdo a los estudios, esta planta ha sido muy bien caracterizada como protector del sistema cardiovascular. Ello incluye sus efectos como vasodilatador, regulador del metabolismo y estabilizador de la membrana.

El extracto de ginkgo posee la capacidad de desencadenar la liberación de factores relajantes en el endotelio arterial. Entre ellos destacan el factor relajante derivado del endotelio y la prostaciclina.

Asimismo, cuando existen condiciones inflamatorias como la isquemia, que dañan los tejidos, puede moderar la producción de óxido nítrico. Esto puede proporcionar efectos de vasorrelajación y efectos fibrinolíticos (favorece la disolución de los coágulos).

Según un estudio realizado en personas con patologías cardíacas, se observó un incremento inmediato del flujo sanguíneo en diversas partes del cuerpo empleando extractos de esta singular planta. De acuerdo a los investigadores, esto se debió al incremento del 12% del óxido nítrico. Como sabemos, este compuesto posee efectos relajantes y vasodilatadores.

4. Perejil

El perejil, cuyo nombre botánico es Petroselinum crispum, es una planta herbácea originaria de la cuenca del Mediterráneo. Actualmente se cultiva en diversas partes del mundo con fines terapéuticos y alimentarios. Su uso popular incluye el tratamiento de diabetes, patologías cardiovasculares, hemorragias nasales, problemas menstruales, diabetes y gastritis.

Diversas investigaciones han logrado detectar las propiedades antiplaquetarias de algunos compuestos fenólicos. En la actualidad existen muchos suplementos que se emplean para mejorar la circulación.

Dentro de sus propiedades más potentes destacan las vasodilatadoras y antitrombóticas, que permiten el adecuado movimiento del flujo sanguíneo. Además de ello, los altos niveles de ácido ascórbico o vitamina C favorecen la salud y el desempeño de los vasos sanguíneos.

Dentro de los compuestos bioactivos de esta planta destacan la apigenina y sus glucósidos, cumarinas, furanocumarinas, carotenides y tocoferol. Contiene además, compuestos volátiles y sesquiterpenos, también aporta vitaminas A y K, así como fósforo y potasio.

Concluyendo

Según la ciencia, en nuestro cuerpo hay una mayor proporción de venas que arterias. Por ello al constituir una sección transversal mayor, las venas se conocen como depósitos de sangre a baja presión.

De acuerdo a los expertos, el retorno de la sangre desde las venas al corazón se realiza mediante el apoyo de un grupo de válvulas presentes en el interior de las venas.

Ellas poseen la característica de impedir que la sangre no se devuelva, pero si se encuentran débiles o dañadas la sangre retrocede, acumulándose en las venas. Esto causa problemas de venas varicosas y una serie de problemas asociados.

Otros de los problemas que causan estas deficiencias circulatorias, son el aneurisma, arteriosclerosis y vasculitis. Por lo general se emplean una serie de medicamentos, e incluso procedimientos quirúrgicos para solventar los problemas de mala circulación

No obstante, dada las malas experiencias con el uso de estas alternativas, las personas cada día confían más en utilizar ciertas plantas con propiedades interesantes. A saber, vasodilatadoras, antinflamatorias, antioxidantes, venotónicas, vasoprotectoras, antivaricosas, antihemorroidales, diuréticas, hemostáticas y antitrombóticas.

Dentro de dichas plantas especiales destacan el castaño de indias, Ginkgo biloba, vid roja y el perejil.

Para Quincy la información recibida, la cual comparto con vosotros en el post, fue realmente útil. Para ella representó una oportunidad de evitar los efectos adversos de los fármacos. Además de emplear las propuestas naturales, también implementó las sugerencias para mantener su sistema circulatorio en buen estado.

Un triunfo más para el prodigioso esfuerzo de los investigadores.

“El castaño de Indias es un árbol ha sido empleado por siglos en la medicina tradicional y natural para tratar diferentes afecciones. Gracias a sus múltiples propiedades, esta planta es utilizada de forma generalizada en diversos lugares del mundo. Ha sido una aliada ancestral en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica y toda su sintomatología asociada”

Dra. Coco March, N.M.D.

Especialista en Salud Natural y Nutrición

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.