10 Plantas Curativas Para Emplear En Primeros Auxilios
August 23, 2022
Vitamina D: ¿Es Cierto Todo Lo Que Se Dice Sobre Ella?
Vitamina D: ¿Es Cierto Todo Lo Que Se Dice Sobre Ella?
August 25, 2022

La artritis reumatoide (AR) se considera una de las enfermedades crónicas inflamatorias de mayor prevalencia. Por lo general, la administración prolongada de AINEs, esteroides y DMARDs (medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, por su sigla en inglés) producen efectos secundarios nocivos.

De allí la importancia de realizar la búsqueda de enfoques novedosos, que incluyan diversos tratamientos naturales.

De esta patología, que afecta principalmente a las mujeres les voy a hablar a solicitud de Marjorie, una seguidora de Arkansas. Ella es una joven universitaria, que le encanta ir de paseo con su familia a la granja de sus abuelos.

Ella me comentaba, que una de las cosas que más le llamaba la atención desde que era una niña eran las manzanas negras de la granja de sus abuelos.

Marjorie me dijo, que a su madre le encantaba ir a ese sitio porque lograba relajarse. Esto le permitía disminuir en gran medida los dolores ocasionados por la artritis reumatoide.

Ella decidió contactarme, porque tenía una gran duda. Dado que su madre padecía de Artitris Reumatoide, ella quería saber si era factible emplear algunas estrategias naturales para el tratamiento de esta enfermedad. Sobre todo, porque notaba que ciertos calmantes le producían algunas reacciones indeseables a nivel estomacal.

En los Estados Unidos cerca de un millón de personas padecen esta enfermedad. Se sabe, que un gran porcentaje de ellas son mujeres. De esta forma, a fin de mostrar mayores detalles acerca de esta enfermedad, decidí publicar esta información en mi página.

Artritis Reumatoide: Síntomas y Tratamientos Naturales

De acuerdo a los expertos se considera, que la artritis reumatoide (AR) es una poliartritis inflamatoria agresiva y simétrica. Se caracteriza por un ataque del revestimiento de las articulaciones, que causa con el tiempo una ruptura de las almohadillas que rodean esas articulaciones.

 

Esta patología autoinmune crónica presenta una incidencia entre el 0,5% y el 1% de la población. A su vez, la incidencia anual de nuevos casos se encuentra alrededor de los cinco a cincuenta casos por cada 100.000 personas.

La artitris reumatoide además de ser una enfermedad que, incapacita las articulaciones, también puede causar lesiones en órganos y tejidos. A saber, pulmones, vasos sanguíneos y corazón. Actualmente se desconoce claramente su causa y aún no se logra detectar una cura radical.

Esta enfermedad al destruir las articulaciones provoca serias erosiones, que producen una pérdida de movilidad. Esto impide, que puedas cocinar, comer, bañarte, maquillarte, lavar tu cabello o vestir.

Se sabe, que esta enfermedad, puede afectar cualquier articulación de nuestro cuerpo. Sin embargo, tiende a presentarse mayormente en articulaciones pequeñas como las de manos y pies. Pero por ser una enfermedad sistémica, los impactos de esta enfermedad suelen sentirse en todo el cuerpo.

La artritis también ocasiona otros problemas, que tienden a manifestarse en horas de la mañana. Entre ellos, rigidez muscular, articulaciones inflamadas y calientes al tacto, dolor en ambos pies y manos (simétrico) y fatiga.

De hecho, investigaciones recientes identificaron cómo interactúan las células de las articulaciones y las células inmunitarias. Asimismo, se logró verificar como este efecto ocasiona procesos inflamatorios y daño a nivel de los tejidos.

Lograr descifrar dichas interacciones a nivel celular es de gran apoyo para los científicos. Ello permitiría desarrollar tratamientos más personalizados para esta patología. Aunque, desarrollar medicamentos eficaces para el tratamiento de la AR puede tomar cierto tiempo.

La ciencia ahonda sobre las interacciones a nivel celular

Actualmente se desconoce la causa exacta de la Artrits Reumatoide.  Sin embargo se sabe, que en ella participan interacciones muy complejas, entre células inmunitarias y células integrantes de las articulaciones encargadas del mantenimiento de los tejidos normales.

Hace poco se celebró un proceso colaborativo a gran escala. El mismo estuvo integrado por organizaciones sin ánimo de lucro, industria y gobierno. Esta iniciativa, recibió el nombre de Accelerating Medicines Partnership (AMP). Por medio de ella, se detectó la expresión y señalización de genes presentes en los tejidos con esta enfermedad.

Así, los científicos de la AMP estudiaron la membrana sinovial (fino tejido que recubre las articulaciones). Esto se realizó, a fin de profundizar las interacciones a nivel unicelular, permitiendo encontrar posibles objetivos de tratamiento.

De esta forma, empleando técnicas avanzadas se lograron examinar los distintos patrones genéticos de células inmunitarias y articulares. Esto permitió detectar dieciocho poblaciones celulares únicas en las articulaciones. Este tipo de células, fue encontrada de forma muy frecuente en una gran cantidad de muestras de pacientes con artritis reumatoide.

Entre ellos se encontraban ciertas células inmunitarias y otras células como los fibroblastos, que constituyen el tejido conectivo de las articulaciones. Dentro de las células inmunitarias, se detectó que cierto tipo de macrófagos estimulaba la destrucción del tejido de las articulaciones por parte de los fibroblastos.

Esto se producía debido a un compuesto denominado factor de crecimiento. Algunos experimentos con un fármaco anticanceroso experimental mostraron efectos de supresión de este proceso perjudicial. Este hallazgo, fue publicado el 2019 en Science Translational Medicine.

Vale destacar, que el fármaco empleado experimentalmente podría ser tóxico para emplearlo en pacientes con artritis reumatoide.  No obstante, según los resultados esta enfermedad podría tratarse potencialmente con métodos diferentes a la supresión del sistema inmunológico.

Tratamientos naturales para la Artritis Reumatoide

De acuerdo a los especialistas, muchas hierbas y especies pueden emplearse para ayudar a reducir los síntomas de la AR. Como se sabe, la artritis reumatoide conlleva la presencia de procesos inflamatorios. De acuerdo a la Fundación para la Artritis, el empleo de ciertas plantas medicinales y especias podrían favorecer la reducción de la inflamación y otros síntomas.

Tratamientos naturales para la Artritis Reumatoide

El empleo de plantas medicinales, podría minimizar ciertos síntomas molestos. Pero siempre es importante consultar al especialista o médico tratante.

Dentro de estas alternativas destacan:

1. Cúrcuma

El rizoma de esta planta posee comprobados efectos antiinflamatorios y antiartríticos. Ello ha sido corroborado mediante numerosos estudios clínicos y preclínicos. Su uso es muy antiguo, siendo empleado en la Medicina Ayurvédica de la India y como ingrediente de diversos platos.

Ha sido empleada con mucho éxito en el tratamiento de alergias, trastornos hepáticos, asma y procesos inflamatorios.

Un ensayo clínico reciente demostró, que el consumo de 0,5 gramos de extracto de cúrcuma logró mejorar síntomas de artritis. Ello incluyó las mejoras sobre la sinovitis o derrame del líquido sinovial. Se encontró, que este efecto se debió a la presencia de turmerosacáridos y los curcuminoides.

La cúrcuma contiene además aceites esenciales. La curcumina posee un papel importante, debido a su capacidad de bloquear la producción de ciertas moléculas. Entre ellas las prostaglandinas y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), asociadas con los procesos de inflamación crónica.

A su vez, los turmerosacáridos son capaces de frenar la inflamación, mediante el estímulo de la producción de interleucina (IL-10), reconocida por su papel antiinflamatorio. Otro compuesto bioactivo denominado aceite esencial de cúrcuma, posee también la capacidad de controlar la respuesta inflamatoria gracias a sus propiedades antioxidantes.

¿Cómo realizarlo?

  • Preparar una pasta base mezclando en un recipiente mediano 1/3 de taza (80 ml) de miel orgánica
  • Agregar dos cucharaditas y media de cúrcuma deshidratada, una cucharadita de zumo de limón recién exprimido y una pizca de pimienta negra recién molida
  • Mezclar muy bien hasta lograr obtener una pasta homogénea
  • Reservarla en un frasco de vidrio esterilizado con tapa dentro el refrigerador
  • Para realizar una taza de infusión, añadir una cucharadita colmada de esta pasta en una taza y agrega agua filtrada caliente
  • Remover muy bien hasta que la pasta se disuelva por completo, añadir zumo de limón al gusto y una pizca de pimienta negra

Nota

Tomar un máximo de tres tazas al día de infusión de cúrcuma. No debe ser administrada en menores de 18 años y tampoco en mujeres embarazadas o lactantes.

2. Jengibre

Esta planta ha sido empleada en la cocina y medicina asiática a lo largo de muchos siglos. De acuerdo los estudios, presenta más de 40 productos bioactivos antioxidantes en su rizoma. Sin embargo, la mayor actividad farmacológica de esta planta, se asocian con sus compuestos fenólicos, entre ellos gingeroles y shogaoles.

De acuerdo a los estudios, estas sustancias poseen potentes propiedades antiinflamatorias, antitusivas, antidiabéticas antieméticas, antifebriles, anticancerígenas, antitusivas y antihiperlipidémicas. Incluso, esta planta es conocida como un tratamiento tradicional en el alivio del dolor y la rigidez ocasionada por la artritis.

De acuerdo a los estudios, el jengibre es una alternativa segura. Además de ello, es bien tolerada hasta en dosis de 2 g diarios. Según las investigaciones, los compuestos del jengibre favorecen el alivio del dolor y la inflamación de las articulaciones artríticas.

También, se ha logrado determinar mediante estudios de laboratorio, que dichos compuestos pueden inhibir diversos sitios diana al igual que los medicamentos para la artritis.

¿Cómo realizarlo?

  • Verter cuatro tazas de agua filtrada en un recipiente mediano
  • Agregar dos pulgadas (unos cinco cm) de rizoma orgánico fresco de jengibre (rallado o cortado en discos)
  • Llevarlo al fuego y cuando comience a hervir mantenlo así durante diez minutos
  • Retirarlo de fuego y dejar reposar diez minutos
  • Colar y beber aún tibio
  • Se puede añadir zumo de limón, LIQUID STEVIA
  • Beber una taza antes de desayunar y otra antes de acostarte

Nota

No debe administrarse en mujeres embarazadas o en época de lactancia. Tampoco debe administrase en niños menores de ocho años.

3. Tomillo

El tomillo se considera una planta con grandes efectos purificadores sobre el organismo. De hecho se ha encontrado, que puede eliminar algunos parásitos intestinales (lombrices y anquilostomas), además de ayudar a digerir alimentos grasos.

infusion de tomillo

Según los investigadores esta planta posee uno de los niveles más altos de antioxidantes. Ello se debe a sus elevados niveles de bioflavonoides, tales como la naringenina, zeaxantina y luteína. Así como un elevado contenido de timol con propiedades antivirales, antisépticas y antibacteriales.

Se ha observado, que posee igualmente  carvacrol, un compuesto con potentes efectos tónicos y tranquilizantes del sistema nervioso. Esto es beneficioso para quienes padecen de síndrome de fatiga crónica, vértigo, tinnitus, esclerosis múltiple y artritis reumatoide.

Asimismo, posee elevados niveles de piridoxina (vitamina B6), un estimulante de la producción del neurotransmisor Gaba a nivel cerebral. Este compuesto beneficia el desempeño de los neurotransmisores y defiende el organismo del estrés.

 ¿Cómo realizarlo?

  • Añadir una cucharadita de tomillo deshidratado o dos ramitas de tomillo fresco en un recipiente mediano
  • Verter una taza de agua filtrada caliente y dejar infusionar por diez minutos, colocando una tapa
  • Colar la infusión y añadir si se desea, miel orgánica y zumo de limón al gusto
  • Beber a sorbos pequeños
  • Para los mejores resultados, beber tres tazas de esta infusión al día.

Nota

No administrar en mujeres embarazadas o en etapa de lactancia. Tampoco administrar en niños menores de diez años.

4. Canela

La canela es una especia, que posee una dulce fragancia y contiene diversos compuestos que favorecen la salud en general. Dentro de estos compuestos resaltan el calcio, zinc, fósforo, hierro y magnesio. Contiene además elevados niveles de fibra, así como compuestos bioactivos con notables propiedades antioxidantes.

A saber, el cinamaldehído y el ácido cinámico, con comprobados efectos inhibitorios sobre el daño celular. Asimismo, su positivo efecto combatiendo radicales libres, también puede ayudar a reducir los niveles de glucosa y colesterol sanguíneos.

Según un estudio publicado el 2018 en Journal of the American College of Nutrition se mostraron ciertos hallazgos importantes. Se realizaron dos grupos de mujeres con artritis reumatoide y se observó, que la canela logró reducir significativamente en el grupo de prueba los efectos de esta enfermedad.

Igualmente, se presentaron menos articulaciones sensibles e inflamadas. Esto se produjo al ingerir 500 mg de canela en polvo diariamente durante ocho semanas.

¿Cómo realizarlo?

  • Verter cuatro tazas de agua en un recipiente mediano
  • Agregar una rama de canela de Ceilán troceada
  • Llevar al fuego y dejar hervir a fuego lento y tapado unos veinte minutos hasta que el agua se torne rojizo brillante
  • Retirar del fuego y dejar reposar unos diez minutos
  • Colar esta decocción en una taza y añadir zumo de lima y miel si se desea
  • Una taza de esta decocción al día es suficiente para ayudar con la artritis.

Nota

No debe administrarse en mujeres embarazadas porque posee comprobados efectos abortivos, cuando se ingiere en granes cantidades. Es preferible limitar su ingesta porque podría producir un aborto espontáneo.

Concluyendo

Como se observó la artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune, que afecta alrededor del 1% de la población general. Una de las características principales de esta enfermedad es la inflamación persistente a nivel de las articulaciones.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuales factores logran desencadenar esta patogénesis, resaltan los componentes ambientales y genéticos.

Las investigaciones más recientes han permitido traer a la mesa de debate el rol que juegan determinadas células. Ello incluye células inmunitarias, denominadas macrófagos. Hasta lo que se ha estudiado hasta ahora, dichas células estimulan la destrucción del tejido de las articulaciones por parte de los fibroblastos.

Esto se produce principalmente, a causa de un compuesto denominado factor de crecimiento.

Existen diversos tratamientos con fármacos, que producen un alivio temporal de los dolores asociados a esta enfermedad. Sin embargo, su efectividad no es la adecuada y hay que estarlos rotando con frecuencia, además poseen efectos adversos.

Afortunadamente existen algunas alternativas naturales, que poseen una serie de compuestos tónicos, tranquilizantes, antiinflamatorios y antioxidantes que pueden favorecer el alivio de los síntomas de artritis reumatoide.  Dentro de ellos destacan la cúrcuma, jengibre, tomillo y canela.

La información recibida por Marjorie, la cual comparto en el post, fue muy apreciada. Ella realmente puso en práctica la información recibida luego de referirla  a su madre. De hecho hace poco me comentó entusiasmada, que su madre optó por emplear alternadamente la cúrcuma y tomillo.

Marjorie estaba muy alegre porque su madre había encontrado algunas estrategias para evitar complicaciones de salud adicionales a su artritis reumatoide.

“El tratamiento con hierbas medicinales también puede ofrecer una alternativa más segura con una eficacia igual o superior. Estas actividades pueden contribuir a mejorar el dolor, la inflamación, la hinchazón, la estructura y la función de las articulaciones de la OA y la AR, con efectos adversos mínimos”

Breanna N. Lindler

Facultad de Farmacia del Presbyterian College, Clinton, Carolina del Sur

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.