3 Remedios Caseros Para Hidratar Las Piernas | Coco March
3 Remedios Caseros Para Hidratar Las Piernas
October 12, 2022
Remedios Naturales A Base De Hierbas y Plantas Para Malestares comunes
October 14, 2022

5 Remedios Caseros Para Los Uñeros

Muchas personas sufren de uñeros (también llamada “paroniquia” o “panadizo”). Por lo general esta inflamación afecta la porción de piel que se encuentra en los bordes de los dedos. Se ha observado, que se presenta más en los dedos de la mano dominante que en la de los pies.

En muchas ocasiones esta afección puede acarrear procesos infecciosos. Sin embargo, los remedios naturales pueden atacar a tiempo dicho proceso inflamatorio, evitando ciertas complicaciones que ameritan emplear antibióticos.

De esta dolencia, que afecta a personas de todas las edades, hablaré a solicitud de Alexandra, una seguidora de Nueva Jersey. Ella es una joven, que trabaja y estudia, por lo que posee poco tiempo para su cuidado personal. Ella me comentaba, que en ocasiones por efecto de sus múltiples tareas, a veces termina mordiendo sus cutículas automáticamente.

Alexandra pertenece a ese grupo de personas, que evita por todos los medios de emplear fármacos. De manera que, me contactó para solicitarme asesoría sobre algunas alternativas naturales para tratar un uñero. El mismo se le originó a raíz de morder con cierta frecuencia las cutículas de sus dedos.

Inmediatamente hice contacto con ella y le hice hincapié en la importancia de evitar la inflamación en su etapa temprana. Si se logra, estaría evitando un proceso infeccioso que acarrea diversos inconvenientes.

Este proceso inflamatorio es más común de lo que algunas personas puedan pensar.  Por ello, preparé esta información con algunas propuestas naturales, que poseen efectos comprobados en el tratamiento de uñeros. De modo que, estimé conveniente compartirlo en mi página.

Generalidades acerca de los uñeros

Los uñeros son una infección de los pliegues proximales y laterales de las uñas de los pies y manos. Esta suele aparecer espontáneamente luego de un traumatismo o una manipulación. Se considera una de las infecciones más comunes de la mano, de allí la importancia de tratarla adecuadamente.

La misma es una infección de la piel que se desarrolla alrededor de la uña. Se produce cuando las bacterias u hongos se introducen en la piel. Dentro de ellos destacan la levadura denominada Candida albicans y bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes

Los uñeros pueden aparecer lentamente y durar algunas semanas, incluso, puede presentarse de improviso y durar pocos días. De acuerdo a los expertos, esto tiene que ver con la causa de la infección. Los síntomas son sencillos de detectar, siendo fáciles de controlar si se tratan a tiempo.

No obstante, si no se trata a tiempo la infección podría ocasionar la pérdida parcial o total de la uña.

Tipos de uñero 

De acuerdo a los expertos, pueden ser agudos o crónicos. Esto esa relacionado con su velocidad de aparición, patógenos causantes y duración de la infección.

Si la infección se desarrolla rápidamente, y se presenta alrededor de las uñas, se denomina paroniquia aguda. Por lo general, se produce con más frecuencia en las manos y es producto de un daño ocasionado en la piel que rodea las uñas.

A saber, morderla, desprenderla, hurgar o retraer la cutícula, realizar manicura, emplear uñas postizas o cualquier traumatismo físico. Incluso chupar el dedo puede producir un uñero.

Por lo general, los principales agentes infecciosos en la paroniquia aguda, son determinadas bacterias. A saber, Staphylococcus y Enterococcus. Por otro lado, si la infección aparece de forma lenta en los dedos de la mano o de los pies, se denomina paroniquia crónica.

Esta puede prolongarse durante algunas semanas y tiende a reaparecer. Es muy común en quienes por efectos de su trabajo u ocupación deben mantener las manos o pies en el agua durante un tiempo prolongado.

En este caso, suelen participar diversos agentes infecciosos, entre ellos la levadura Candida junto a algunas bacterias. Se ha observado además, que la inflamación crónica también desempeña un papel determinante en la expresión de este proceso infeccioso.

De acuerdo a los especialistas, cuando la piel se mantiene húmeda por muchas horas al día se afecta la función barrera de la cutícula. Esto ocasiona, que las levaduras y bacterias se reproduzcan e ingresen debajo de la piel, ocasionando procesos infecciosos.

Factores de riesgo para desarrollar uñeros

Factores de riesgo para desarrollar uñeros

  • Ejercer un oficio que requiera mantener las manos o los pies humedecidos por largos periodos de tiempo
  • Padecer diabetes
  • Sufrir de mala circulación
  • Presentar afecciones cutáneas como la dermatitis
  • Tener un sistema inmune deprimido.

Precauciones a considerar para evitar los uñeros

  • No morder ni masticar las uñas y piel circundante
  • Ser cuidadosos al cortar las uñas
  • No realizar manicura en la base de las uñas
  • Evitar retirar la cutícula si emplea uñas postizas
  • Mantener una adecuada higiene en las manos y pies
  • Procurar que las manos y pies se mantengan bien secos
  • Evitar sumergir por periodos prolongados las manos y pies dentro del agua
  • Al emplear sustancias irritantes deben emplearse guantes.

¿Cuáles son los síntomas de los uñeros?

Básicamente las infecciones crónicas y agudas presentan síntomas similares. La gran diferencia estriba en la velocidad de aparición y duración de la infección. Según los expertos, ambos procesos infecciosos presentan los siguientes síntomas:

¿Cuáles son los síntomas de los uñeros?

  • Sensibilidad en la zona que rodea la uña
  • Enrojecimiento, humedad e inflamación de la zona alrededor de la uña
  • Ampollas con presencia de pus
  • Desprendimiento de la lámina ungueal o uña
  • Modificaciones en el color, textura y forma de la lámina ungueal.

Es importante señalar, que en raras ocasiones la paroniquia sin tratamiento podría ocasionar una infección grave en los dedos de la mano o el pie. Sin embargo, se ha observado que en personas diabéticas o con mala circulación, suele presentarse la paroniquia crónica.

En ocasiones, si el uñero se agrava puede llegar a afectar el hueso subyacente. Lamentablemente el procedimiento para evitar que la infección se extienda al resto del organismo, es la amputación.

Tratamientos habituales para los uñeros

Por lo general, cuando la infección ocasionada por la paroniquia es grave, el médico recomienda emplear antibióticos. Es importante señalar, que en ciertos casos los abscesos deben drenarse, logrando minimizar el dolor y combatir la infección.

Este procedimiento debe hacerlo un médico, a fin de impedir que se propague la infección y favorecer la toma de muestras. De esta forma se logra establecer con precisión el patógeno causante de la infección, combatiéndolo más eficazmente.

Así, al detectar bacterias que ocasionan paroniquia aguda, el médico generalmente prescribe el empleo de antibióticos. Entre ellos destacan clindamicina o dicloxacilina.

En caso de que la infección sea ocasionada por un hongo o levadura, se recomiendan usualmente fármacos antimicóticos. Dentro de los más comunes de uso tópico destacan el ketoconazol y clotrimazol.

Remedios caseros para los uñeros

1. Aceite de orégano

El orégano, cuyo nombre botánico es Origanum vulgare, es una planta originaria de la región mediterránea. Sin embargo, sus excelentes propiedades aromatizantes han hecho, que se popularice en todas partes del mundo. De acuerdo a los expertos, el aceite esencial de orégano ha sido empleado desde tiempos inmemoriales.

Remedios caseros para los uñeros

Este aceite presenta propiedades antioxidantes, analgésicas, antiinflamatorias y antibacterianas, debido principalmente a la presencia de un fenol monoterpenoide denominado carvacrol. Se ha logrado establecer, que posee un elevado efecto antimicrobiano, actuando directamente sobre la membrana citoplasmática de las bacterias.

Se ha observado además, que sus propiedades antisépticas favorecen la eliminación del pus.

¿Cómo realizarlo?

  • En una cucharada de aceite portador (almendras dulces, jojoba u oliva virgen extra), agregar tres gotas de aceite esencial de orégano
  • Mezclar muy bien y reservar en un envase con tapa guardado en un lugar fresco y lejos de la luz solar
  • Limpiar la zona afectada
  • Aplicar esta mezcla sobre esta zona (incluyendo la cutícula cercana)
  • Dejarla actuar sin retirarla de los dedos
  • Realizar este procedimiento dos veces al día hasta observar resultados favorables.

Nota

No debe emplearse en mujeres embarazadas, o que se encuentren en periodo de lactancia. Tampoco es conveniente su empleo en niños menores de doce años.

2. Aceite de árbol de té

Esta alternativa natural proveniente de Australia, es ahora conocida a nivel mundial. Su nombre botánico es Melaleuca alternifolia, y su aceite esencial ha sido identificado como prometedor en el tratamiento de ciertas infecciones.

De acuerdo a los estudios, este aceite es antiséptico, antibacteriano, antifúngico y antiinflamatorio. Se ha observado además, que en bajas concentraciones posee la capacidad de estimular la actividad de los monocitos. Este tipo de glóbulos blancos es capaz de eliminar efectivamente virus y bacterias.

Ciertos estudios demostraron, que el aceite de árbol de té aplicado tópicamente demostró igual eficacia que el clotrimazol (antifúngico). Esto fue verificado a nivel de hongos en las uñas de los pies. Se ha observado, que los compuestos bioactivos de este aceite, pueden eliminar bacterias y los hongos.

Asimismo, posee la capacidad de reducir las reacciones alérgicas, al favorecer la disminución de la inflamación.

¿Cómo realizarlo?

Se ha observado, que el aceite de árbol de té es seguro cuando la aplicación por vía tópica no excede las tres gotas, aplicadas directamente sobre la piel. No obstante, es importante emplearlo en la siguiente dosis: dos gotas de aceite de árbol de té por cada doce gotas de aceite portador (almendras dulces, coco u oliva virgen extra).

No obstante, antes de emplearlo, es importante realizar una prueba de parche.

  • Emplear un bastoncillo de algodón para aplicarlo
  • Dejarlo secar sobre la zona afectada
  • Realizar este procedimiento tres veces al día hasta sanar el uñero
  • Igualmente, en caso de afecciones en los dedos de los pies, añadir cinco gotas de aceite de árbol de té a una cucharada de aceite portador y agregarlo a un cubo de agua caliente
  • Introducir los  pies unos veinte minutos (realizar este procedimiento dos veces por semana).

Nota

No emplear en mujeres embarazadas o en etapa de lactancia. Tampoco utilizar este tratamiento en niños menores de doce años.

3. Aloe

De acuerdo a un estudio publicado en Indian Journal of Dermatology, el gel de aloe contiene más de setenta y cinco compuestos bioactivos. Dentro de ellos destaca el glucomanano (polisacárido con altos niveles de manosa) y giberelina (hormona de crecimiento).

Estas sustancias poseen la capacidad de estimular la síntesis de colágeno tipo III, acelerando la cicatrización de heridas.

El gel de aloe posee además seis compuestos con efecto antiséptico. Entre ellos destacan ácido salicílico, nitrógeno ureico, azufre ácido cinamónico, fenoles y lupeol. Se ha determinado, que estos compuestos pueden inhibir el desarrollo de hongos, bacterias y virus. Todos estos compuestos favorecen el tratamiento efectivo y natural de la paroniquia.

¿Cómo realizarlo?

  • Aplicar una pequeña cantidad de gel de aloe orgánico fresco sobre la zona afectada
  • Dejarlo actuar una media hora y retirar con agua tibia
  • Realizar este procedimiento cuatro veces al día para obtener resultados satisfactorios.

Nota

Se debe realizar una prueba de parche antes de iniciar el tratamiento. No se debe emplear en mujeres embarazadas o en fase de lactancia. Evite utilizarlo en niños menores de doce años.

4. Miel

De acuerdo a la ciencia, gracias al alto contenido de azúcar de la miel se produce un efecto osmótico que impide el crecimiento de bacterias. De allí que la miel sea empleada a nivel clínico en tratamiento de infecciones y heridas.

Por otra parte, dado el pH ácido de la miel (3,2 a 4,5) coadyuva a liberar mayor cantidad de oxígeno de la sangre y favorecer la cicatrización de la herida.

¿Cómo realizarlo?

  • Con un bastoncillo de algodón estéril aplica cierta cantidad de miel orgánica sobre la zona afectada
  • Dejarla actuar veinte minutos y enjuagar con agua tibia
  • Realizar este procedimiento dos veces al día para obtener los resultados deseados.

5. Agua tibia y sal de Epson

De acuerdo a los expertos, el empleo de solución salina es una opción ideal para el alivio del dolor, infección e inflamación. Además, cuando se presentan abscesos con presencia de pus, ayuda a secarlos.

Se ha observado también, que el agua tibia favorece el drenaje del pus y sanación de la zona afectada. De esta forma esta solución salina favorece la curación del uñero, alivio del dolor y evita una infección grave.

¿Cómo realizarlo?

  • Agregar dos cucharadas de sal de Epson en medio cubo de agua filtrada caliente (unos cuatro litros)
  • Mezclar hasta que la sal se diluya completamente
  • Dejar reposar hasta que esté tibia y sumergir el pie afectado unos veinte minutos en la solución
  • En el caso de que la afección sea en los dedos de la mano, emplear medio litro de agua filtrada caliente y un cuarto de cucharada de sal de Epson para preparar la solución en menor escala
  • Una vez que la solución esté tibia, colocar los dedos de la mano en remojo por veinte minutos
  • Cualquiera de los dos procedimientos que requieras emplear, considerando el sitio afectado, dará resultado realizándolo cuatro veces al día.

Concluyendo

Los uñeros son una condición común, que puede afectar a una persona debido a varias condiciones de salud o ambientales. Consiste en una infección de la piel, que se encuentra alrededor de las uñas de manos y pies. Existen ciertos factores de riesgo, que propician la aparición del uñero o paroniquia.

Básicamente existen dos tipos de paroniquia: aguda y crónica. La aguda, tiende a desarrollarse de forma rápida y mediante tratamientos realizados en casa, es posible reducir los síntomas. La paroniquia crónica, aparece de forma más lenta y su tratamiento suele llevar semanas para surtir efecto.

Por lo general la paroniquia aguda, suele desarrollarse cuando mantenemos por mucho tiempo las manos y pies humedecidos o empleamos sustancias irritantes sin protegernos con guantes. También se presenta al retirar la cutícula de la base de la uña y emplear uñas postizas, además de morder o masticar la piel que recubre las uñas.

A su vez, puede presentarse por chuparse el dedo o por trabajos de manicura frecuentes.

Igualmente, la paroniquia crónica se presenta en personas que poseen oficios que requieren mantener las manos y pies húmedos por mucho tiempo. También suele presentarse cuando existen ciertas enfermedades subyacentes como diabetes, dermatitis y mala circulación.

Afortunadamente mediante algunas opciones naturales podemos evitar muchos inconvenientes, y evitar que se agrave la infección. Dentro de ellas destacamos: miel, aloe, agua tibia, sal de Epson, aceite de árbol de té y aceite de orégano.

Para Alexandra la información recibida, la cual comparto en el post, fue sumamente útil. Ella me informó, que logró sanar su uñero en solo quince días empleando agua tibia, sal de Epson y Aloe.

Este resultado muestra la importancia de acceder a tiempo a soluciones naturales, que han sido comprobadas desde antiguo. Puedo añadir otra estrella a mi planta favorita.

“Las bacterias resistentes a los antibióticos siguen siendo un importante problema sanitario en todo el mundo. En particular, el Staphylococcus aureus, tanto resistente como sensible a la meticilina, es preocupante por su capacidad de causar infecciones difíciles en la piel y en los tejidos subyacentes. El aceite de Melaleuca alternifolia (aceite del árbol del té), un aceite esencial, ha demostrado una eficacia prometedora en el tratamiento de estas infecciones”

Linda Halcón 

Universidad de Minnesota

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.