Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
bananas-beneficios-por-que-comerlas
☑️ Bananas: Composición, Beneficios y Por Qué Comerlas
August 12, 2021
almidones-resistentes-ayudan-a-adelgazar
☑️ ¿Los Almidones Resistentes Ayudan A Adelgazar?
August 16, 2021

☑️ La Comida Chatarra Podría Afectar Tus Huesos

comida-chatarra-podria-afectar-huesos

La comida chatarra sigue estando sobre la palestra y sus efectos detrimentales son investigados cada día más a fondo. En el último hallazgo realizado recientemente se logró establecer, que también puede ocasionar diversos desequilibrios a nivel óseo.

De este importante tema hablo considerando la inquietud de Odella, una seguidora de Minnesota. Ella es una mujer de edad intermedia, madre de dos adolescentes. Cuando se comunicó conmigo a inicios del verano se notaba un poco molesta e inquieta. Y de alguna forma, considero que tiene mucha justificación, pues su planteamiento era muy preocupante.

Ella comentaba, que desde hace meses su esposo ha estado comprando con mucha frecuencia comida chatarra para comer en casa. Odella desde siempre, ha estado muy clara acerca de los efectos negativos de este tipo de alimento. Por ello, constantemente le ha insistido a su esposo, que estos alimentos acarrean graves problemas para la salud. Sin embargo, El veía esto como comentarios desproporcionados.

Ella decide comunicarse conmigo, cuando observa que su esposo comienza a complacer de forma desmedida a sus hijos. Es decir, también solicita para ellos comida chatarra,, muchas veces causando desbalances en su horario de comidas. En este momento su preocupación se incrementó y decidió contactarme a fin de que le proporcionara algunas herramientas que le permitieran afrontar la situación.

Al colocarme en sus zapatos, dentro de mi rol como madre y esposa, considere que una forma apropiada sería la de compartir información. Así de esta forma, compilé para ella algunos elementos relevantes relacionados con los efectos de la comida chatarra.

Y decidí hacer hincapié en algunos hallazgos recientemente descubiertos, que incluyen el sistema musculoesquelético y su efecto sobre los jóvenes. Para todos nosotros, nuestra familia es una de las cosas más importantes. Por ello, consideré compartir este artículo en mi página.

Algunas pinceladas sobre elementos relevantes de alimentación y salud

Según se ha investigado, las enfermedades crónicas son muy comunes. Además de ello constituyen una gran carga para la sociedad, ya que son la causa de muerte más común en el mundo. Entre ellas se incluyen las siguientes:

alimentacion-y-salud

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedades dentales
  • Osteoporosis
  • Cáncer
  • Obesidad
  • Diabetes.

Muchos estudios han permitido comprobar, que estas enfermedades crónicas son evitables en una alta proporción. Sobre todo cuando se tiene un estilo de vida saludable, que incluya una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio regular. Equipos de expertos de la OMS y la FAO proponen ciertas pautas, ellas corresponden a la ingesta adecuada de los diferentes grupos de alimentos. Dentro de ellas destacan:

  • El total de grasas de la dieta debe oscilar entre el 15 y el 30% de la ingesta total de los alimentos consumidos
  • El consumo de azucares libres, tales como los que se encuentran en jugos endulzados, gaseosas, postres y en muchos alimentos procesados, debe restringirse lo más que se pueda.  Se debe consumir máximo 28 grs. de azúcar diariamente.
  • Es recomendable consumir como mínimo unos 400g entre frutas y verduras al día,.
  • El consumo de vegetales también debe estar entre lo que se consume.

Además de ello la OMS recomienda para el adecuado mantenimiento de la salud física, incorporar treinta minutos de actividad moderada. Este tiempo de ejercicio, ha sido comprobado de forma científica y es aplicable para diversos rangos de edad.

Un buen ejemplo de este tipo de actividad es la caminata diaria, excelente ejercicio para mantener una adecuada salud cardiovascular. Sobre todo, en las personas que realizan poca actividad física.

¿Cómo se relacionan las enfermedades crónicas con una alimentación inadecuada?

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) una óptima nutrición es esencial para lograr mantener la salud a lo largo de la vida. Por ello, una dieta saludable favorece el crecimiento y desarrollo de los niños, minimizando el riesgo de padecer enfermedades crónicas. De hecho, se ha logrado establecer que los adultos que siguen una dieta sana, logran vivir más tiempo.

Esto permite, una menor propensión al padecimiento de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. De hecho, una alimentación sana coadyuva en la prevención de enfermedades crónicas y en la prevención de complicaciones.

Vale destacar que, la mayoría de los estadounidenses y muchas personas a nivel mundial, no practican una dieta saludable. Desde hace mucho tiempo, se ha establecido que la lactancia materna es la forma ideal de nutrición para los bebés. Sin embargo, sólo uno de cada cuatro niños se alimenta exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses (lo recomendado).

Además de ello:

  • Menos del uno por ciento de los adultos y adolescentes ingieren suficientes frutas y verduras
  • Nueve de cada diez estadounidenses desde los 2 años de edad en adelante, consumen más de la cantidad recomendada de sodio
  • El 60% de los jóvenes entre 2 y 19 años y el 50% de los adultos consumen bebidas azucaradas al menos una vez al día. Ello incluye, gaseosas no dietéticas, bebidas de frutas, bebidas deportivas y energéticas, agua saborizada y tés listos para beber.

Desde hace tiempo se ha comprobado que, las bebidas azucaradas y los alimentos procesados contienen azúcar, sodio y grasas saturadas. Esto hace que se incrementen los niveles de estos componentes, lo cual propicia el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Estudios científicos detectan relación entre el microbioma y la dieta

De acuerdo a la Universidad de Washington, los seres humanos poseen más de 100 billones de microrganismos. Ellos superan en número la cantidad total de  células, en una proporción de diez a uno.

Ellos comprobaron, que la gran mayoría de ellos vive en el intestino, especialmente a nivel del intestino grueso. Se puede establecer que, el microbioma es el material genético de todos los microbios (bacterias, protozoos hongos y virus) que habitan dentro y fuera de nuestro organismo.

estudios-cientificos-detectan-relacion-entre-microbioma-y-dieta

Se ha registrado que, el número total de genes de los microbios que conforman el microbioma es doscientas veces más grande que el número de genes humanos. De acuerdo a la ciencia, el microbioma puede llegar a pesar 1,5 kilogramos.

Las bacterias del microbioma promueven la digestión de los alimentos y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.. También ejercen un efecto protector contra otras bacterias o patógenos que pueden ocasionar enfermedades. Además de ello generan vitaminas, destacando las vitaminas B12, K, tiamina(B1) y riboflavina(B2).

Incluso favorecen la absorción de calcio y la vitamina D, maduración del sistema inmunitario y  la producción y activación de hormonas (estrógenos y andrógenos).

La existencia del microbioma fue reconocido hace pocas décadas, alrededor de finales de los años noventa. Cabe destacar, que estudios recientes han permitido establecer que el microbioma afecta directamente el equilibrio de las respuestas proinflamatorias y antiinflamatorias a nivel intestinal.

Así, al considerar que las bacterias prosperan debido a los nutrientes de la dieta,  investigadores decidieron verificar la posibilidad de generar un ecosistema intestinal antiinflamatorio. De este modo, se planteó profundizar acerca de las interacciones entre la dieta, microbiota y su capacidad funcional para inducir inflamación intestinal.

Científicos holandeses asumen el reto sobre el ecosistema intestinal

Este año, un equipo interdisciplinario de investigadores de la Universidad de Groningen, Holanda, realizó un estudio muy interesante. En el mismo, se investigó la relación entre 173 factores dietéticos y el microbioma de 1.425 personas.

Se crearon cuatro grupos: síndrome de intestino irritable (SII), enfermedad de Crohn (EC), colitis ulcerosa (CU) e individuos sanos. Ellas fueron divididas así, al considerar las patologías preexistentes.

Los científicos realizaron la secuenciación del ADN, a los fines de establecer la composición y función del microbioma intestinal. A su vez, mediante cuestionarios especializados de frecuencia de alimentos, se evaluó la ingesta dietética.

Finalmente, se lograron explorar las asociaciones presentes entre la dieta y características microbianas en cada subgrupo. Ello incluyó además un metaanálisis y la estimación de heterogeneidad.

Dentro de los resultados más relevantes destacan la identificación de 38 asociaciones entre patrones dietéticos y grupos microbianos. Además de ello, se logró correlacionar 61 alimentos y nutrientes individuales con 61 especies y 249 vías metabólicas. Esto fue detectado en el metaanálisis realizado entre individuos sanos y los que padecían SII, EC y CU.

Se pudo determinar que, los alimentos procesados y derivados de animales se asociaron de forma muy frecuente con una mayor abundancia de bacterias Firmicutes y Ruminococcus . Además de ello, se encontró una asociación con  mayor producción de endotoxinas.

También, se encontraron resultados totalmente opuestos, con los alimentos de origen vegetal y el pescado. Entre ellos, mayor producción de ácidos grasos de cadena corta y una correcta metabolización de nutrientes.

Los científicos lograron identificar los patrones dietéticos correlacionados con bacterias que poseen roles compartidos entre la salud y enfermedad. Además de ello, se logró establecer la asociación entre determinados alimentos, nutrientes específicos y grupos bacterianos. Se determinó que dichas bacterias promueven efectos antiinflamatorios y protectores de la mucosa intestinal.

Investigadores israelíes detectan que la comida chatarra deteriora el sistema óseo

Este es el primer estudio exhaustivo realizado por la ciencia en población juvenil. De acuerdo a los investigadores es importante que, los padres lo consideren y limiten el consumo de alimentos chatarra. Acatar esta recomendación evitaría en sus hijos el padecimiento de diversas patologías, tales como diabetes tipo 2 y obesidad. Además de ello, permitiría un adecuado crecimiento de su sistema esquelético.

El estudio en referencia, fue elaborado durante este año, por un equipo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Según los científicos este estudio es muy importante, pues se calcula que un 70% de la ingesta calórica en muchos niños proviene de la ingesta de comida chatarra. Por lo general, los mismos son consumidos en altas proporciones debido a su accesibilidad y a su llamativo sabor.

De la mano del incremento de la popularidad de este tipo de comida, ha ido también creciendo la epidemia de la obesidad. Vale destacar que, aunque se han estudiado diversos efectos negativos de la comida chatarra, hasta ahora no se había demostrado su efecto negativo sobre la formación del sistema óseo infantil.

El resultado de este importante estudio permitió constatar que, la exposición a este tipo de alimentos debilita los huesos.

Asimismo, induce un importante retraso en el crecimiento, lo cual llegó a verificarse incluso a nivel celular. Es decir, los investigadores lograron confirmar mediante perfiles genéticos de ARN de las células del cartílago cuales células mostraban signos de retraso en el desarrollo óseo.

La comida chatarra también induce osteoporosis y procesos neurodegenerativos

Estudios anteriores habían detectado que, el proceso patológico de la osteoporosis se ve afectado por las bacterias intestinales. Se sabe que, las bacterias benéficas poseen una serie de mecanismos moleculares que logran impedir la presencia de la osteoporosis. Dentro de dichos mecanismos, destacan la barrera intestinal y absorción de nutrientes, favorecida por los ácidos grasos de cadena corta.

La-comida-chatarra-induce-osteoporosis-y-procesos-neurodegenerativos

Así, se sabe también que las bacterias intestinales benéficas, tienen la capacidad de incrementar la masa ósea, mejorando la osteoporosis. De igual forma, pueden inducir la apoptosis, reducir la resorción ósea y promover la proliferación y maduración de los osteoblastos. Debemos recordar, que los osteoblastos son las células responsables de sintetizar la matriz ósea.

De acuerdo a los expertos, la comida chatarra posee ciertos atributos perjudiciales tales como las grasas no saludables, carbohidratos, nitratos, sodio y otros compuestos que pueden desencadenar procesos nocivos.

Todos los sistemas de nuestro organismo, son propensos a sufrir impactos negativos, sobre todo los que se encuentran en etapas críticas de la fisiología humana. Es decir, en periodo de formación (infantil y adolescente) o en etapas de desgaste(vejez). De allí la importancia de mantener una adecuada salud de la microbiota intestinal benéfica.

Vale destacar, que la disbiosis (desequilibrio) de la microbiota intestinal inducida por la dieta occidental afecta negativamente la fisiología digestiva. Esto permite que ocurran una serie de efectos patogénicos sobre el sistema inmunitario, incluso procesos importantes de neuroinflamación.

De allí, que cuando se relaciona la neuroinflamación y la disfunción neuronal, la comida chatarra, posee grandes implicaciones en ello. Sobre todo, en desequilibrios de la memoria, disfunción cerebral y trastornos neurodegenerativos.  

Concluyendo

El microbioma intestinal hace referencia a los microrganismos que habitan en el sistema digestivo. Y aunque a veces cueste creerlo (sobre todo a los más jóvenes), este proceso de simbiosis está muy bien sincronizado. Esto significa que, cualquier alteración de orden nutricional altera las poblaciones que allí se encuentran, acarreando graves consecuencias.

De hecho se ha detectado incluso, que las poblaciones de bacterias intestinales son diferentes en personas obesas. Esto está muy vinculado, a algunos de los tópicos mostrados en este artículo, relacionados con la presencia de bacterias proinflamatorias y patogénicas.

Esas bacterias incrementan su número cuando la dieta posee muchos de los compuestos presentes en los alimentos chatarra. Es decir, azúcares añadidos, grasas saturadas o trans, sodio, nitratos y diversos compuestos proinflamatorios. Se pudo observar además, que existe una gran determinación por parte de científicos a nivel mundial, de demostrar de forma exhaustiva los efectos detrimentales de la comida chatarra.

Una de los últimos hallazgos permitió establecer que la comida chatarra, impide un adecuado funcionamiento del proceso de la formación de los huesos en los niños. Asimismo, mediante otros estudios ya se había establecido, que la comida chatarra inducía el padecimiento de osteoporosis.

Para Odella la información recibida, que es la misma que comparto en el post, fue de mucha ayuda. Ella pudo exponer de forma categórica los efectos de la comida chatarra sobre el organismo, en especial el daño que ocasiona sobre el sistema óseo.

Me comenta, que esto fue impactante para su esposo, quien incluso junto con ella, habló más detalladamente con sus hijos. Ellos comprendieron el razonamiento, sobre todo porque desean seguir creciendo y les encanta el deporte. A su vez, el esposo de Odella anhela tener una vejez sana: ¡Libre de osteoporosis!

“Los padres podrían considerar la posibilidad de limitar el consumo de alimentos envasados ultraprocesados de sus hijos no sólo porque estos alimentos pueden provocar obesidad y diabetes. También pueden impedir el crecimiento de los huesos. Estos hallazgos ponen de manifiesto, por primera vez, el grave impacto del consumo de alimentos ultraprocesados en el esqueleto en crecimiento”

Efrat Monsonego Ornan, PhD

Universidad Hebrea de Israel

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.