la-vitamina-c-podria-ayudar-contra-el-covid-19
☑️ La Vitamina C Podría Ayudar En La Lucha Contra El COVID-19
June 8, 2020
beneficios-de-la-leche-dorada-de-curcuma
☑️ Cómo Se Prepara y Beneficios De La Leche Dorada De Cúrcuma
June 11, 2020

☑️ Victoria Médica De La Poliomielitis Podría Repetirse Con El COVID-19

La-Victoria-Médica-Sobre-La-Poliomielitis-Podría-Repetirse-Con-El-Covid-19

Lamentablemente, la historia moderna está repleta de acontecimientos que hacen estremecer los cimientos de la medicina y la sociedad. Me estoy refiriendo a las pandemias, las cuales, han originado que se haya tenido que invertir muchos esfuerzos humanos y económicos. Estas oleadas que se han suscitado en los últimos doscientos años, han permitido adentrarse en el estudio de las enfermedades infecciosas.

Este nuevo siglo, ha traído nuevas pandemias, siendo su mayor expresión, la que se vive actualmente con el nuevo coronavirus. Tal situación, ha traído consigo muchos sentimientos que paralizan. Entre ellos el miedo a enfermarse y la incertidumbre por el porvenir. Posiblemente para muchas personas, sea un sentimiento pocas veces vivido, sin embargo, hay quienes esta pandemia, les evoca recuerdos de vivencias ocurridas durante la primera mitad del siglo veinte. Me refiero, a quienes vivieron de cerca la pandemia del polio.

De acuerdo a quienes estuvieron presentes en ese momento, el virus del polio se hacía presente cada verano. No se sabía con exactitud de que forma se propagaba esta enfermedad. Esto se repitió durante décadas, en las cuales el verano era considerada por la sociedad, como una temporada de poliomielitis. Los habitantes de los Estados Unidos, ya estaban acostumbrados a ver piscinas y salas de cine cerradas. Esto se hacía para evitar epidemias, que eran recurrentes en estas temporadas. La gente temía enfermarse, debido a las consecuencias de esta enfermedad: parálisis irreversible o causa de muerte.

Este artículo reflexivo lo realizo, honrando la preocupación de algunas seguidoras que vivieron esta situación cuando niñas. Ellas, me han manifestado su miedo, por la actual pandemia. Esto, me ha impulsado a realizar un artículo que busca establecer algunas similitudes con lo ocurrido en ese momento de la historia del mundo y la crisis de la pandemia de COVID-19.

Algunas pinceladas acerca de la poliomielitis

El orígen de esta enfermedad no es aún conocido en su totalidad. Tampoco, las vías que siguió para su propagación. De acuerdo a los registros, esta enfermedad, se empezó a manifestar a finales del siglo 19 y se prolongó hasta la primera mitad del siglo 20. Fueron tantos sus estragos que, durante décadas, los meses de verano fueron consideradas en Estados Unidos, como “temporada de poliomielitis”. De hecho, durante unas cuatro décadas las piscinas y los cines se cerraban en esta temporada, previniendo el contagio por medio de este enemigo invisible. Incluso los padres evitaban que sus hijos salieran a jugar.

datos-de-la-poliomelitis

De acuerdo a la OMS, esta enfermedad, es altamente contagiosa y afecta en especial a los niños. Hasta donde se sabe, es producida por un virus, denominado poliovirus, el cual se propaga de una persona a otra. Origina una parálisis irreversible en uno de cada 200 infectados, por efecto de la infección de la médula espinal. Por lo general, esta parálisis ocurre a nivel de las piernas. Además de ello, se ha observado que entre un 5 a 10% de los casos con parálisis, son susceptibles de fallecimiento. La mayoría de las veces, el deceso ocurre a consecuencia de la parálisis de los músculos respiratorios. Incluso, se ha comprobado, que personas que no experimentan síntomas, pueden contaminar a personas sanas y enfermarlas. Se ha logrado determinar científicamente, que el poliovirus es altamente contagioso y se propaga de una persona a otra.

¿Presenta la poliomielitis síntomas visibles?

Las investigaciones han permitido establecer, que aproximadamente el 72% de quienes sufren poliomielitis, no presentan síntomas visibles. Además de ello, aproximadamente un 25% de las personas infectadas por el virus, pueden presentar ciertos síntomas. Entre ellos podemos mencionar dolores en el abdomen, garganta y cabeza. Puede además incluir, fatiga, estados febriles y náuseas. Hasta donde se ha logrado investigar, estos síntomas, suelen permanecer de dos a cinco días y luego desaparecen. Y finalmente, un pequeño porcentaje de los infectados, pueden desarrollar síntomas que afectan la médula espinal y el cerebro. Los síntomas más frecuentemente encontrados son, parestesia (sensación de pinchazos de agujas a nivel de las piernas) y meningitis.

Es importante mencionar, que incluso los niños que muestran señales de recuperación, al cabo de cierto tiempo, pueden mostrar complicaciones. Dentro de ellas, destaca una afección denominada síndrome post-polio (SPP). La misma, puede afectar potencialmente a los sobrevivientes de la poliomielitis, incluso años después de haberse recuperado de la infección inicial ocasionada por el poliovirus. El SPP, generalmente ocasiona un debilitamiento muscular progresivo, degeneración articular y deformaciones a nivel esquelético.

¿Cómo se logró combatir la poliomielitis?

Es importante destacar, que en los Estados Unidos, el número de casos de polio disminuyó sustancialmente desde 1955. Esto se debió, a raíz de la introducción de la vacuna y el desarrollo de un programa nacional de vacunación. Su desarrollador fue Jonas Salk, quien probó una vacuna inyectable con mucha eficacia, en dos millones de niños. Por medio de ella, se logró prevenir la parálisis ocasionada por esta terrible enfermedad.

Tiempo después, el virólogo Albert Sabin logro desarrollar una vacuna oral que también jugó un papel importante en el objetivo de erradicación. Dicha vacuna, presentaba una desventaja a considerar, fue desarrollada con virus atenuados, pero aún vivos. Aun así, en el año 1961, la vacuna oral contra la polio de Albert Sabin, fue aprobada en Estados Unidos. Habían transcurrido seis años, luego de la autorización de la vacuna inyectable de Jonas Salk. La ventaja de ser administrada oralmente, fue determinante para que la misma, fuese elegida como una opción de fácil administración.

Sin embargo, los virus atenuados, eran excretados por las heces y ello representó un inconveniente. Sobre todo, en ciertos países con bajos niveles o en vías de desarrollo. Donde, la existencia de muchas comunidades con poco acceso a la vacunación y limitados servicios de saneamiento, aumentaban el riesgo de transmisión.

¿Es la poliomielitis una historia superada?

De acuerdo a la OMS, se asegura que los casos de poliovirus salvaje han disminuido en más de un 99% desde el año 1988. En ese momento, se estimaban unos 350.000 casos, en más de 125 países endémicos. Cifra que bajó a solo unos 33 casos notificados durante el año 2018, en solo dos países. Es de destacar, que existen caracterizadas tres cepas de poliovirus natural (tipo 1, tipo 2 y tipo 3). Este organismo internacional, menciona que el poliovirus tipo 2, fue erradicado el año 1999. A su vez, el año 2012, reportaron por última vez, algunos casos del poliovirus tipo 3, en Nigeria.

poliomelitis-historia-superada

El año 1988, fue un año decisivo para la lucha contra la poliomielitis. Así, reunidos los delegados de 166 estados miembros, se efectuó la 41.ª Asamblea Mundial de la Salud. En dicha asamblea, se adoptó una resolución sobre la erradicación mundial de la poliomielitis. Esto sentó las bases para la creación de la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis. Ella fue encabezada por la OMS, la Asociación Rotaria Internacional, los CDC y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Contando con el apoyo de benefactores clave como la Fundación Bill & Melinda Gates.

Es importante no bajar nunca la guardia

Durante 1975, antes de la vacunación masiva y sistemática, casi 6.000 niños en las Américas, sufrieron de parálisis por poliomielitis. Ya para el año 1991, se registraron los últimos seis casos. De esta forma, para 1994, fue certificada como la primera región en el mundo libre de polio. Actualmente, solo Paquistán y Afganistán registran casos, y el mundo está más cerca de la erradicación. Vale destacar, que esto fue posible gracias al apoyo técnico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Así, se pudo remontar la cobertura de vacunación de un 25% en 1978, a más del 80% en 1993. Esto incluía principalmente niños menores de un año y representaba que ocho de cada diez niños estaban inmunizados. De hecho, gracias a la inmunidad de rebaño, se garantizó una mayor protección colectiva.

En un evento celebrado en octubre de 2019, en Ginebra, se dio a conocer un importante anuncio. El mismo, fue realizado en la sede de la OMS, correspondiéndole, al profesor David Salisbury, dar la buena noticia. Salisbury, preside la Comisión Global Independiente Para la Certificación de la Erradicación de la Polio. De esta forma, informó en ese momento, que el poliovirus natural tipo 3, había sido erradicado. En ese momento, el mundo celebraba 25 años de la eliminación de la poliomielitis en América del Norte, Central y del Sur, así como en el Caribe. Para la OMS, este anuncio, fue considerado un “hito para la salud mundial”. Una enfermedad, que parecía incurable, pero hoy es prevenible gracias a la vacunación.

¿Las lecciones de la poliomielitis son aplicables al COVID-19?

Existen enormes coincidencias, que rodearon la lucha contra el virus de la poliomielitis y la actual pandemia del COVID-19. Sin embargo, pareciera que las personas se hubiesen vuelto menos disciplinadas socialmente. Esto ha sido dicho por personas investigadores, alegando que cantidades importantes de personas alrededor del mundo, han irrespetado las medidas de confinamiento, poniendo en peligro muchas vidas.

Es importante tomar como ejemplo, el valor de quienes vivieron los rigores de la poliomielitis. Sobre todo, caer en cuanta que fueron décadas de paciencia, hasta por fin poder ver materializadas las soluciones. De hecho, los precursores de las vacunas que funcionaron, probaron las mismas en muchas personas, pero antes lo hicieron con su familia y con ellos mismos.

poliomelitis-y-el-covid-19

La ciencia hace un llamado a la reflexión

El Dr. William A. Petri, experto en enfermedades infecciosas, destacó en la revista Science: “Hace casi cuatro décadas, Estados Unidos se enfrentó a un desafío similar, la carrera por desarrollar una vacuna contra una enfermedad infecciosa” “A medida que el mundo se enfrenta al COVID-19, es alentador ver la misma aplicación de la ciencia en la salud pública”. Según el investigador, se trata de un esquema de cooperación que ha funcionado a cabalidad los últimos setenta años. Y pienso que tiene toda la razón, porque se ha demostrado que la suma esfuerzos públicos y privados, brinda satisfacciones.

No cabe duda que, le queda aún mucho trabajo por delante. Sin embargo, los éxitos obtenidos por los Estados Unidos para frenar enfermedades difíciles, inspira a tener altas expectativas de éxito. Realmente estas ideas de quien actualmente es responsable por desarrollar una vacuna para COVID-19, son alentadoras. Se menciona esto, porque

los científicos de todos los tiempos, siempre se han otorgado una cuota grande de sacrificio por la humanidad.

¿Existen lecciones detrás de la pandemia?

Cuando irrumpió en la escena, el nuevo coronavirus, el mundo entró en un proceso acelerado de epidemiología moderna. Iniciando con lecciones sobre detección de casos y recordando a los científicos la importancia de establecer adecuados mecanismos de comunicación. A pesar de las décadas que las separan, podemos hacer la analogía de América de 1916 con el polio y la del 2020 con el nuevo coronavirus. Es de recordar que , eran momentos de incertidumbre, desconocimiento y sin la presencia de soluciones viables probadas. Incluso, ahora como entonces en el estado de Nueva York, se sucedieron la mayor cantidad de víctimas.

Pero, en esos momentos no se contaba con climatización en los hogares, no existían internet, ni los ordenadores y mucho menos televisión satelital. Y aún así los habitantes de muchas ciudades soportaron veranos muy calurosos durante décadas. Incluso el aislamiento de niños que se veían con signos de la enfermedad y cojeaban. A veces, “capturados” por las autoridades, mediante subterfugios de bebidas refrescantes (leche con hielo). Incluso, en ese momento de mayores incomodidades y menos adelantos, las madres hicieron cumplir estrictamente las reglas de distanciamiento social. Aprendieron a realizar caminatas rápidas en los parques en las mañanas, manteniendo la distancia adecuada. De esta forma lograban mantener a sus hijos en una constitución física saludable.

Concluyendo

Se ha podido observar, algunos elementos tras bastidores, en la crisis de la poliomielitis. Ello indica, que a veces algunas cosas siguen siendo las mismas incluso a lo largo de las generaciones. En el momento de la crisis de la poliomielitis, muchos estadounidenses, vivieron situaciones de separación, de encierro, de pérdidas familiares y miedo. Al igual que hoy, se vive en muchas partes del mundo. Esto indica que las enfermedades, siempre serán implacables y los seres humanos vulnerables. Sin embargo, la ciencia está evolucionando cada vez más. Es muy importante, mirar con ojos de agradecimiento a los maravillosos seres que dan su vida en honor de la ciencia y como sacrificio a la humanidad.

En la actualidad, muchas personas de todo el mundo, lucen como malcriados en este encierro necesario. Y son incapaces de esperar 18 meses, un año, o algo más. La ciencia, ha evolucionado, desde la crisis de la poliomielitis. Sin embargo, al igual que entonces, se continúa realizando distanciamiento social y  enfrentados a enfermedades totalmente desconocidas.

La ciencia recuerda que si existe una luz al final del túnel. Al igual que durante el terror experimentado con la poliomielitis, donde un grupo de almas nobles trabajó incansablemente hasta obtener la cura. Nuevamente hoy, vuelve a repetirse la historia, y aquellos que se encuentran luchando contra el COVID-19, son ejemplo vivo de lo mejor que la humanidad tiene para ofrecer.

Y es importante resaltar, que se ha logrado mediante el esfuerzo mancomunado de instituciones públicas y privadas. Pero siempre es de vital importancia el apoyo de las personas. A veces, este tan solo necesita ser expresado en pequeños signos de esperanza, que bien pueden parecerse a una espera sosegada en los hogares.

“La esperanza yace en los sueños, en la imaginación y en el coraje de aquellos que se atreven a hacer realidad los sueños”

Dr. Jonas Salk

Creador de la primera vacuna de poliomielitis

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.