Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
pesticidas-y-cáncer-de-sangre
¿Es El Cáncer Una Enfermedad Metabólica?
August 12, 2017
licuado-con-aloe-vera-para-limpiar-el-colon
Cómo Combatir El Colon Irritable Con Este Licuado
August 14, 2017

Los Mejores Alimentos Para Cuidar Tu Hígado

los-mejores-alimentos-para-tu-hígado

Si el corazón es el órgano del sentimiento y el cerebro el del pensamiento, el hígado es el que rige los humores. Quien tiene un hígado enfermo ¡siempre está de mal  humor!

Eso pensaban los antiguos filósofos, pero hoy, sabemos que el hígado cumple un importante papel en nuestro organismo. Su óptimo funcionamiento es crucial para nuestra salud. Este órgano es el responsable de la desintoxicación del cuerpo.

El hígado, como todos los personajes importantes, tiene enemigos. Uno de ellos es la obesidad, que viene a ser un enemigo común para todos los órganos del cuerpo humano. Pues, resulta que la obesidad, entre otros males, acelera el envejecimiento del hígado.

Los órganos envejecen de manera sincronizada, si el corazón está viejo el estómago también. Total, todos habitan, trabajan y se desarrollan en el mismo “conjunto residencial”. Pero si eres obeso, tu hígado tendrá canas cuando el resto de los órganos está en pañales.

La obesidad causa envejecimiento del hígado

Una investigación reciente reveló que la obesidad envejece al hígado más rápido. Esto pone en riesgo a la persona de sufrir enfermedades crónicas. El cálculo dice que, por cada 10 unidades de masa corporal, tu hígado envejece 3.3 años.

El profesor de genética humana y bioestadística, Steve Horvath, de la Universidad de California, explicó que en un hombre joven de 5 pies de altura y con un peso de 130 libras, tiene un hígado 5 años menor que uno de la misma estatura y edad, que pesa cien libras más.

La obesidad acelera el envejecimiento del hígado. Pero el exceso de peso es una respuesta al consumo de azúcares refinados y/o fructosa, un azúcar que se encuentra en casi todos los alimentos procesados como componente esencial del jarabe de maíz, el jarabe de agave, la miel y los jugos de frutas.

Cuando la fructosa se consume en exceso, es sumamente perjudicial. Este tipo de azúcar es similar al alcohol, en cuanto al daño que ocasiona al organismo y a tu hígado. También es adictivo. Es diferente a la glucosa, que puede ser utilizada por casi todas tus células.

La fructosa sólo puede ser metabolizada por el hígado. Así que si sobrecargas al hígado con la fructosa, éste pronto te pasará factura.

La alimentación occidental se caracteriza por el consumo masivo y constante de productos poco saludables. Me refiero a los alimentos procesados, ricos en grasas trans, sodio y fructosa; además, montones de sustancias químicas dañinas.

La fructosa destruye al hígado, al igual que el alcohol. El hígado de un alcohólico es igual al de una persona obesa, eso está comprobado por investigaciones sobre dolencias hepáticas.

El alto consumo de azúcares refinados y fructosa causan obesidad

La fructosa no sólo es el enemigo oculto del hígado, es la principal causante de la obesidad en niños y adultos. Esto se relaciona con la resistencia a la leptina, una hormona que ayuda a regular el apetito. Al aumentar los niveles de leptina, ésta le avisa al cuerpo que ya está lleno, le da la sensación de saciedad y se deja de comer.

Pero si el cuerpo se hace cada vez más resistente a la leptina, rechaza la orden y come más. Allí es donde comienza la obesidad. El consumo excesivo de fructosa hace al organismo resistente a la leptina. Nunca te sientes saciado, siempre tendrás apetito y comerás hasta congestionar tu sistema digestivo. A esto se le suma el sedentarismo, a pesar de comer mucho tienes pocas energías.

En las pruebas realizadas con animales se descubrió que, además de afectar el apetito, también bloquea la quema de grasas, esto sólo puede conllevar a la obesidad, y ésta al envejecimiento del hígado con todos los males que acarrea.

Si eres diabético, hipertenso, obeso o tomas medicamentos de estatinas debes ser muy prudente. Limita tu consumo de fructosa a 15 gramos por día de todas las fuentes. De tener un peso normal y una salud relativamente estable, debes cuidarte también. Siempre te será beneficioso evitar o reducir el consumo de fructosa, podrías llevarlo a 20 o 25 gramos al día.

Comer muchas frutas dulces puede causar exceso de peso

comer-frutas-dulces-pueden-causar-sobrepeso

Las frutas son siempre la panacea de las dietas, pero es importante que tengas cuidado al consumirlas. Si bien las frutas son alimentos saludables, el exceso de frutas dulces puede promover el aumento de peso.

Esto se debe a que, además de antioxidantes, agua y nutrientes, las frutas contienen fructosa. No quiero decir que elimines las frutas de tu alimentación, sino que identifiques cuáles son las frutas con mayor contenido de fructosa y las consumas con moderación.

Una forma de saber cuáles son las frutas y alimentos de calidad es asumiendo el reto #Yo Puedo. Se trata de un efectivo método para una verdadera alimentación de calidad. Además, te ayudará a bajar de peso en poco tiempo de manera saludable. Para conocer más acerca de este reto, Descarga Gratis Aquí tu e-book.

Debes conocer los tipos de frutas y sus componentes, por ejemplo, existen frutas bajas en fructosa, entre ellas las siguientes:

  • Kiwi
  • Toronja
  • Limón
  • Lima
  • bayas

Por el contrario, es recomendable reducir el consumo diario de estas frutas:

  • Peras
  • Ciruelas
  • Manzanas rojas
  • Bananas
  • Frutos secos
  • Níspero
  • Mango

En este caso, es mejor comerlas en pocas cantidades y una vez por semana.

La idea no es eliminar del todo la fructosa, pues el adecuado consumo de esta sustancia es positivo para el organismo. La práctica de alguna actividad física con regularidad, junto a una dieta saludable y una pequeña porción de fructosa, puede ser beneficioso para la salud. La fructosa acelera la absorción de glucosa y mejora el rendimiento muscular.

Los mejores alimentos para tu hígado

 

los-mejores-alimentos-para-el-hígado

Tu hígado necesita nutrirse, y los especialistas señalan que son 19 los alimentos ideales para este órgano. En caso de que seas obeso o tengas algo de sobrepeso esto es importante para ti. Lo primero que debes hacer es tomar mucha agua. Esto te ayuda a eliminar residuos y toxinas de tu organismo. Fíjate en el color de tu orina, es la mejor señal para saber si tu cuerpo requiere más agua. Si es amarilla oscura, casi ocre, debes beber más agua.

1. Alimentos fermentados

Estos alimentos te proporcionan bacterias buenas que ayudan a la digestión y estimulan la desintoxicación. El kimchi por ejemplo, ayuda al cuerpo a eliminar los residuos de pesticidas.

2. Vegetales crucíferos

Los vegetales crucíferos ayudan al hígado a bloquear las toxinas como pesticidas, productos químicos, sustancias cancerígenas y medicamentos. Algunos de estos vegetales son:

  • Brócoli
  • Coliflor
  • Col china
  • Col
  • Daikon

3. Vegetales de hoja verde

Los vegetales de hojas verdes contienen azufre. Esta sustancia ayuda en el proceso de desintoxicación en el hígado. Estos vegetales son:

  • Col rizada
  • Repollo
  • Coles de Bruselas
  • Diente de león

4. Vegetales marinos

Estos alimentos ayudan a desintoxicar el organismo, impiden que el cuerpo absorba metales pesados y otras toxinas. Son varios tipos de algas marinas, sobre todo las marrones.

5. Germinados

Los germinados contienen altos niveles de enzimas que fungen como catalizadores. El germinado de brócoli, por ejemplo, ayuda a desintoxicarse del benceno. Destacan también los de berro y girasol. Lo mejor es que pueden cultivarse en casa.

6. Cebollas, chalotes, ajo

Tanto las cebollas como los chalotes y ajo son alimentos ricos en azufre, importante para desintoxicar al hígado.

7. Huevos de gallinas camperas

Este tipo de huevos son una fuente de proteína de alta calidad, incluyendo 8 aminoácidos esenciales. Contienen colina, sustancia que ayuda a desintoxicar al hígado.

8. Alcachofas

Las alcachofas contienen silimarina y cinarina, potenciadores del hígado.

9. Hongos

Los hongos protegen el sistema inmunológico y contienen un poderoso antioxidante que combate a los radicales libres. Algunos tipos de hongos son:

  • Shiitake
  • Reishi
  • Maitake

10. Bayas

Son ricas en fitoquímicos que inhiben la proliferación de células cancerígenas hepáticas.

11. Aceite de coco

El aceite de coco posee un alto contenido de grasas saturadas saludable. Es fácil de digerir, estresa menos al hígado y lo ayuda en su función.

12. Aguacate

aguacate-para-cuidar-tu-hígado

Otro alimento con alto contenido de grasas saludables es el aguacate. Esta fruta contiene grasas saludables monoinsaturadas, glutatión y ácido oleico, esenciales para la salud hepática.

13. Aceite de oliva

Preferiblemente, extra virgen, sin refinar, prensado en frío y orgánico. El aceite de oliva contiene sustancias antiinflamatorias que ayudan al hígado a minimizar el estrés oxidativo en el cuerpo. Debe consumirse sin calentar.

14. Semillas

Las semillas, como las de linaza, chía y cáñamo, contienen ácidos grasos omega-3 de origen vegetal. Combaten la inflamación y aportan fibra saludable.

15. Especias

Hay especias que ayudan a desintoxicar al hígado a funcionar bien. Se trata de las siguientes:

  • Comino
  • Jengibre
  • Cardamomo
  • Canela
  • Hinojo
  • Cúrcuma
  • Pimienta de cayena

16. Carne orgánica

Me refiero a la carne de animales criados con pastura. La proveniente de animales de granjas industriales contienen hormonas, residuos de pesticidas, antibióticos y otros productos químicos.

17. Anchoas, salmón silvestre y sardinas

Estos percados proporcionan grasas omega-3 de origen animal. También incluye al aceite de kril.

18. Polvo de proteína se suero de leche

Éste alimento proporciona aminoácidos necesarios para producir glutatión, el cual influye en el funcionamiento del hígado y lo protege.

19. Espirulina

Es un alga verde azulada, con poderosos agentes desintoxicantes. Esta propiedad la convierte en una gran aliada del hígado

Combate la obesidad para proteger tu hígado

combate-la-obesidad-para-proteger-tu-hígado

Parece un trabajo imposible, pero siguiendo estas sencillas normas puedes perder peso y llevar una vida más saludable. Comienza por eliminar las bebidas azucaradas y tomar abundante agua en el día. En ocasiones, bebe un té de extracto de Jamaica, que además protege tu hígado. Además:

  • Realiza ayunos intermitentes para nivelar tu resistencia a la leptina y la insulina.
  • Restringe el consumo de azúcar y fructuosa
  • Intercambia los carbohidratos no vegetales por grasas saludables.
  • Come aceitunas, huevos, frutos secos como nueces de macadamia y pecanas, aguacate y aceite de coco.
  • Haz ejercicios diariamente, 15 minutos disciplinados son suficientes. Camina, pasea en bicicleta, haz gimnasia, pesas, bicicleta estática, la natación es muy efectiva.

¿El café afecta al hígado?

el-café-afecta-tu-hígado

Por su contenido de cafeína, el café recibió malas recomendaciones. Pero investigaciones recientes revelan que puede tener efectos positivos para la salud, sobre todo para el hígado.

Lo que se recomienda es beber el café negro, descafeinado, sin azúcar, ni crema, saborizantes o sustitutos de crema. Si no puedes pasar el café negro sin endulzar, agrégale leche de coco o de almendras, nunca lácteos.

El sobrepeso pone en riesgo a todo el organismo. Si bien lo extremos no son buenos, y estar demasiado delgados tampoco es beneficiosos para la salud, es importante cuidarnos de la obesidad. Con una alimentación saludable lograrás una verdadera vida sana, un peso adecuado y más salud.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias

https://www.healthline.com/nutrition/11-foods-for-your-liver

https://www.globalhealingcenter.com/natural-health/liver-cleanse-foods/

http://www.foodmatters.com/article/7-foods-to-naturally-cleanse-your-liver

http://www.stylecraze.com/articles/foods-to-eat-for-a-healthy-liver/