Cómo Estimular Y Proteger El Sistema Inmunológico Durante La Menopausia


Estimular y proteger el sistema inmunológico durante la menopausia es crucial para la salud de la mujer. Durante esta etapa, ocurren una serie de cambios hormonales que pueden afectar el adecuado desempeño del sistema inmunológico.

Afortunadamente, diversos estudios muestran que es posible proteger y estimular este sistema clave del cuerpo humano.

De este tema, de gran impacto femenino, voy a hablar a solicitud de Milly, una seguidora de New Hampshire. Ella es una ama de casa, quien recientemente ingresó en la etapa de cambios hormonales más importante para todas las mujeres.

Milly me comentó que antes de iniciar la etapa menopáusica, ya solía presentar pérdida del aliento, cansancio y una tendencia a padecer de sequedad en la piel.

A raíz de esos síntomas, decidió hacer contacto conmigo para que le aclarara si esto que le sucedía era algo normal. A efectos de tranquilizarla le respondí muy rápidamente su inquietud.

Así, le manifesté que existen muchos estudios que indican que, incluso durante el periodo previo a la menopausia pueden ocurrir muchos procesos que afectan la salud. Estos malestares son comunes, pero pueden no ser normales.

Entre ellos destacan la presencia de procesos infecciosos e inflamatorios que afectan el sistema inmunológico. Esto se traduce en variados efectos negativos sobre diversos sistemas, como el musculoesquelético, el respiratorio y el tegumentario (cabello, uñas y glándulas sebáceas y sudoríparas).

Es evidente que la experiencia de la menopausia es inevitable, por lo que es crucial prepararse para afrontarla. Adoptar un estilo de vida saludable desde etapas tempranas es la base para mantenerse en óptimas condiciones. Dada la cantidad de mujeres que inexorablemente ingresan anualmente a esta etapa, consideré importante compartir esta información en mi blog.

VITAMIN C 1000 MG

Cambios que ocurren en el cuerpo de las mujeres durante la menopausia

Como es sabido, la menopausia marca el final natural del periodo reproductivo de las mujeres. Por ello, transcurrida esta etapa, una mujer no puede quedar embarazada, excepto en casos raros en que se usan tratamientos de fertilidad especializados.

Lo usual, es que la mayoría de las mujeres experimenten la menopausia entre los 45 y 55 años. Dicho proceso, forma parte del envejecimiento biológico y es ocasionado por la pérdida de la función folicular ovárica y una disminución en los niveles de estrógeno en la sangre.

La transición a la menopausia puede ser gradual, generalmente comenzando con cambios en el ciclo menstrual. Este periodo que abarca desde la aparición de estos signos hasta un año después del último periodo menstrual, se conoce como perimenopausia.

Según los expertos, la perimenopausia puede durar varios años, y puede afectar el bienestar físico, emocional, mental y social de las mujeres.

Entre los cambios más comúnmente observados en esta etapa, destacan:

Períodos irregulares

Las menstruaciones irregulares son experimentadas a medida que la menopausia se acerca, marcando el final de la edad fértil. Esta suele iniciar aproximadamente a los 40 años y puede tener una duración de varios años antes de la llegada de la menopausia.

Sequedad vaginal:

La sequedad vaginal es un síntoma común que pueden experimentar las mujeres durante y después de la menopausia. Una de las causas principales suele ser la disminución de la producción de estrógenos, los cuales desempeñan un rol importante en el mantenimiento de la salud y el funcionamiento de la vagina.

Los estrógenos ayudan a que los tejidos vaginales se puedan mantener gruesos, con elasticidad y bien lubricados.

Problemas para conciliar el sueño

La dificultad para conciliar el sueño durante esta etapa puede afectar hasta el 50% de las mujeres. Según estudios, esto sucede debido a la disminución de los estrógenos y la progesterona, que son hormonas que intervienen para regular los patrones de sueño.

De igual manera, se presenta una fluctuación de las hormonas del cortisol y la melatonina, cuya variabilidad en sus niveles puede interferir en la calidad del sueño.  

Incremento de peso y ralentización del metabolismo

El aumento de peso y la ralentización del metabolismo son procesos que causan preocupación cuando se presentan en las mujeres al inicio de la menopausia.

Esto puede ser debido a cambios hormonales al disminuir los estrógenos que intervienen en la regulación del metabolismo, cambios en la hormona progesterona, los cuales también tienen influencia en el metabolismo, y sus fluctuaciones pueden afectar el control del peso.

Es importante resaltar, que los signos y síntomas pueden variar entre las mujeres. Por ello es bastante probable, que algunas requieran atención médica si presentan sangrado vaginal después de la menopausia.

Incluso, es importante acudir al especialista si los síntomas ocasionan molestias o interfieren con su vida cotidiana. De hecho, es bastante frecuente que en esta etapa se debilite el sistema inmunológico.

¿Qué relación tienen las hormonas y el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico puede verse afectado por muchos factores, como la alimentación, el estilo de vida y el medio ambiente.

Estos factores son especialmente relevantes cuando la mujer está entre los 40, 50 y más años, ya que es la entrada a una etapa de cambios

hormonales y envejecimiento que pueden debilitar las defensas. Por ello, es esencial estar preparadas para afrontar estos años y los que vendrán.

El estradiol es la principal hormona producida durante la etapa fértil de la mujer, con un gran impacto en las células inmunitarias. Por ende, cuando el estradiol disminuye, se producen procesos inflamatorios generalizados, además que se incrementa el riesgo de padecer infecciones.

De hecho, se ha observado que el 80% de las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y artrosis, afectan a las mujeres.

Es importante señalar que la inflamación es un mecanismo necesario porque permite que el organismo pueda detectar alguna anormalidad. Esto hace que se active el sistema inmunológico para proteger el cuerpo y subsanar el problema, ya sea una enfermedad o una lesión.

Entonces, la fase de transición hormonal de la perimenopausia y los años posteriores ocasionan ciertos cambios corporales que pueden alterar el delicado equilibrio entre la respuesta inmunitaria y la inflamatoria.

Según los expertos, las hormonas sexuales como los estrógenos ayudan a regular el sistema inmunológico del aparato reproductor femenino. Sin embargo, cuando se reducen pueden hacer más frecuentes ciertas infecciones, como las del tracto urinario y las aftas.

Se debe señalar, que durante y después de la menopausia las afecciones inflamatorias pueden causar dolores musculares y articulares. Incluso, podría ocurrir la pérdida de tejido conjuntivo y la resistencia ósea.

Además, la disminución de estrógenos puede provocar un aumento de las citoquinas, estos son marcadores proinflamatorios que ocasionan dolor y rigidez en el cuerpo.

La importancia de reforzar el sistema inmunológico durante la menopausia

Según información de expertos, el 70% de la regulación y respuesta inmunitaria ocurre en el sistema digestivo. Por ello, si las bacterias beneficiosas se ven comprometidas o simplemente existe un desequilibrio donde las bacterias patogénicas superan a las beneficiosas, podrían surgir diversas patologías digestivas.

Este efecto negativo afecta de forma directa el sistema inmunológico. De hecho, cuando el intestino se vuelve hipersensible y el tracto digestivo se convierte en permeable, pueden desencadenarse intolerancias alimentarias repentinas.

MOLECULAR MULTI-COLLAGEN CAPSULES

Un ejemplo de ello lo constituyen las intolerancias al trigo y productos lácteos. Ello podría ocasionar procesos diarreicos, dolores de cabeza y estreñimiento, entre otros problemas. De hecho, la etapa de la perimenopausia se ha asociado a la aparición de ciertas reacciones alérgicas e inflamatorias. Entre ellas destacan la fiebre del heno, eczema, urticaria y asma.

¿Qué hacer para contribuir a mejorar el sistema inmunológico?

Existen diversas áreas en las que las situaciones mencionadas podrían prevenirse, retrasarse e incluso mejorarse. Se encuentra una amplia variedad de alimentos con elevado contenido nutricional, que poseen la capacidad de mejorar la salud intestinal.

Dicho efecto es crucial para lograr el fortalecimiento del sistema inmunológico y crear diversidad microbiana en el tracto gastrointestinal.

Para fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la salud hormonal, es conveniente revisar el régimen alimenticio. Ello supone seleccionar alimentos que aporten antioxidantes, fibra, proteínas, vitaminas, minerales, grasas saludables y fitoestrógenos. Esto se puede lograr al modificar el estilo de vida, además de incorporar probióticos en las comidas.

Incluso es vital hacer ejercicio con regularidad y controlar el estrés. El ejercicio puede estimular la producción y la función de células inmunitarias como las células asesinas naturales, los neutrófilos y los macrófagos. También puede aumentar los niveles de endorfinas, que son analgésicos naturales y estimulan el estado de ánimo.

Estos hábitos pueden potenciar la función y resistencia del sistema inmunológico, así como prevenir o reducir los síntomas y complicaciones de la menopausia.

La ingesta de estos alimentos puede contribuir a la reducción de la inflamación, dolor, sofocos, cambios de humor y otros síntomas de la menopausia.

Dentro de estos alimentos se incluyen proteínas de buena calidad, grasas esenciales y ciertos carbohidratos saludables presentes en frutas, verduras de todos los colores, semillas y frutos secos.

Es muy importante evitar los alimentos con elevados contenidos de azúcar y grasas procesadas, ya que pueden lesionar el sistema inmunológico. Una dieta sana aportará los nutrientes necesarios para mantenerse fuerte.

Asimismo, es esencial incorporar ciertos suplementos que pueden ayudar a mejorar incluso las dietas más sanas. Por medio de ellos, es posible apoyar los sistemas inmunológico, hormonal y digestivo durante esta difícil etapa y más allá.

¿Cómo estimular y proteger el sistema inmunológico durante la menopausia?

El sistema inmunológico constituye un mecanismo protector y de defensa del organismo contra infecciones y enfermedades.

Está conformado por una variedad de células y tejidos que contribuyen a identificar y destruir invasores extraños.

Por otra parte, los estrógenos son hormonas que contribuyen a reforzar el sistema inmunológico. Sin embargo, durante la menopausia disminuyen y tienden a debilitarlo.

Esto puede conducir a que las mujeres sean más susceptibles a contraer infecciones y enfermedades.

Estas son algunas formas mediante las cuales se puede estimular y proteger el sistema inmunológico durante la menopausia:

Conservar una alimentación saludable

Un régimen alimenticio sano es esencial para contribuir a tener un sistema inmunológico fuerte, especialmente durante la transición a la menopausia. En esta etapa los cambios hormonales pueden afectar al organismo, por lo que es aún más importante cuidar la dieta.

Estos nutrientes pueden acompañar una alimentación saludable:

Realizar actividades físicas con regularidad

El ejercicio es una excelente manera de reforzar el sistema inmunológico, por eso es recomendable realizar actividades físicas con regularidad. Se puede intentar hacer al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana.

Mantener un descanso reparador

Según investigaciones, el sueño reparador ayuda a estimular el sistema inmunológico durante la menopausia. Los cambios hormonales pueden ser cruciales porque afectan la calidad del sueño.

Las fluctuaciones hormonales durante la menopausia pueden igualmente alterar los patrones de sueño y hacer más susceptible el cuerpo a infecciones. Por lo tanto, el sueño profundo es esencial y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Controlar el estrés

El estrés constituye una parte natural de la vida rutinaria y cualquier acción puede desencadenar un episodio. Al enfrentar una situación estresante, el cortisol se activa y puede comprometer la función inmune, haciéndola un poco más vulnerable a las enfermedades.

Es recomendable controlar situaciones de estrés de una manera efectiva, ya que permite ayudar a fortalecer el sistema inmunológico especialmente durante la menopausia.

Consumir suplementos nutricionales

La literatura científica plantea la necesidad de conservar un estilo de vida saludable con una alimentación adecuada. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que ciertos suplementos nutricionales pueden ayudar a reforzar el sistema inmunológico durante la menopausia, de esta manera ayuda a complementar la nutrición que el organismo requiere, la cual puede proporcionar grandes beneficios a la salud.

La importancia de evitar el consumo de los agotadores de nutrientes

El concepto de agotadores de nutrientes se refiere a la pérdida de nutrientes y micronutrientes en el cuerpo. Carbohidratos como el azúcar y el alcohol pueden ser calificados como agotadores de nutrientes y tienden a afectar al sistema inmunológico. Mantenerlo fortalecido es esencial para la salud, especialmente durante la menopausia, etapa cuando se producen cambios hormonales.

Por ejemplo, se ha demostrado que el consumo de azúcar reduce la respuesta inmunológica durante algunas horas. Hay nutrientes importantes para el equilibrio hormonal, la digestión y la energía que pueden agotarse por el consumo de azúcar y alcohol. Estos nutrientes son: el magnesio, el zinc, el hierro y la vitamina C.

Incluso se debe tener presente que la ingesta de niveles adecuados de agua al día ayuda a eliminar las toxinas. Así mismo, los productos de desecho y los agentes patógenos del organismo. De igual manera, mantener el equilibrio de los líquidos y los electrolitos.

El agua también ayuda a lubricar las membranas mucosas que recubren las vías respiratorias y digestivas. Estas, son la primera línea de defensa contra las infecciones.

Factores que debilitan el sistema inmunológico durante la menopausia

Algunos de los factores que pueden debilitar el sistema inmunológico durante la menopausia son:

MAGNESIUM CITRATE

  • La reducción de las concentraciones sanguíneas de los niveles de estrógenos y progesterona. Estas tienen efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores sobre diversas células y tejidos inmunitarios.
  • El incremento del estrés oxidativo y la inflamación pueden dañar las células y los tejidos del sistema inmunológico. Además de eso puede mermar su capacidad para luchar contra los agentes patógenos.
  • La disminución de la producción de vitamina D, esencial para la regulación del sistema inmunológico y la prevención de enfermedades autoinmunes.

Nota

Estimular y proteger el sistema inmunológico durante la menopausia puede ayudar a las mujeres a mantener su salud y bienestar.

No obstante, es importante consultar a un médico antes de iniciar cualquier tratamiento o intervención. Cada mujer puede tener necesidades y condiciones diferentes que requieran una atención individualizada.

Concluyendo

Según lo mostrado, la menopausia es una transición natural que puede afectar la salud de la mujer de muchas formas. Ello incluye el sistema inmunológico.

Durante la menopausia, los niveles de estrógenos y otras hormonas disminuyen, lo que puede debilitar el sistema inmunológico. Esto hace que las mujeres puedan ser más susceptibles a infecciones, alergias y enfermedades crónicas.

Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reforzar el sistema inmunológico durante la menopausia.

Dentro de ellos destacan, seguir una alimentación equilibrada con abundantes frutas, verduras, proteínas, grasas saludables y probióticos. Estos alimentos pueden aportar las vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que son esenciales y ayudan a reforzar el sistema inmunológico y reducir la inflamación.

MENOPAUSE COMFORT

Algunos nutrientes importantes para la salud inmunológica son la vitamina C, la vitamina D3 con la vitamina K2, el zinc, el selenio y el hierro. Además de ello, el sistema inmunológico requiere estar bien hidratado para funcionar adecuadamente. Así mismo, es imprescindible dormir el número de horas suficientes para ayudar a reparar y regenerar las células y tejidos inmunitarios.

Igualmente, es importantísimo evitar el estrés por su efecto negativo sobre el sistema inmunológico. Esto podría incrementar el riesgo de infecciones, inflamación y enfermedades. Una forma de controlarlo, puede ser mediante el ejercicio regular, que puede otorgar una respuesta inmunológica al cuerpo y mejorar la circulación.

Para Milly la información recibida, la cual comparto en el post, fue de gran utilidad. De hecho, se alegró muchísimo, por haber comprendido que la menopausia, es un estado de la fisiología femenina sumamente compleja.

“Con el envejecimiento, se observa un declive general de la función inmunitaria que conduce a la inmunosenescencia. Varios de estos cambios son específicos del sexo y afectan a las mujeres posmenopáusicas. La menopausia es una parte normal del ciclo vital de la mujer. Consiste en una serie de cambios corporales que pueden durar de uno a diez años. Se sabe que la pérdida de hormonas sexuales debida al envejecimiento provoca una reducción de las funciones inmunitarias”.
Dra. Mimi Ghosh, M.S., PhD,
Universidad George Washington, Washington, Distrito de Columbia.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

Compartelo en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

¡Inspirate!

Publicaciones Relacionadas