Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
síntomas-cáncer-de-vejiga
7 Síntomas Del Cáncer De Vejiga Que Debes Saber
January 25, 2018
8 Remedios Naturales Para El Cáncer De Estómago
January 26, 2018

La Enfermedad Periodontal Y El Cáncer De Páncreas

enfermedad-periodontal-y-cáncer-de-páncreas

En Estados Unidos, es más común la prevalencia de la enfermedad periodontal de lo que imaginamos. De hecho, las estadísticas indican que uno de cada dos estadounidenses, mayores de 30 años, padece esta enfermedad dental.

Esto es preocupante, ya que hablamos de 64,7 millones de personas que presentan problemas dentales en un rango que va de leve a grave.   o más preocupante, la tasa se eleva a 70,1 % entre los adultos de 65 años o más.

Más allá de la gravedad que representa tener estos problemas en los dientes y encías, se encuentra el resultado de recientes investigaciones que vinculan la enfermedad periodontal con el cáncer de páncreas.

Es por este motivo que me contactó María Clara, una fiel seguidores de mi blog y quien ya había comprobado los beneficios de mi método #YoPuedo.

Su esposo Francisco, de 48 años, había sufrido de varios problemas en las encías.

En concreto, el dentista de Francisco le había diagnosticado gingivitis crónica.  Por esta razón, él mantenía un tratamiento y cuidado permanentes debido a esta condición.

Aunque, en la mayoría de los casos, una adecuada higiene bucal es suficiente para revertir los síntomas de la gingivitis, en el caso de Francisco esto no había ocurrido. Por esta razón fue que María Clara habló conmigo.

Recientes investigaciones han relacionado la enfermedad periodontal con el cáncer de páncreas.

Ya que, a pesar de los cuidados odontológicos de Francisco para eliminar la gingivitis,  aun seguía sufriendo de ella, el médico consideró que era útil descartar otras patologías, incluyendo un tumor en el páncreas.

Conversé con María Clara y la ayudé a despejar algunas dudas respecto a la relación entre cáncer de páncreas y la enfermedad periodontal.

Para esto, es importante conocer de qué trata esta patología, y su relación con la carcinogénesis pancreática.

¿De qué trata la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es una afección inflamatoria del soporte de las encías y los huesos (tejidos periodontales) que rodea los dientes.  Si no se trata a tiempo, puede conducir a la pérdida progresiva de la dentadura.

Por este motivo, Francisco mantenía un cuidado constante: evitar la caída de los dientes o el agravamiento de la enfermedad.

Las dos enfermedades periodontales más comunes son la gingivitis, que es la inflamación de la encía que rodea a los dientes y la periodontitis que afecta el hueso y los tejidos dentales.  La prevalencia de la enfermedad periodontal es más alta en hombres que en mujeres, 56,4 % contra 38,4 %.

Gingivitis

Muchos niños y adultos presentan signos de inflamación del tejido gingival en el borde de los dientes.  Esta condición se denomina gingivitis y se caracteriza por enrojecimiento de las encías, hinchazón y sangrado al cepillarse.

La gingivitis se presenta de dos formas: aguda y crónica. La gingivitis aguda generalmente se asocia con infecciones específicas, microorganismos o traumatismos.  La inflamación crónica del tejido gingival está asociada con la biopelícula bacteriana (placa) que cubre los dientes y las encías.

Anteriormente, se creía que la gingivitis era primera etapa en un proceso degenerativo crónico inevitable.  Este proceso culminaba, irremediablemente, en la pérdida tanto de las encías como del tejido óseo que rodea los dientes.

Sin embargo, ahora se sabe que la gingivitis puede revertirse mediante prácticas efectivas de higiene oral personal.  El cepillado dental diario ha permitido que disminuyan los signos de inflamación, especialmente entre los adultos más jóvenes.  A pesar de esto, la gingivitis todavía está muy extendida en la población.

Periodontitis

Cuando la enfermedad periodontal afecta al hueso y al tejido de soporte, se denomina periodontitis.  Su característica principal es la formación de bolsas o espacios entre el diente y las encías.  Esta enfermedad periodontal alterna períodos de rápidos progreso al que le siguen fases de remisión.

Durante el rápido período de progreso se presenta aflojamiento o pérdida de los dientes.  Uno de los desafíos para la detección temprana de la enfermedad periodontal es su naturaleza “silenciosa”.

enfermedades-causadas-por-la-mala-higiene-bucal

Es decir, la enfermedad no causa dolor y puede progresar inadvertidamente.  En sus primeras etapas, el sangrado de encías durante el cepillado de dientes puede ser el único signo.

Si la enfermedad avanza, la hemorragia puede detenerse pero eso no detiene el progresivo deterioro de las encías.

Incluso, es posible que no haya más signos evidentes hasta que los dientes comiencen a aflojarse.

En la mayoría de los casos, la enfermedad periodontal responde al tratamiento.

Aunque la destrucción es en gran medida irreversible, puede detenerse su progresión.

A pesar de que la mayoría de los adultos resultan afectados por la gingivitis, esta afortunadamente no siempre se convierte en enfermedad periodontal.

La progresión depende de una serie de factores que incluyen la higiene oral y la predisposición genética.

Factores de riesgo y progresión de la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal está asociada a varias enfermedades.

Sus formas más graves se producen en personas inmunosuprimidas, es decir, que tienen problemas inmunológicos que incapacitan al organismo a luchar contra la placa bacteriana dental.

Por ejemplo, quienes padecen de diabetes, infección por VIH y leucemia.

Aunque el síndrome de Down no es una enfermedad, personas de esta condición pueden presentar deficiencias inmunológicas.

¿De qué trata el cáncer de páncreas?

El cáncer de páncreas es la presencia de tumores cancerosos en los tejidos del páncreas.

Este es un órgano que se encuentra en el abdomen, junto detrás de la parte inferior del estómago.

El páncreas tiene dos funciones principales, ambas de vital importancia.

La primera es producir diversas enzimas que son parte del proceso digestivo.

La segunda, liberar hormonas especialmente la insulina, que regula la presencia del azúcar en sangre.

El cáncer de páncreas es potencialmente peligroso por dos razones. Una es porque progresa muy rápidamente.

En un tiempo relativamente corto, el cáncer pancreático puede invadir los órganos cercanos a menos que se detecte a tiempo.

El segundo problema, que también lo hace peligroso, es que este tipo de cáncer es muy difícil de detectar.

De hecho, cuando ya da muestras de síntomas, es porque el tumor ha progresado considerablemente.

Por otra parte, sus síntomas son confusos.

Puede ser cualquier enfermedad y, mientras la persona se decide ir al médico y le detectan el cáncer, puede pasar bastante tiempo.

Además, no hay una causa clara y precisa que explique el desarrollo de esta enfermedad.

Solo se han identificado algunos factores de riesgo como el tabaquismo.

Síntomas del cáncer de páncreas

Hay algunos signos a tener en cuenta, pero, la mayoría casi siempre presentarán en los estadios avanzados del cáncer.

Por ejemplo, si al paciente le diagnostican diabetes, especialmente cuando ocurre con pérdida de peso, ictericia o dolor en la parte superior del abdomen que se extiende a la espalda, podría ser una evidencia de cáncer de páncreas.

Otros síntomas del cáncer de páncreas son:

  • Pérdida del apetito o pérdida de peso involuntaria.
  • Depresión.
  • Diabetes de nueva aparición.
  • Coágulos de sangre.
  • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (ictericia)

Relación de la enfermedad periodontal con el cáncer de páncreas

Pero ¿cómo se vinculan esas dos enfermedades? Era la inquietud principal de María Clara y de Francisco.

Esta relación proviene de un estudio que concluyó que quienes tienen antecedentes de enfermedad periodontal podrían tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.

La investigación estuvo a cargo de la Universidad de Harvard, la Universidad de San Juan y el Instituto del Cáncer Dana-Farber.

Los investigadores a cargo, analizaron 51.000 mil hombres desde 1986 hasta 2002, es decir, en un período de 16 años.

Los hombres eran profesionales de la salud y tenían entre 40 y 75 años.

De los 51.000 hombres, 216 de ellos desarrollaron cáncer de páncreas.

Para lograr establecer algunas relaciones entre las diversas variables, debieron cruzar muchos datos como edad, tabaquismo, diabetes, obesidad, entre otras.

La idea era encontrar tendencias entre algunas de esas variables y el cáncer de páncreas.

Al final, los científicos determinaron quienes tenían antecedentes de enfermedad periodontal, tenían un 63 % de riesgo de padecer cáncer pancreático.

Aunque la investigación logró establecer esta vinculación estadística, no quiere decir que haya una asociación de causa – efecto.

Se requerirán más estudios para profundizar en el porqué de esa relación.

Es por este motivo que el médico de Francisco quiso realizar un despistaje de cáncer de páncreas.

Prevención de ambas enfermedades

Como expliqué, no hay una relación causa – efecto entre la enfermedad periodontal y el cáncer de páncreas.

prevención-de-cáncer-de-páncreas

Lo que se sabe es que quienes tienen altos niveles de bacterias dentales poseen un riesgo considerablemente mayor de padecer cáncer de páncreas.

Es por esto que le insistí a María Clara y a Francisco la importancia de  llevar una vida saludable.

Tener una mente y un cuerpo sano, puede hacer la diferencia a la hora de enfrentar enfermedades.

Una adecuada salud bucal es vital para evitar enfermedades periodontales.

Alimentarse de forma adecuada, hacer ejercicios, dormir lo suficiente y tener una buena actitud contribuye a disminuir el riesgo de padecer cáncer de páncreas.

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.”