Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
flotadores-del-ojo-causas-síntomas-y-tratamiento
Flotadores Del Ojo: Causas, Síntomas Y Tratamiento
March 7, 2018
luego-de-tangos-intentos-y-no-pierdo-peso
¿Por Qué Después De Tantos Intentos No Pierdo Peso?
March 8, 2018

Cómo Eliminar Los Hematomas Rápidamente

cómo-eliminar-los-hematomas

Me encanta ir a los parques y ver a los niños jugar. Es sorprendente su capacidad física: no se cansan nunca y se atreven a hacer saltos que luego, por precaución no nos atrevemos de adultos. Por esta razón, es común que los pequeños se den golpes que les dejan hematomas como recordatorio.

Así ocurrió hace unas semanas cuando una joven madre trajo a su hija a sentarse en el banco contiguo al que yo me encontraba. La pequeña, de unos 6 años, lloraba un poco por una caída mientras su madre revisaba las piernas.

Efectivamente, la niña tenía las rodillas raspadas y, en una de ellas, se veía una zona enrojecida que auguraba un moretón para el día siguiente.

Al ver a la preocupada madre, me acerqué y le expliqué cómo se producía el moretón y le di varias ideas para eliminarlo. Se me ocurrió que esa información también podía ser importante para ti.

¿Qué son los hematomas?

Los hematomas son lesiones subcutáneas, es decir, debajo de la piel, de color negro, azul o violeta. Normalmente, aparece después de un golpe o una contusión. También se le llama equimosis.

Se produce cuando pequeños vasos sanguíneos resultan dañados o rotos a causa de ese golpe y, a veces, con las horas se vuelven firme y crece de tamaño.

cómo-eliminar-hematomas

Cuando el área alrededor del moretón se inflama se produce un “chichón” y se debe a que se filtró la sangre a los tejidos circundantes.

Esto puede deberse a la acumulación de sangre debajo de la piel o en el músculo y el cuerpo tiende a bloquear esa sangre. De hecho, es posible que, en algunos casos, puede que se requiera el drenado de la zona por el personal médico.

Es común que los niños presentan moretones porque son mucho más enérgicos y hacen más actividades físicas, sin embargo, en realidad las personas de la tercera edad son más propensas a desarrollar hematomas.

Cuando aparecen contusiones que no podemos explicar en las piernas, casi siempre son golpes que no recordamos habernos hecho.

¿Cómo se inicia un hematoma?

Nuestra piel, el órgano más extenso que tenemos, tiene la enorme responsabilidad de protegernos contra peligros externos. Algunos de estos peligros son golpes, cortaduras y contusiones.

Cuando una contusión ocurre, el área de golpe se vuelve rojiza debido al hierro de la sangre. Luego, en los dos días siguientes, cambiará a un color oscuro como azul o morado.

Más tarde, alrededor de los seis días, el área se volverá amarillo o verde.

Generalmente el área magullada se recuperará en dos o tres semanas cuando la piel volverá a la normalidad, aunque es normal que estén dolorosos incluso por algunos días. Pero con el tiempo, más o menos en una semana, el dolor desaparece al igual que el color.

Con los moretones no hay riesgo de infección porque la piel no se rompe ni está en contacto con el aire ni bacterias.

7 remedios caseros para eliminar los hematomas

Los hematomas superficiales pueden eliminarse con algunos remedios caseros.

remedios-caseros-para-los-hematomas

Algunos de estos remedios los compartí con la mamá de la niña magullada para evitar la inflamación del área y eliminar el moretón en poco tiempo.

1. Hielo y calor

En cuanto ocurre la contusión, aplicar hielo puede ayudar a reducir la inflamación.

Solamente requieres un paquete o compresa de hielo que colocarás en el área afectada por unos 15 minutos.

No lo dejes los 15 minutos seguidos, más bien, muévelo de manera circular en el área magullada, así evitarás congelar una vena lo que podría aumentar el dolor.

Repite el procedimiento tres veces al día, durante dos o tres días. ¿Sabías que el hielo también es útil en caso de picadura de insectos?

Si no se produce hinchazón o cuando ya la disminuiste con el hielo, coloca una compresa tibia para ayudar a activar el flujo de sangre en esa área.

 

Este proceso acelera la curación. Lo que necesitas es una bolsita con agua caliente, pero no hirviendo.

Esta la moverás firmemente sobre el área de una manera suave mientras aplicas sólo algo de presión.

Si no tienes una bolsa de agua caliente, un paño suave humedecido también sirve, solo debes escurrirlo y sostenerlo sobre el hematoma. Puedes realizarlo varias veces al día.

¿Sabes que puede ser útil también? Un huevo duro tibio sobre el hematoma.

2. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene la propiedad de aumentar el flujo sanguíneo cuando se mezcla con agua, de esta manera,  aplicarlo en la zona del hematoma hace circule la sangre acumulada debajo de la piel.

Necesitarás unas gotas de vinagre de sidra que diluirás en un tercio de taza de agua tibia. Mézclalo bien, sumerge un paño en la solución y aplícalo en el hematoma.

Masajea el área para aumentar la circulación dos veces al día durante unos cinco o seis días.

3. Perejil

¿Tienes perejil en tu cocina? Entonces sólo necesitas machacar un puñado de hojas y colocarlo en el área del hematoma.

Luego, lo envuelves con una banda elástica y lo dejas actuar unos siete a ocho minutos. Colócalo a intervalos regulares hasta que la piel vuelva a su temperatura y color normales.

Es más útil si lo haces en cuanto se produce la contusión.

Esto se debe a que el perejil reduce la inflamación y el dolor. Además, contribuye a eliminar la coloración del “morado”.

4. Ajo y cebolla

Cuando se produce una contusión, las abuelas siempre han recomendado frotar cebolla sobre el área golpeada.

La idea es evitar que la sangre se acumule debajo de la piel, al parecer esto también reduce la inflamación.

El ajo también se ha usado con el mismo propósito.

¿Cómo aplicarlo? En cuanto se produzca la contusión, inmediatamente coloca la rodaja de cebolla sobre la superficie.

Igualmente puedes hacer con un diente de ajo machacado. Aplica dos o tres veces al día, durante unos tres a cuatro días.

5. Sal de Epsom

Es común utilizar la sal de Epsom para la relajación y mejorar el tono del tejido muscular.

Ante un golpe o magulladura, la sal de Epson reduce la inflamación y reparar el tejido dañado aliviando el dolor.

En caso de golpes, agrega mucha sal de Epson a una taza de agua caliente y sumerge algodón en el agua.

Retira el exceso y aplícalo en la piel inflamada. También puedes utilizar un paño suave. Puedes repetirlo cada dos horas.

Eso sí, ten cuidado que en el área no existan heridas abiertas, porque la sal puede provocar mucha picazón en la zona.

6. Árnica

El aceite de árnica es uno de los remedios caseros más conocidos para tratar magulladuras y moretones.

Esto se debe a que esta hierba posee muchas propiedades terapéuticas que se conocen desde varias generaciones pasadas.

La árnica previene las infecciones, reduce la inflamación y, si se aplica de forma regular, acelera el proceso curativo.

Ante un hematoma, frota de manera muy suave un poco de aceite con movimientos circulares. Luego aplica una compresa tibia para que la piel absorba mejor el aceite. Repite esto dos o tres veces al día.

En la casa donde hay personas con tendencia a lesionarse, como niños y personas de la tercera edad, siempre es importante tener aceite de árnica en el botiquín de Primeros Auxilios.

7. Azúcar

Siempre te he dicho que consumir azúcar refinada es dañino para la salud, sin embargo, es importante que sepas que el azúcar tiene propiedades terapéuticas de uso tópico.

Además, tanto la miel con el azúcar son antibacterianas.

cómo-eliminar-hematomas-rápidamente

Por esta razón, muchas frutas se conservan en azúcar. Esta impide el desarrollo de diversas bacterias.

Si mezclas el azúcar refinada con unas gotas de agua es útil para disminuir la inflamación cutánea, incluso en caso de picadura de insectos. Para esto, prepara un jarabe de azúcar con agua un poco caliente y colócalo sobre el hematoma. Cúbrelo con un vendaje.

Deja que el jarabe de azúcar se solidifique, luego aplicas una bolsa de hielo sobre ella. Cambia el vendaje cada cierto tiempo. Si no tienes azúcar, la miel cumple el mismo propósito.

Qué hacer si el hematoma no desaparece

Se debe acudir al médico si el moretón está acompañado por un dolor muy intenso  o si repetidamente aparecen sin razón o causa aparente.

También debes acudir al médico si el hematoma no mejora en dos semanas o si no se elimina completamente después de tres o cuatro semanas.

En las personas mayores pequeñas contusiones pueden causar grandes moretones, especialmente en los brazos y mano. Estos hematomas se conocen como púrpura actínica. Si nuestros abuelos padecen esta condición, es importante evitar que tomen medicamentos anticoagulantes porque la agravan.

Algunas deficiencias nutricionales pueden causar la aparición recurrente de hematomas por coagulación de la sangre. Por ejemplo. La carencia de vitaminas K y C, además de minerales como el zinc y el hierro.

Procura consumir estos nutrientes con regularidad a través de alimentos naturales para evitar la aparición de estas lesiones subcutáneas.

Un recuento disminuido de plaquetas por trastornos hemorrágicos afecta la capacidad del organismo para formar coágulos de sangre normalmente. Esto aumenta la posibilidad de aparición de hematomas.

Ciertas condiciones médicas y tratamientos pueden ser responsables de la aparición de moretones, como por ejemplo el cáncer y la quimioterapia, las cuales disminuyen el número de plaquetas.

Otra condición es la hemofilia, que aumenta la tendencia al sangrado debido a la anormalidad del factor de coagulación de la sangre.

Normalmente, las hemorragias o la aparición de moretones inexplicables es uno de los síntomas de la hemofilia.

¡Atención!

También debes prestar atención a la aparición de hematomas constantes en personas que conozcas especialmente si tienen varios grados de curación.

Esto podría deberse a que, quizá, esa persona que conoces esté padeciendo de violencia doméstica.

Volviendo a la pequeña en el parque, cuando hablé con la mamá de la niña, afortunadamente tenía hielo en un envase con agua.

Ella envolvió los cubitos en una cobijita y colocó frió en la magulladura.

Cuando la pequeña se tranquilizó un poco más, su madre tomó nota de algunos de mis remedios caseros y prometió aplicar alguno cuando llegara a su casa.

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.”