Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
post
un-sistema-inmunológico-débil-y-su-riesgo-de-cáncer
El Sistema Inmunológico Y Su Relación Con El Cáncer
March 5, 2018
la-terapia-gerson-contra-el-cáncer
Terapia Gerson: Potente Tratamiento Contra El Cáncer
March 6, 2018

¿Conoces Las Causas Del Dolor En Los Pezones?

causas-de-dolor-en-los-pezones

No sé si se han dado cuenta, pero los pezones siempre han estado en la conversación de las mujeres. Incluso sin darnos cuenta, casi siempre relacionado a un trastorno, incomodidad o dolores en los pezones. Lo hablamos para escuchar las opiniones de nuestras madres, tías, hermanas o amigas.

Cuando era adolescente, tuve la oportunidad de estar en una reunión en la que conversaban varias mujeres. Yo hablaba poco y las escuchaba mucho. En un momento, una de ellas comentó que le dolían un poco los pezones y otra le preguntó si estaba en los días previos a la menstruación. Otra de las presentes quiso saber de qué material estaba hecho su brasier o sostén y narró que ella no podía usar materiales sintéticos.

Cada una fue narrando alguna experiencia, incluso algunas con cierta picardía, y me di cuenta que tenían experiencias distintas respecto a los dolores y molestias en los pezones, es decir, los motivos o causas eran diferentes. La mayoría no le dio importancia ni pensó que podía ser algo grave.

La conversación de mi adolescencia volvió a mi memoria porque escuché a dos mujeres hablando de ese tema en un café.

Hice consciente que era un tema que debía desarrollar porque, aunque casi siempre son molestias fácilmente tratables, el dolor en los pezones puede también estar relacionado a patologías más graves.

Los pezones

Los pezones son una pequeña proyección en relieve que se forma en la superficie del pecho en forma circular y está rodeada de una zona pigmentada más oscura llamada areola.

Normalmente tienen un centímetro de diámetro y uno de longitud, sin embargo hay variaciones muy importantes de tamaño.

En los pezones se encuentra la salida de varios conductos lactíferos, por este motivo, su función es la de excretar leche durante la lactancia en las hembras mamíferas.

La piel del pezón es rica en nervios especiales que son sensibles a diversos estímulos.

Los hombres también tienen pezones aunque de menor tamaño ya que en la en la primera etapa embrionaria no se distinguen fetos masculinos o femeninos. Esta diferenciación ocurre después.

Debido a la gran afluencia de nervios presentes en el pezón y la areola esa también es una zona erógena, es decir, que forma parte de aquellas que se estimulan como parte de la conducta sexual.

El problema es que estos receptores nerviosos los hacen sensibles a factores internos o externos que producen dolor.

La mayoría de las mujeres se preocupan por razones superficiales de sus pezones, por ejemplo, de su forma o tamaño también de la ubicación del pezón en la mama.

Sin embargo, pocas veces prestamos atención a molestias o incomodidades que, en algunos casos, son pasajeros, pero otros pueden ser más graves.

Los pezones son evidencia de nuestra salud

Hay muchas razones por las cuales pueden doler los pezones, algunas son tan sencillas como reacciones alérgicas a las telas de la ropa interior o a un brasier mal ajustado. En otros, como el cáncer de mama son más graves y serios.

Algunos dolores se producen durante el embarazo y la lactancia. De hecho, esta zona del cuerpo evidencia condiciones de salud particulares,  también cambios en las mamas y en las hormonas.

La atención que debemos prestarle no es para preocuparnos por su tamaño, si son pequeños o grandes, muy pronunciados o caídos o si tienen vellos o no, más bien, es necesario observarlos para detectar cambios anormales.

7 Causas de dolores en los pezones

Sabiendo que son zonas muy sensibles, presta atención a las siguientes razones por las que sentir dolores en los pezones:

causas-de-dolores-en-los-pezones

1. Roces

En ocasiones los roces al correr o al hacer deportes puede causar dolor en los pezones, también puede sentir incomodidad al hacer ejercicios sin sujetador o hacerlo con uno mal ajustado.

Los síntomas del dolor por fricción incluyen sequedad, irritación de la piel y una pequeña presencia de sangre.

Si el tiempo de ejercicios se prolonga, entonces hay mayor riesgo de dolencias por roces.

Las deportistas de larga distancia son más propensas a padecer de este problema,  aunque también otras atletas pueden verse afectadas.

Para evitar el dolor por fricción siempre es importante usar un sujetador deportivo que ajuste correctamente, es cierto que las telas sintéticas pueden ayudar, porque son más suaves. Eso sí, si no eres alérgica.

Colocar barreras como cinta quirúrgica en los pechos durante el ejercicio, también puede ser útil.

Sí ya presentas este problema, utiliza protectores de pezones o una crema humectante que hidrate tu piel. También los pezones pueden irritarse con una actividad sexual vigorosa.

En caso de ese tipo de lesiones, solo necesitas dejar que ellos sanen y, para ayudar, aplica un gel antiséptico y humectante.

2. Sensibilidad por alergia o cambios en el clima

Los pezones tienen un tipo de tejido que reacciona a los cambios de temperatura ambiental. Por ejemplo, si hace frío tiende a contraerse y expandirse si hace calor.

Por este motivo, cuando baja la temperatura o cuando te das un baño en una zona fresca, es probable que sientas dolores en los pezones por esa contracción de la piel.

También producen molestias los ingredientes químicos en productos de limpieza y aseo personal como detergentes, lociones o jabón.

Además, ciertas personas son alérgicas a las telas sintéticas. En algunos casos también puedes sentir picazón, agrietamiento y enrojecimiento por alergias.

3. Cambios hormonales

Hay cambios producidos por los niveles de estrógeno y progesterona en la mujer que pueden conducir a dolores o molestias en los pezones.

Casi siempre el dolor aparece justo antes de la menstruación. Esto se debe a que el incremento de las hormonas hace que los senos se llenan de líquido y se agranden. El dolor desaparecerá en cuanto llegue el período o poco después.

Generalmente no hay que preocuparse porque es bastante normal que ocurra, sin embargo, si notas que el dolor continúa por un tiempo más largo, quizás sea necesario que busques ayuda médica. Es probable que te realicen un perfil hormonal.

4. Embarazos

Durante el embarazo los cambios hormonales para sostener la vida del bebé afectan varias zonas del cuerpo, incluyendo las mamas.

Es probable que se percibas dolores en los pezones y que, tanto la areola como los pezones, tengan una sensación de picazón. También duelen porque las mamás se agrandan y es posible que aparezcan pequeños bultos alrededor de los pezones.

Si sientes náuseas o vómitos por la mañana, además de dolor, no llega tu menstruación y te sientas cansada, lo más probable es que estés embarazada.

5. Afecciones de la piel

Algunas enfermedades en la piel también pueden afectar la zona de las mamas, areola y los pezones. Es probable que aparezcan costras, ampollas o escamas alrededor del pezón. Si este es el caso, es posible que presentes una dermatitis.

La dermatitis es una inflamación de la piel que ocurre cuando el sistema inmune reacciona a ciertos estímulos y causan inflamación.

Como comenté anteriormente, este puede producirse por alergias, pero también hay otra diversidad de causantes de dermatitis.

6. Ectasia

Las mujeres mayores de 45 años son más propensas a padecer de ectasia, que no es más que el ensanchamiento y obstrucción de un conducto de leche en la mama.

Aunque no es grave, si no se atiende puede convertirse en mastitis que es una infección de los senos.

Esta última normalmente desaparece con antibióticos, pero si el conducto permanece obstruido, es probable que haya que extirparlo quirúrgicamente.

La buena noticia es que esta patología no es común y que la mayoría de los problemas relacionados con los pezones pueden resolverse con una visita a tu médico o al ginecólogo.

7. Cáncer de mama

Los dolores en los pezones es uno de los síntomas del cáncer de mama, pero no el único.

Normalmente viene acompañado por otros síntomas como la aparición de bultos en el pecho, enrojecimiento y secreción no láctea y cambios en su tamaño o forma.

Uno de esos cambios en el pezón es la inversión de los mismos, es decir, que se vuelven hacia adentro en lugar de sobresalir.

Hay mujeres que nacen con el pezón invertido. Esto es normal y no está asociado con ninguna condición negativa en salud.

El problema ocurre cuando se presenta siendo ya adultas.

causas-dolor-en-los-pezones

A pesar de ello, es importante resaltar que hay ocasiones en las que el pezón puede invertirse, ya que el tejido del seno se contrae y tira de él hacia dentro.

Esto puede producirse de manera eventual por el embarazo o un golpe en el pecho.

Sin embargo, si ocurre, es imperativo hacerse una revisión médica para descartar cualquier patología grave.

También es posible que se presenten secreciones lácteas.

Por supuesto, esto puede ser síntoma de otras enfermedades como hipertiroidismo y es que la secreción de leche no es una señal clara de alguna enfermedad específica.

También es posible que se deba al desarrollo de tumor en la glándula pituitaria, qué es la que controla el crecimiento y el desarrollo.

Muchas veces una secreción puede ser algo benigno, pero solamente el médico podrá aclararlo.

Hay un raro tipo de cáncer de mama llamado enfermedad de Paget del pezón.

Representa solo el 1% de todos los cánceres mamarios.

Los primeros síntomas en la piel del pezón son enrojecimiento y aparición de costras.

Luego, le siguen aparición de dolor, ardor, picazón y sensibilidad.

Prevención

Para evitar los dolores en los pezones, lo primero es utilizar ropa con un ajuste correcto.

Si te duelen los pezones antes de tu menstruación, ten una dieta saludable y limita el consumo de sal, cafeína y alcohol.

Haz ejercicios para ayudar a tu cuerpo a eliminar el exceso de líquidos.

Si estás tomando pastillas anticonceptivas, consulta a tu médico si se presenta dolor.

Si te duelen los pezones durante el embarazo, date masajes con una crema humectante o aceite de almendras.

Lava tus mamas con agua tibia para evitar la obstrucción de los conductos lactíferos.

Durante la lactancia, alimenta a tu bebé regularmente y comienza a dar pecho con el que sientas más adolorido.

Asegúrate que el bebé apoye y succiones de manera correcta para evitar laceraciones dolores en los pezones.

Seguro en el hospital o en la clínica habrá un personal dispuesto ayudarte a amamantar con más comodidad.

Si tienes dolor por un período largo de tiempo y no es ninguna de las causas anteriores, entonces acude a tu médico.

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.”